ALL POSTS

¿HAY TODAVÍA OBISPOS Y SACERDOTES? – 4


BONUM CERTAMEN N º 119, enero-febrero de 1992

 El ORDINAL DE PABLO VI  ES INVÁLIDO

B. ESTUDIO DE LAS ORDENES EPISCOPALES 

VERDAD DE FE.

El Concilio de Trento enseña que el sacerdocio es un sacramento singular, que se realiza en dos estados, uno pleno, es el del episcopado, el otro restringido, es el del sacerdocio … En la primera parte de este estudio se concluyó que la Fe católica explicitada por León XIII dice que la ordenación de  sacerdotes hecha con el nuevo Ordinal es INVÁLIDA. ¿ Pero qué decir de la ordenación de obispos?

MODIFICACIÓN DE LA FORMA

La Iglesia, repitámoslo, tiene el poder de modificar los términos de la forma de un sacramento, también la del episcopado. Pero no debe hacerlo sino por razones gravísimas y cuando lo pida el bien de la Iglesia. Cuando un Papa anterior a Pablo VI cambió levemente la forma de un sacramento dio las razones . Pablo VI, en cambio,  fabricó una nueva forma para la ordenación  episcopal sin dar las razones, no guardando de la forma ancestral más que la conjunción ET.
He aquí la Forma suprimida por el Ordinal de Pablo VI:

» Comple in Sacerdote tuo ministerii  tui summam et ornamentis totius glorificationis instructum, coelestis ungüenti rore sanctifica » 
Que en español se traduce así: 
«Completa  en este sacerdote la plenitud de su ministerio, y adornado con los ornamentos del más alto honor, santifícalo con  el rocío de la unción celestial. » 

No hay duda acerca de la validez de esta fórmula que expresa en primer lugar que el candidato al  episcopado es sacerdote  (lo que no sucede  si se ha ordenado con el ordinal de Pablo VI); y  afirma  luego  que recibirá la plenitud del sacerdocio («ministerii tui summam»), y, por último, la plenitud de la gracia («Coelestis unguenti rore»).

SEGUIMIENTO DEL ORDINAL ANGLICANO. 

En lugar de este texto eminentemente católico, Pablo VI lo sustituyó con una forma de impronta anglicana y extraña  a la plenitud del sacerdocio.  Hela aquí:

«Et nunc effunde in hunc electum eam virtutem qui a te est, spiritum principalem, quem dedisti dilecto Filio tuo, Jesu Christo, quem ipse donavit sanctis apostolis qui constituerunt Ecclesiam per singula loca, ut sanctuarium tuum in gloriam et laudem indeficientem nominis tui»…

Traduzco palabra a palabra:

«Y ahora derrama sobre este elegido ese poder que está en Ti, espíritu propio de los jefes, que tu has dado a tu Hijo Jesucristo, y el que Él mismo otorgó  a los santos apóstoles que fundaron en cada lugar la  Iglesia  como santuario tuyo para gloria y alabanza incesante  de tu nombre.

Para quien sabe leer, este texto se refiere a un elegido, que no es explícitamente  sacerdote,  a quien se va a dar, no la plenitud del sacerdocio, sino el espíritu de un jefe, «propio de los que mandan.»
Así pues, en esta fórmula no se habla del Espíritu Santo. Prueba: Pablo VI ha tomado prestado este término » spiritum principalem» (espíritu de jefe) del vocabulario del ejército romano. Este «espíritu» debía estar en el del jefe de la primera fila en  la línea de batalla. ¿A qué viene tomar este término intruso en la fórmula del sacramento?.
Pero alguien dirá, esta expresión se encuentra en el versículo 14  del salmo 50. Es verdad, pero el sentido que se le da en ese lugar de la Escritura, no se corresponde con el espíritu que debe tener un obispo católico, si creemos a San Pablo. En efecto, en el salmo 50, David grita de dolor  por haber cometido un asesinato para satisfacer su pasión adúltera. Por eso los comentaristas explican así  «spiritu principali«: «Espíritu  noble de un príncipe que evita caer en el crimen. En algunos textos hebreos la expresión significa «dominio de sí» o dominio propio o » espíritu superior». En definitiva, Pablo VI pide para el futuro «elegido» el dominio de sus pasiones. Esto es encomiable. Pero esta oración debe ser la de cualquier bautizado, y no significa la gracia del episcopado

Sin embargo, en su sentido etimológico y en su expresión histórica «spiritu principali» se adapta perfectamente a los obispos anglicanos que son ante todo, funcionarios, nombrados por el rey y revocables solamente  por él. Nadie piensa  que tengan un poder de orden superior al del simple sacerdote. NO, ellos son  la traducción viva de la palabra «obispo»,  que etimológicamente significa  «supervisor«, función que se ejecuta bajo la mirada del poder político.

Pablo VI, identifica así al obispo católico con el falso obispo anglicano. Los modernistas han comprendido esto tan bien que uno de los responsables del Ordinal, el P. Botte, ha escrito un texto  tortuoso que intenta dar a «spiritum principalem» el significado de « Espíritu Santo«. El parte de un ambiguo escrito del sacerdote   Hipólito quien, ambicioso como era, decepcionado, fundó bajo el pontificado de Calixto una secta cismática de la que se hizo  Papa.  Redactó  para sus seguidores  un pontifical en el que  el P.Botte se inspiró para justificar el injustificable término «spiritum principalem» y equipararlo  a «Spiritus Sanctus«. Nosotros no vamos a  introducir a nuestros lectores en la refutación del P.Botte: esto lo hizo magistralmente un autor americano (Cf. Burton Scott Easton: The Tradition of Hipolytus).

Baste decir que fue necesario que los defensores  del Ordinal de Pablo VI, por la pobreza de sus argumentos, fueran a buscar veinte siglos atrás, el texto de un cismático, por lo demás en gran manera equívoco, para pretender que ¡ » spiritum principalem» signifique»Espíritu Santo! ! Pobre P. Botte  que se consagró a una erudita  investigación académica que no carece de similitud con un juego de prestidigitación. Una investigación perfectamente vana ya que  León XIII, en la condena del Ordinal anglicano, declara que las  palabras tan claras como obvias de«Recibid el Espíritu Santo»  «están lejos de significar de manera precisa el Orden del sacerdocio y la gracia que confiere», si al mismo tiempo no está explícitamente señalado el sacerdocio y las gracias propias.

«Una forma a la que  intencionadamente se ha quitado todo lo que  en el rito católico  pone demanifiesto con claridad, la dignidad y los deberes del sacerdocio, no puede ser una forma conveniente y suficiente del sacerdocio «(León XIII).

HAN SIDO ELIMINADAS LAS PALABRAS ESENCIALES

Pero si analizamos el problema desde otra perspectiva,  preguntémonos si las palabras esenciales que se encuentran  en todas las formas válidas de consagración episcopal utilizadas a lo largo de los siglos en la Iglesia, se encuentran en el Ordinal de Pablo VI.

He aquí las palabras más características:
«summus sacerdos» (sumo sacerdote), « dignitas pontificalis» (dignidad pontificia) «episcopus» (obispo) «sacerdos plenus» (sacerdocio perfecto) … Ahora bien,  el Ordinal de Pablo VI no tiene ninguna de ellas.

Voltaire que  era un maestro del engaño formuló así su método: «Miente! Miente!  Que algo quedará  «… No sé si Pablo VI había leído a Voltaire. Pero  compruebo que  que toma sus malos consejos respecto de la verdad cuando se atreve  a escribir  en su Constitución Apostólica «Pontificatus Romanus«:

«Se ha revisado el Ordinal para mejorar y precisar  la expresión de muchos puntos de la doctrina por lo que ha sido necesario añadir, suprimir o cambiar algunas cosas.. para volver más claras las expresiones y declarar mejor los efectos del sacramento. » 

Para cualquiera que compare el Ordinal católico y el de Pablo VI, parecerá cosa evidente que las palabras arriba escritas del texto de la Constitución «Pontificatus Romanus» son MENTIRAS.

El cardenal Consalvi en las  interminables discusiones tenidas con Napoleón para elaborar el texto final del Concordato, dio un día esta altiva  respuesta: «Señor,  las Cortes Soberanas pueden mentir, pero el Santo Padre perdería toda autoridad en el ejercicio de su cargo supremo por la menor  mentira. »

Ahora bien, la  Iglesia Conciliar se complace en el equívoco hasta en los sacramentos,  y en la mentira cuando se trata del sacerdocio.

DEL ORDINAL LATINO DE  PABLO VI A  LAS TRADUCCIONES FRANCESAS. 

El ordinal de Pablo VI, inválido por razón de la Fe católica declarada por León XIII, lo  es también hasta la total evidencia  en la mayoría de las traducciones  francesas utilizadas por los obispos. A título de ejemplo diremos , que el  27 de junio de 1981, en ​​la iglesia de Nuestra Señora de las Victorias de Roanne, el obispo Pablo Bertrand pretendió  hacer sacedote a  Jean Aubonnet.

Al decir  como contexto « que ilustra y explica la forma» (según León XIII) las más burdas expresiones  diciendo que Aubonnet sería el sacerdote «para los colegas«», » en el lugar donde tiene su tarea donde todo será macanudo en adelante» [la Boite ou il fait son boulot oú tout será chouette désormais] » …

Esta jerga grosera se ve  más marcada en los cánticos revolucionarios en los que se encuentran expresiones como: «El pueblo se puso de pie clamando justicia», «no te rindas, sigue la lucha de la clase obrera … el rostro de la Iglesia va a cambiar.» 

En esta mezcolanza  marxista, no hay una palabra de agradecimiento por las facultades que se confieren. De hecho es una parodia sacrílega que prepara a  un revolucionario ….

La misma parodia impía en las seudo-órdenes  del obispo belga Vaancottem donde la liturgia está salpicada de nombres  como  Mahatma Gandhi, Martin Luther King (siniestro revolucionario célebre por sus fornicaciones, sus  costumbres contra natura y sus bajos instintos  a los que daba rienda suelta con niños … )

Inútil sería recordar  a Juan PabloII  la decisión  infalible de León XIII sobre el Ordinal  anglicano. Lo mismo que Pablo  VI, él no cree en ella.   Acaba de aportar nuevas pruebas, el 5 de diciembre, en la respuesta que hizo dar por medio del cardenal Ratzinger al Informe presentado por los por los anglicanos, en 1982:  el texto romano los supone  SACERDOTES Y OBISPOS y no les reprocha más que su rechazo a reconocer la infalibilidad del papa, la ordenación de mujeres, y (lean bien) «el no afirmar claramente la presencia de Cristo bajo las especies de pan y vino»«.

[Nota del T,: Sobre el incalificable, o por lo menos no calificado [por el autor, pero que resulta chocante] texto siguiente de Mons. Tissier de Maillerais, el autor -en la entrega primera- dice que «opinión que quizás ya no sostiene después e su sermón en las ordenaciones de Écone, en 2002″]

Fraternidad San Pío X, 29 de enero 1992 
PRIORATO DE SAN NICOLÁS DE FLUE

A Monsieur l’abbé Aulagnier

Estimado Sr. Superior,
He recibido su carta del 9 de enero,  pasándome un estudio sobre el Ordinal sacerdotal de Pablo VI,  estudio que me parece sin fundamento.
Los dos cambios que afectan a la Forma son los siguientes:
– un ET  en lugar de UT
– un ablativo «IN HIS FAMULIS» en lugar de un acusativo «IN HOS FAMULOS.»
Como estudio crítico es un poco ligero, y esto se vuelve en contra  de los críticos,  favoreciendo la nueva fórmula.Veamos:
1) El ET en sí es mucho mejor, porque expresa que la potestas se da realmente, y no sólo «el espíritu de santidad para que puedan obtener el segundo mérito» ; el nuevo Ordinal dice así «derrama en sus  almas el espíritu de santidad» es decir « la gracia sacerdotal » ET «que obtengan de Ti el cargo del segundo mérito«, es decir, el carácter sacerdotal . Es teológicamente inexacto que el carácter derive de la gracia, más bien es al contrario. El nuevo Ordinal es más conforme a la ortodoxia doctrinal.

2) Pasa lo mismo con «IN HIS FAMULIS»  que indica no sólo una gracia que viene de fuera, sino !un cambio profundo que ocurre en el interior! Por otra parte, la gracia santificante, como el carácter no son una gracia derramada DESDE  el exterior, sino más bien  «infundida» en el interior.
El Padre Garrigou-Lagrange, el intérprete más fiel de Santo Tomás enseña, Ud.lo sabe, que la gracia es   «educida de la potencia obediencial  del alma.» Así que no hay duda de que la nueva forma de la ordenación  sacerdotal es más consistente con  Santo Tomás que la antigua.
Sin embargo, tenga por seguro que no  voy a tener ningún escrúpulo de conciencia en seguir utilizando la antigua e incluso exclusivamente, porque el progreso teológico incontestable de la nueva, aunque convincente, no hubiera valido la pena  por el desorden causado por el cambio, ya que como  enseña el Doctor Angélico, a veces incluso lo mejor es enemigo de lo bueno, y el cambio en las leyes en sí mismo es una desgracia.
Dicho esto con, usted se habrá dado cuenta, una pizca de sal, yo repudio  la supresión, muy grave, de la entrega de los  instrumentos, y la supresión del poder de las llaves, dos ceremonias «secundarias»,  dos Ritos «accidentales»  que tenían sin embargo  el papel insustituible de la fuerza , digo bien , para obligar a los obispos ordenantes a tener la intención  católica , contra la simulación, quod Deus avertat! [que Dios no lo permita]
Tenga por cierta, querido Superior, mi devoción fraternal en Nuestro Señor y Nuestra Señora.
+ Bernard Tissier de Mallerais

!Que no haga de las tinieblas luz ni de la luz  tinieblas.  Que no llame bien al mal ni al mal bien.¡

(Ceremonial de consagración de obispos, suprimido en el nuevo rito)

¿Cuál fue la intención de los que impusieron este cambio? Obviamente diferente de la de  los  ritos eternos, de otra manera hubiesen permitido al menos los dos ritos. Su intención no fue la de cambiar  sino la de destruir,  o sea prohibir el verdadero rito que ordenaba verdaderos sacerdotes y verdaderos obispos.

Hoy se dicen sacerdotes u obispos, se creen sacerdotes u obispos, nos hacen creer  que son sacerdotes u obispos, pero no lo son. NO SON NADA.

La secta conciliar, al atacar la verdad conocida ha cometido uno de los seis pecados (1)  contra el Espíritu Santo, pecados que difícilmente se perdona.

¿ES POSIBLE QUE RITUALES TAN FUNESTOS HAYAN SIDO HECHOS POR LA IGLESIA CATÓLICA? 

¿Acaso no han sido concebidos  para DESTRUIR LA IGLESIA CATÓLICA?¿NO VENDRÁN MÁS BIEN DEL ADVERSARIO? 
Su obstinación en el error  ¿acaso no prueba que  la Iglesia del Vaticano II no puede ser  la Iglesia Católica, la cual no puede engañar ni ser engañada?
La grave cuestión es si esta secta conciliar es la Iglesia Católica.
Ella no tiene más que un enemigo: Los  que quieren seguir siendo católicos.  ¿No es verdad esto?
La respuesta es obvia. Esto fue lo que enseñó claramente  la Santísima Virgen María en La Salette:

«Roma perderá la fe y se convertirá  en la sede del Anticristo, la Iglesia será eclipsada.» 

L a Santísima Virgen María no dice « La Iglesia perderá la Fe. » Sería una blasfemia decirlo. No hay confusión posible entre la Iglesia católica de su Divino Hijo, la misma Verdad y la Cátedra de Pedro, hoy ocupada por usurpadores.
Cuando en el Concilio los  Padres han apostatado, la Iglesia fue eclipsada. El eclipse pronto será total, pero en el instante siguiente, la Luz del Sol de Justicia sucederá a lastinieblas. VIGILATE ET ORATE (Marcos XIII, 33).

¿Podemos confiar en la conversión de la secta conciliar?
No. LA conversión de la  contra-iglesia en su conjunto y en sus jefes, está completamente excluida. Sólo unas pocas personas se pueden convertir individualmente «. San Pablo dice:

«Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, quienes han probado la dulzura de la palabra de Dios y de las maravillas del mundo futuro, y sin embargo han caído, sean otra vez renovados y llevados a la penitencia, ellos que de nuevo crucifican  al Hijo de Dios y lo entregan a la ignominia. » (Hb VI, 4-6)

Pero nosotros que tenemos la intención de guardar la vida sacramental, especialmente el clero de diferentes fraternidades, no nos arriesguemos  a negarnos a considerar  seriamente esta cuestión de la validez del  orden ( y sacar las conclusiones correctas) para no  caer en el mismo pecado contra el Espíritu Santo. Nos expondríamos a perder  la fe y hacerla perder;  esa fe que da la vida eterna.
La verdad se conoce, no se  inventa No hay más que estudiarla y someterse  a ella, aunque cueste. Creyendo y haciendo lo que siempre se ha creído  y practicado,  nadie puede equivocarse.

«Los laicos podrían engañarse, pero los clérigos difícilmente se equivocan sin estar de mala fe, sobre todo si esto dura  mucho tiempo» (Mons. Castro-Meyer).

Consejo que debe guardarse, incluso por la Tradición.

«Señor, ¿ a donde iremos? Sólo Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios. » (Juan vi, 68-69)

1 Recordemos los otros cinco: la presunción, la desesperación, la envidia de la gracia de los demás, la terquedad y la impenitencia final. Opuestos a la gracia  del Espíritu Santo son perdonados más difícilmente que otros pecados, porque excluyen  las disposiciones del alma por las que  se hace la remisión de los pecados. (II,II,q.14,a.3)
No deben confundirse con los pecados que claman al cielo y que causan una forma particular de la venganza divina: el asesinato, la sodomía, la opresión de los pobres, la sustración injusta del salario de los obreros.

5 respuestas »

  1. Hago una pregunta al dueño del blog y/o los comentaristas:

    ¿A partir de cuándo, exactamente, comenzó a aplicarse este nuevo rito en la ordenación de «sacerdotes»?
    Sé de uno que fue ordenado en marzo del ’69 en Roma, y me dio a entender que lo fue con el rito anterior, porque el nuevo todavía no estaba aplicándose masivamente. ¿Es ésto posible?

    Gracias por la respuesta.

    Me gusta

  2. Estimado Adversus Haereses:

    El rito podía empezar a usarse a partir del 18 de Junio 1968, pero no se hizo estrictamente obligatorio su uso, a tenor de la misma Constitución, sino a partir del Domingo de Resurrección del año 1969, por lo que es perfectamente posible que esta persona haya sido ordenada con el rito tradicional.

    Me gusta

  3. Estimado Geroteo de Segovia,

    o sea que es un MILAGRO que el Señor me haya puesto en contacto con UN SACERDOTE de verdad… ¡Que el Señor me lo conserve hasta la Parusía…!

    Gracias, Geroteo, es lo mejor que me han dicho en años…

    Dios lo bendiga.

    Me gusta

  4. Yo también conozco, no uno, sino tres…uno que se ordenó en Roma y es director del Seminario Mayor en mi ciudad, me dijo sobre el dogma: «Fuera de la Iglesia No hay Salvación» , para mi asombro, cito su palabras textuales: «ese dogma fue cambiado en el Concilio Vaticano II». Así que tenga cuidado Adversus, yo solo uso a uno de ellos para confesarme y le pedí especialmente que me absuelva con la formula tradicional (ellos no saben cual es mi posición como Católica), este cura consintió e incluso me absuelve en latín, pero en realidad son herejes puesto que celebran Misa Novus Ordos. Así que haga la prueba, pregunte al sacerdote lo mismo que le pregunte yo…vamos a ver con que le sale, en mi caso, yo le dije que muchas gracias por la respuesta y colgué el teléfono toda trastornada. No se emocione mucho, la mayoría de los pocos Sacerdotes ordenados legítimos que quedan están unidos a la secta vaticana II y esto los hace más culpables a los ojos de Dios. Creo que es providencial que aún queden algunos sacerdotes ordenados legítimos, pero no podemos en manera alguna apoyarlos económicamente ni rezar con ellos bajo pena de pecado mortal…y además tenga mucho cuidado en sus consejos, porque en confesión me aconsejó sobre «Jesús de la Divina Misericordia», y yo se a estas alturas que esa devoción es falsa y fue puesta en el indice de errores en Roma. Le recomiendo el sitio vaticanocatolico.com.

    Me gusta

  5. Si afuera de la una santa madre iglesia católica apostólica romana antes del concilio vaticano 11 avía salvación de los años de 1960 y los años para tras. Avía seguridad de la salvación y en enlos años de 1961 para delante la iglesia romana apostata la iglesia docente los cardenales y los obispos y sacerdotes y los fieles liberales apostaron contra la santa madre iglesia católica apostólica romana y hoy la ROMA de hoy EXCATOLICA que abrió las puertas a la falsa nueva iglesia post concilio vaticano 11 que es otra secta más que es la madre de todas las sectas iglesias protestantes y de todos los pastores evangelistas que muy pronto se irán con su madre que esta en el vaticano en ROMA con la iglesia del anticristo que es nueva iglesia post conciliar vaticano 11 de ROMA la gran ramera o prostituta que recupera a sus hijas a todas la sectas y religiones paganas

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s