ALL POSTS

UNA RESPUESTA SOBRE LA INFALIBILIDAD DEL PAPA


En el post  de este blog titulado CONTRA OCÁRIZ Y CONTRA SILVEIRA se expone un comentario de Fray Eusebio de Lugo, al que respondió  el comentarista Sofronio. El autor del blog refutó la aseveración de Sofronio que involucraba a San Pedro en el fallo de su infalibilidad aquí. Ahora viene la refutación in extenso de Fray Eusebio a Sofronio, que yo creo- a lo que me parece- sienta la doctrina católica tal como siempre se ha profesado desde los tiempos de la patrística (me reservo traer en un próximo post el pensamiento de los Padres sobre la Fe de Pedro). Creo que merecerá la pena leer la objeción de Sofronio y la respuesta de Fray Eusebio, que como creo es paradigmática y servirá como respuesta a objeciones parecidas, oídas con frecuencia. Esta es la razón por la que la subo a este post para aleccionamiento de los posibles lectores.
Como siempre no quiero-en cuanto autor de un blog abierto a exposiciones diversas- intervenir con mi opinión personal. He aquí la objeción y la respuesta:
Sofronio dice::
  1. La conclusión de Fray Eusebio de Lugo O.S.H. es diáfana; tal vez demasiado, y de ahí surge la duda. Según él, las cosas estarían así, si no le entiendo mal: “Dado que el Papa es infalible siempre y no sólo cuando habla ex cathedra, sino en su magisterio ordinario, nunca puede caer en el error. Si cayese, eso sería la prueba de que no es verdadero Papa y la sede está vacante”.
    Ahora bien, aceptar esto entraña seias dificultades, incluso con el apoyo de las Sagradas Escritura:
    1.-Es obvio que la Sede no estaba vacante con S. Pedro, cuando S. Pablo dice en Gal 2,11 que le resistió. Aceptarlo sería un absurdo. Luego si Pedro se equivocó, habrá que deducir que la Promesa del Espíritu no es para cualquier cosa que diga el Papa y que hay grados del magisterio e incluso actos y escritos de los Papas que si siquieran gozan de ningún grado magisterio, ejem: Las obras teológicas de Benedicto XVI como ‘Jesús de Nazaret’
    2.- Si aceptamos la tesis de Fray Eusebio ¿dónde quedaría la promesa de Cristo a la Iglesia? a ¿ diríamos, entonces, que la oración de Cristo por Pedro no ha sido escuchada por el Padre?
    3.- Si aceptamos la tesis de Fray Eusebio ¿Cómos sabríamos quién tiene el poder de las llaves? Sería imposible tal discernimiento.
    Por otra parte, la afirmación de Fray Eusebio, sobre la aportación definitiva de los historiadores sobre los pretendidos errores de los Papas del pasado, cuanto menos me parece apresurada y cuanto más, sería casi como investir de infalibilidad a la ciencia humana de algunos historiadores ¿ a cuáles? ¿ A los que defienden que Honorio I erró, o a los que defienden que dicho Papa no cometió yerro, defendiendo la infalibilidad absoluta? . ¿ A los que defienden que el Papa erró en el concilio cadavérico que condeno a Formoso, o al siguiente que lo rehabilitó, o, tal vez, a su sucesor que los volvió a condenar? Demasiados momentos con sede vacante. Creo que es más sencilllo, admitir la graduación del magisterio.
    Creo que la clave de bóveda radica en que considera que el Papa es infalible simepre y en cualquier circunstancia. No se diferencia la infalibilidad positiva y negativa. Una cosa es que el Papa no pueda caer en el error , que pueda negar el depósito de la fe y otra que afirme la verdad en cualquier grado de magisterio y sobre cualquier cosa, por ejemplo sobre una cuestión dela forma de gobierno
    Con repteto por Fray Eusebio, en este asunto no puedo estar de acurdo porque sus conclusiones nos llevarían demasiado lejos.
    Fray Eusebio de Lugo O.S.H. responde:
    Estimado Sofronio:
  2. Intentaré satisfacer brevemente sus preguntas:
    1. El tan traído y llevado encontronazo entre los dos Apóstoles no tiene nada que ver con la infalibilidad. San Pablo reprueba un comportamiento reprochable, no una enseñanza, y menos a toda la Iglesia. Por cierto, “Jesús de Nazaret” sería obra del Papa como doctor privado, de lo que aquí no tratamos.
    2. Precisamente porque sabemos que esa oración siempre es eficaz, decimos que el Papa no puede enseñar el error. Recuerde que si llega a elegirse alguien que previamente hubiese caído en herejía o se hubiese desvíado de la Fe, esa persona no sería Papa legítimo, no se le aplica tal promesa.
    3. Si el Sacro Colegio elige, se supone que ha hecho elección en persona elegible, sólo surge la duda si el elegido manifiesta subsiguientemente el defecto de origen que lo inhabilita (o si consta la herejía antecedente, como en el caso de los cardenales Morone y Pole, que por eso no fueron elegidos). Es entonces cuando cabe aplicar lo que nos indica el Papa Pablo IV en su famosa Bula. Todo católico viene supuesto conocedor de las advertencias de los Pontífices, y por lo tanto, obligado a distinguir entre verdad católica y herejía. En el caso de los elegidos conciliares, el discernimiento es fácil, para quién ha conservado íntegra la Fe católica.
    4. En cuanto a la ciencia histórica, los historiadores no son infalibles, pero los Papas y los Concilios, sí, y éstos han declarado en más de una ocasión que los Papas nunca han fallado, y que nunca lo harán.
    Con ocasión del Concilio Vaticano I, se dedicó mucho tiempo en hacer luz definitiva sobre los supuestos fallos y herejías de ciertos Papas, y se probó más allá de toda duda que no eran más que fábulas y calumnias. Por eso se pudo proclamar como dogma la infalibilidad, si se hubiera creído en esos cuentos, jamás se hubiera proclamado.
    5. El ejemplo del Papa Esteban contra Formoso demuestra que Ud. no ha entendido en qué consiste la infalibilidad, que no garantiza la justicia, ni siquiera la mera sensatez de ciertos actos jurídicos, en los que desde luego no se está enseñando, ni tampoco definiendo un hecho dogmático.
    6. No se trata de si algo le parece sencillo o no. Sino de lo que la Iglesia siempre enseñó en la teoría tanto como en la práctica, y siempre creyeron los pueblos, hasta que la modernidad sembró de dudas lo que hasta el momento se tenía en pacífica posesión.
    Me gustaría que me explicara qué es lo que entiende por infalibilidad positiva y negativa. La infalibilidad es esencialmente negativa, en el sentido de que impide que el Papa pueda enseñar el error a toda la Iglesia, tanto en su Magisterio extraordinario, como en el ordinario. Eso es lo mínimo que debe creer todo católico. Restringir la infalibilidad a las solas definiciones solemnes es un grave error que cometen hasta los sedicentes defensores de la Tradición, los discípulos de Mons. Lefebvre, por ejemplo.
    Sabemos además, que no por infalibilidad, sino por la indefectibilidad de la Iglesia, de la que participa el Romano Pontífice canónicamente elegido, un Papa tampoco caerá en el error o la herejía, incluso como doctor privado, o simple particular. Nisiquiera como persona privada negará jamás un verdadero Papa el depósito de la Fe.
    “Cualquier cosa”. Otro error es restringir el ámbito en que el Papa puede pronunciarse infaliblemente. Lo cierto es que el Papa puede efectivamente pronunciarse sobre cualquier cosa, en la medida y modo en que se relacionen con la Fe y la moral. Por supuesto que puede puede pronunciarse sobre lo político, que es una realidad directamente contigüa a lo divino, y definir, por ejemplo, que la mejor forma de gobierno soberano es la monarquía tradicional y católica, porque así la fundó Nuestro Señor en el Antiguo Testamento, como prefiguración, y la ha realizado plenamente en el Nuevo, en primer lugar, en la Monarquía Cristianísima de Francia.
    De hecho, eso es lo que los Papas han enseñado muchas veces, por ejemplo Pío VI, anunciando a los cardenales el sacrilegio cometido contra la persona de Luis XVI. Otra cosa es que hasta ahora, no hayan querido imponerlo a los católicos con la máxima fuerza de las censuras eclesiásticas, pero podrían hacerlo en el futuro, de manera totalmente legítima.
    Muchos tienen miedo de las consecuencias que acarrearía aplicar la enseñanza y práctica católicas definidas en la Bula de Pablo IV, porque debería llevarlos a negar toda legitimidad a los pseudo papas e iglesia conciliares, pero no temen desenterrar las peores calumnias de focianos, cátaros, protestantes, galicanos, jansenistas y modernistas contra la Sede Apostólica, con tal de justificar una postura insostenible y contradictoria.
    Quiera el Espíritu Santo iluminarlos y convertirnos a todos.

4 respuestas »

  1. Estimado en Cristo:

    Gracias por su respuesta

    Trataré de centrarme, con mi modesto conocimiento, en la cuestión de que para considerar magisterio infalible una declaración del Papa debe atenerse a la definición del Concilio Vaticano I ( magisterio infalible) y a sus notas claras de distinción. Así mismo, trataré de demostrar que el magisterio ordinario del Pontífice puede ser falible y que por todo esto, la Tradición siempre ha considerado distintos grados de certeza o notas en el magisterio.

    I.-Definición y límite de la infalibilidad según el Concilio Vaticano I

    “Que el Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra-esto es, cuando cumpliendo su cargo de pastor y doctor de todos los cristianos, define por su suprema autoridad apostólica que una doctrina sobre la fe y costumbres debe ser sostenida por la Iglesia Universal-, por la asistencia divina fue prometida en la persona del bienaventurado Pedro, goza de aquella infalibilidad de que el Redentor divino quiso que estuviera …”

    Como se ve, el propio Concilio señala unas condiciones garantes del reconocimiento de infalibilidad de manera que el fiel sencillo pueda distinguir la declaración infalible de aquella que puede tener una probabilidad, aunque sea muy remota de error, cuales son:

    1-Magisterio Universal, porque por ejemplo, el Papa puede hablar como pastor de toda la Iglesia, o simplemente para sus diocesanos de Roma, luego sólo aquél caso tenemos una nota de infalibilidad, y no en éste.

    2-Magisterio supremo, es decir, que hable queriendo hacer uso del grado supremo de autoridad que posee como sucesor de Pedro. Así tenemos que, en los discursos y alocuciones no se da ese grado de infalibilidad, luego no gozan de presunción de infalibilidad, aunque no por eso deben estar necesariamente erradas, antes al contrario, por lo que se debe acatar las enseñanzas.

    3–Magisterio definitorio, que requiere la palabra del Papa definitiva e irreformable que debe aparecer en la declaración. Las dos últimas declaraciones ex cathedra son ejemplos de ello.

    4- En materia de fe y de costumbres: No cuando habla de ciencia, política, historia, aunque sí cuando se trata, incluso, de estas materias que sin estar directamente relacionada con la fe y costumbres, estén relacionadas con éstas siendo objeto de definición infalible, en cuanto sean necesaria la salvaguarda de la verdad revelada.

    Quiso, pues, el Concilio que sea sencillo distinguir a los fieles cuando el Papa habla de forma infalible y cuando no. Infalible, según el R.A.E define este adjetivo es “que no puede errar” o “seguro, cierto, indefectible”. Por lo que se deduce que no infalible es lo contrario: “que puede errar” o “lo inseguro, incierto-falso, defectible”.

    En efecto, si el Concilio ha querido aclarar cuando el Papa habla de forma infalible, es porque no en toda ocasión lo hace ¿Por qué otra razón, sino, acotar con esas notas la distinción de infalibilidad?

    Algunos autores, a los que al parecer secunda usted, defienden que el magisterio ordinario del Papa es infalible, además del magisterio ex cáthedra. Seguramente fundan esta aseveración en una cierta analogía con el doble magisterio de los obispos, uno ordinario (el de todos los obispos dispersos cuando enseñan unánimemente una misma verdad) y otro extraordinario (el Concilio Ecuménico). Sin embargo, la mayoría de los autores niegan la infalibilidad de este magisterio por varias razones:

    1.-Porque el Concilio Vaticano I dice que sólo es infalible el Papa cuando define ex cáthedra.

    2. Tampoco hay inferioridad, como algunos temen, con el magisterio de los obispos, pues este magisterio no sería infalible sino es con el Papa como cabeza de todos ellos.

    Sobre el Concilio Vaticano I escribió Caudrón: “Sabemos con certeza, por las declaraciones oficiales de Mons. Martín que, la expresión “magisterio ordinario” no se refiere ni directa ni indirectamente al magisterio infalible del Sumo Pontífice” (Teología Fundamental, Vizmanos BAC, 1963)

    II. Magisterio no infalible

    El Papa puede ejercer el magisterio no infalible bien por sí mismo (encíclicas, cartas a obispos, bien por medio de las congregaciones (entre los cuales hay que distinguir las declaraciones que el Papa hace suyas, específicas (v.g.decreto Lamentabili), de aquellas de aprobación común (facto verbo cum Sanctissimo…)

    Naturalmente que se debe un asentimiento al magisterio ordinario, pero el primer grado de asentimiento se debe al magisterio extraordinario infalible y éste debe ser absolutamente incondicional.

    Al magisterio auténtico no infalible se le debe otro asentimiento distinto: 1.verdadero, 2.religioso, es decir, impulsado por la virtud de la religión, puesto que la sumisión al magisterio eclesiástico se practica porque se ve en él a Cristo 3.moralmente cierto, con la certeza relativa que no excluye la probabilidad de error, aunque tal posibilidad pudiese ser mínima, 4.- Por tanto “condicionado, en fin, en esta forma, a no ser que lo contrario sea decidido por la Iglesia, o demostrado con verdadera evidencia; en otras palabras, un asentimiento firme, pero no irrevocable”.

    Por lo que se deduce que hay grados de magisterio, los cuales reclaman distintos asentimientos.

    III. Apéndice histórico

    1.- Respecto a Ga 2, 11. Santo Tomás dice que “el apóstol S. Pablo resistió a Pedro, no en cuanto a autoridad del poder, sino en cuanto al ejercicio de la autoridad. El Aquinate dice que S. Pedro era reprensible, ..porque por temor desordenado “abandonaba la verdad simulando” y de su simulación se seguía el engaño de los fieles. El motivo de la reprensión, dice el doctor, no es leve, sino justo y útil por el peligro en que estaba la verdad evangélica ¿, quién tiene el oficio de confirmar a sus hermanos, no enseña acaso sobre la fe y costumbres de palabra y con hechos-no me refiero a su indefectibilidad propia, pues su pecado personal no afecta a la doctrina-.?

    Aunque en general, concedo aquí a su tesis. No es de echar en saco roto la mirada del Aquinate.

    2.- Respecto al Papa Esteban y otros, contra o a favor de Formoso, concedo lo que dice respecto a la Justicia. Pero esta concesión, precisamente, lo que demuestra es que el Papa puede errar, al menos según creo usted reconoce, en los actos jurídicos y en los hechos dogmáticos (¿o es la excomunión de un Papa, Formoso, post mortem sólo un acto jurídico?).

    Conclusión: luego puede errar en aquello en que no es infalible , pues no es infalible en todo, ni tampoco, y con menos garantías aún, como doctor privado como veremos en el Papa Juan XXII, cuyas opiniones consideran, algunos, de doctor privado .

    3.-
    A.-Así vemos, como un papa, Juan XXII, sostuvo durante su pontificado una posición adversa a lo que fue definido infaliblemente por su sucesor, Benedicto XII respecto a la visión beatífica de las almas bienaventuradas antes de la resurrección de los cuerpos. Aunque se arrepintió de su error en los últimos días, yaciendo ya en el lecho de muerte, no sólo la Universidad de París, sino la cristiandad gala lo resistió, sin que por tal causa dejará de reconocer jamás a Juan XII como legítimo Papa.

    De lo que se concluye que el Sumo Pontífice puede errar en materia de fe no definida infaliblemente, como en el presente ejemplo, o como doctor privado, si hemos de responder a quienes así presentan las opiniones equivocadas de Juan XXII, pretendiendo rebajar el grado de su yerro.

    B.-Sobre la excomunión a San Atanasio por el Papa Liberio, se puede decir en relación a la cuestión de este debate, dos cosas: 1.- Que erró al excomulgar a San Atanasio,2. Qué erró en aceptar una fórmula de la cual se puede decir como mínimo, que era dudosa en ortodoxia y que favoreció la doctrina falsa. Pero recuerde que Liberio siguió siendo Papa y como tal consta en el catálogo de los mismos hasta hoy; luego no dio lugar a sede vacante su error, porque su declaración no contenía las notas requeridas para la infalibilidad, además de su escasa libertad por la presión imperial .

    La conclusión es evidente a mi modesto modo de entender, el Papa sólo es infalible en las condiciones que a eterminado el Concilio Vaticano I; no en otras distintas tiene la garantía del don de la infalibilidad del Espíritu Santo.

    C.- Respeto del Papa Honorio, concedo en parte. Me remito a San Roberto Belarmino que dice: “Si bien es probable que Honorio no haya sido hereje y que el Papa Adriano II, inducido a error por los documentos falsificados del VI Concilio, se haya equivocado al declarar hereje a Honorio, esto no quita que Adriano, con el Sínodo Romano y el VIII…..”.

    De lo que se concluye que para San Roberto Belarmino no sólo acepta el posible error (porque no lo niega, sino que sólo dice “ es probable”, luego no es seguro) de Honorio, sino que para mantener su opinión de que lo más probable es que ‘Honorio no haya sido hereje’, opina que Adriano II pudo ser ‘inducido a error’ o que ‘se haya equivocado al declarar hereje a Honorio’.

    Conclusión: San Roberto Belarmino acepta la posibilidad de equivocarse no sólo de un Papa, sino de dos, pero no por eso deja de considerarles legítimos sucesores de San Pedro.

    Luego, un papa puede errar en el magisterio no infalible.

    En resumen se puede constatar que no se ha probado que ninguno de los papas citados haya definido solemnemente una doctrina herética, porque nunca se dieron las condiciones requeridas para una verdadera definición, tal como con posterioridad se estableció en 1870.

    Luego nunca cayeron en herejía formal y pública definiendo errores de fe o herejías como de fe divina o dogmas, con las notas propias de infalibilidad citadas. Pero erraron en el magisterio ordinario y/o doctores privados.

    Siempre distinguió la tradición GRADO de certeza de una proposición o nota o valor teológico; certeza que procede de encontrarse en las fuentes de la revelación o su relación con ella, y censura al GRADO de falsedad que atañe a las proposiciones contrarias a las verdades reveladas. (nota: fe divina, censura: error en la fe; nota: dogma de fe, censura: herejía; nota: teológicamente cierta, censura: error teológico, etc.)

    Por otra parte y finalmente, el magisterio no infalible tiene alguna probabilidad de yerro, e incluso no es insensata, al menos, la hipótesis de que un papa pueda caer en herejía material, pero no hay en la doctrina infalible de la Iglesia la posibilidad de declarar a un papa hereje formal y público por parte de los miembros de la misma, porque al Papa sólo Cristo le juzga.

    Gratia et pax Christi tecum

    Me gusta

  2. Estimado:
    Le dejé ayer una respuesta al comentario de Fray Eusebio de Lugo O.S.H, a la mía anterior a otro artículo suyo. Sin embargo, veo que no aperece ésta última mía ¿no se ha recibido?

    Me gusta

  3. ¿ Hay algún estudio o documento sobre la elección del card. Siri como Papa, que esté en castellano? Lo que he encontrado, tras seguir su link, está en inglés y creo que el original es de otro idioma, pues aunque Google traduce mal, no lo suele hacer de forma tan imperfecta como la reseña señalada en su anterior post.
    Gracias

    Me gusta

  4. Estimado Sofronio, me alegra verle por aquí. Creo que la web oficial de la tesis Siri está en inglés y es «The pope in red». En ella hay algunos enlaces. También he leído algo en el pasado en mostholyfamilymonastery. No creo que haya nada en otras lenguas.
    El hecho que da pie a esta tesis es incuestionable. Pero contra ella está que el Cardenal Siri siempre se mostró obsequioso con los papas coetáneos.
    Además hay una contradicción en el hecho de que según su interpretación, de ellos, del texto del Concilio Vaticano I que dice que siempre habrá un sucesor de Pedro, se podría decir aquello de «Quod nimis probat, nihil probat». Porque ha habido muchas vacancias a la muerte de los papas, y alguna de ellas fue larga, (creo que dos años). El grado de algo «non mutat speciem». Una vacancia pequeña, no es distinta, más que en el grado, de las vacancias duraderas.
    Otra contradicción, a mi modo de ver, muy fuerte, es que esta tesis se pudo mantener mientras vivió el Cardenal Siri. Pero una vez muerto-en 1989- no existe papa que sepamos, a menos que se oculte, lo cual es inaceptable. Ellos niegan la posibilidad de largas vacancias, pero ahora se ven forzados a admitir una que ya es muy larga (desde 1989).
    Fray Eusebio admite en un comentario, la posibilidad de un papa oculto. Yo no sé en qué se sutenta esa idea. Yo no creo que sea posible. Lo que sí creo es que haya cardenales ocultos- nombrados por Siri- que cuando el momento lo aconseje «salgan del armario». Incluso podrÍa haber cardenales ocultos (siempre los ha habido y se llamaban «in pectore») cuyas circunstancias de nombramiento desconocemos.
    Lo que no se puede aceptar, en mi opinión, es que vaya a haber un papa alguna vez, designado exclusivamente de un modo sobrenatural. Se hubiera alterado la Sucesión apostólica. Creo que hay un artículo espléndido sobre esto de Homero Johas.
    Si se rechaza todo lo anterior, no queda más posibilidad que pensar que la Segunda Venida, está a las puertas. Contra lo cual estoy.
    La profecía católica de consuno habla de una restauración de la Iglesia y de la venida de un papa santo restaurador (alguno dice que restaure la Sucesión Apostólica).
    Para mí lo único cierto , aunque sé que Ud. no lo acepta, es que estamos en un momento de Sede vacante, porque no puede haber papas herejes, nombrados por cardenales herejes, y con un clero casi totalmente hereje .. Yo actúo. en consecuencia., aferrándome cada vez con más fuerza a la Fe católica, a la doctrina de la Santa Tradición.. Lo que pasa de ahí lo desconozco y lo dejp en las manos de Cristo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s