ALL POSTS

BERGOGLIO, SODOMÍA, USURA Y HOFFMAN


Ésta es una entrada que yo considero de suma importancia, por la materia a tratar. Se trata de comentar el post que conocen nuestros lectores ¿Quién soy yo para juzgarlo?, escrito por Michael Hoffman, cuya traducción extraemos de Plano picado y contra picado, del que autor es Pedro Rizo, que al parecer acoge con satisfacción.

El título del artículo de Hoffman  es » El Vicario de Cristo en la tierra se pregunta: ¿Quién soy yo para juzgar a un sacerdote gay?».

De entrada voy a enunciar el propósito de este post:

Estando de acuerdo con la acusación que hace Hoffman de las ambiguas palabras de Francisco I -que han dado pie a múltiples comentarios en la Red, y  cuya ortodoxia se puede salvar con distinciones «adecuadas»  de la derecha neoconservadora,-  dichas con la frivolidad a que Bergoglio nos tiene acostumbrados tanto en sus homilías como en sus declaraciones y que él suele defender ante las objeciones que se le presentan con un escueto ¿Cual es el problema?, -como hizo cuando le preguntaron sobre la imposición de manos recibida arrodillado de un pastor pentecostal , como acostumbran a hacer pentecostales y carismáticos católicos (Ver post Sobre el cielo y la tierra) diciendo  «¿Rezar juntos es problema?«,  lo que induciría a parafrasear así  ¿Inhibirse de juzgar condiciones  sexuales de sacerdotes católicos (para quienes ya hay el sitio en internet Venerabilis)  causa algún problema?

Desde luego tiene razón el autor al decir

¿Usó en realidad la manera de hablar orwelliana para la sodomía gay? ¿Se dan cuenta del anzuelo de la doble manera de hablar del Papa? ¿Se dan cuenta de la cláusula de escape? No dice que renuncia a juzgar actos homosexuales; sólo que renuncia a juzgar a un sacerdote que es homosexual. Esto supone que se refiere a un sacerdote célibe con orientación homosexual.

El Papa solamente está diciendo que no va a juzgar a los sacerdotes de buena fe que tengan una orientación gay. No está defendiendo los actos homosexuales. En los días que sigan habrá también aclaraciones para parchear las sensibilidades heridas de la derecha. Sin embargo, incluso en ese caso es una gran traición. Que el Papa identifique a [ciertos, algunos] seres humanos como con inclinaciones gay sanciona el mito popular de que la mayoría de los homosexuales han nacido así y no pueden cambiar.

Y acierta plenamente cuando adivina la reacción de la izquierda eclesial

Los partidarios del papa Francisco, que son de la izquierda eclesial, se van a agarrar al arriesgado y obvio simbolismo de sus declaraciones e interpretar sus palabras del modo en que la mayoría de la gente, incluidos los jóvenes, las querrán percibir: “No es moralmente objetable ser un sodomita si buscas al Señor mientras lo eres.” Si los sacerdotes homosexuales fueran neo-nazis en lugar de sodomitas me apuesto mil dólares a que este pontífice los juzgaría bien metidos dentro de la eterna barbacoa del infierno. Pero si de lo que se trata es de sacerdotes que simplemente desean sexo anal, entonces “no es algo que caiga bajo su juicio como Sumo Pontífice”.

Yo he comprobado como en un blog pretendidamente católico cómo un homosexual confeso- tiempo atrás (en unos términos crudos, en verdad) – no se contuvo y prorrumpió en dos comentarios seguidos; ¡Viva Francisco! ¡Viva Francisco!  Uno se pregunta qué pasará en el futuro cuando los obispos conozcan la condición y vida escabrosa de algunos de sus sacerdotes. ¿Acaso dirán también «Quién soy yo para juzgarlo» y dejen que hagan su vida mientras no den escándalos? ¿Qué dirán los directores de seminarios que deberían preguntarse sobre la condición sexual de los seminaristas? Y ¿qué pasará en las órdenes religiosas cuando los postulantes o novicios pretendan su entrada y el examinador diga la misma frase?  En verdad no es difícil contestarse a esas preguntas porque esa frase marcará un antes y un después en la praxis eclesiástica católica.

Eso por no hablar de colectivos gay o gay friendly, que ya han celebrado la «frasecita», como puede comprobarse en revistas mundanas, o gay o sitios gay de internet.

Hay que estar ciego para no reconocer las consecuencias, que ya se constatan, de una simple frase de «un papa» que «aun no haciendo uso de su infalibilidad» ,  pronuncia sentencias que el mundo escucha con más atención que  las «infalibles» de sus predecesores.  Es un caso curioso que demuestra la nueva infalibilidad de los pontífices romanos, paralela a la de un Concilio que ya ha llegado a ser superdogmático (Ver El engaño del Concilio pastoral  ) al nivel del de Nicea  como dijera un «papa» que sin embargo en una simple audiencia negó su carácter de magisterio infalible, afirmando su carácter de magisterio meramente  auténtico (afirmación a la que por supuesto se le dio el valor de una declaración dogmática). ¡Cuántos absurdos dichos por un papa que aprobó los documentos conciliares con fórmulas que superan ampliamente los requisitos de  la Constitución Pastor Aeternus del CVI, para los pronunciamientos extraordinarios !

¡Qué atinada observación,  la del autor cuando dice:

Si el chico finalmente es sodomizado, la derecha católica dirá: «No es culpa del Santo Padre. No aprobó la sodomía; solamente renunció a juzgar la orientación sodomita.»

Ya han podido observarse reacciones similares  en blogs fieramente católicos españoles que no han dudado escribir en defensa de su idolatrado pontífice:

Vamos a ver, señores míos, ¿por qué en vez de fijarse en lo de “gay” no leen lo de que “busca al Señor y tiene buena voluntad”? ¿Y desde cuándo es noticia que la Iglesia diga que a los homosexuales hay que integrarles en la sociedad?  

Pero sobre la frase «¿Quien soy yo para juzgarlo? que acompaña a lo anterior se ha guardado un discreto silencio. Mas que discreto yo diría «estentóreo» silencio.

Por eso este artículo de Hoffman ha sido acogido con satisfacción en medios tradis.: Alguien por fin ha puesto las cosas en su sitio

Éste es el caso del blog citado de Pedro Rizo. Que sin embargo dice nada o muy poco sobre otras partes del artículo.

Sólo que este blog  y muchos otros  no reparan en las afirmaciones del autor  (que yo he afirmado en la introducción del post diciendo «que no suscribo«)

LAS AFIRMACIONES DE HOFFMAN NO SE PUEDEN SOSTENER DESDE LA FE CATÓLICA

Brevemente:

La encíclica Vix pervenit del papa Benedicto XIVpublicada en 1745 contra la usura, es un caso a considerar. Tenía un 95% de antiusura y un 5% de doble sentido, porción esta última que significó un escape para ciertos tipos de usura. No obstante, la encíclica citada se defiende hasta hoy por ciertos escolásticos católicos conservadores como un bastión contra la usura.

¿Es que el autor quiere achacar a Roma la expansión del capitalismo usurero en los últimos siglos?  Tiene gracia que desde el campo de la modernidad se achaque a la Iglesia justamente lo contrario  reprochándole no haber seguido los pasos de Calvino  a cuya doctrina fieramente capitalista agradecen el triunfo económico de las naciones protestantes. Bien que esto último haya sido puesto en cuestión por historiadores serios. ¿Acaso no hubo un capitalismo incipiente  en países católicos como España, por ejemplo, durante el reinado de Carlos II? (¿Y los paises calvinistas pobres?)

Pero la crítica de fondo sería ¿Es que sería posible una expansión económica e industrial  sin la práctica , no de la usura, sino del justo interés, que es a lo que abrió la Iglesia desde el siglo XVI? El interés como otros usos de la Edad Moderna,  por ejemplo el invento del papel, son absolutamente imprescindibles en una civilización no agraria. ¿Alguien prestaría su dinero para proyectos económicos e industriales, que incluyen los naturales  riesgos, sin ser gratificado con el «interés» de su dinero que podría haber empleado en su satisfacción personal, al cabo de un tiempo preestablecido? El haber dejado estas prácticas a banqueros, con frecuencia judíos, pusieron a las naciones cristianas en manos de sus enemigos judíos en las postrimerías de la Edad Media. Pero los papas intentaron responder a estos retos.  ¿Cambió la doctrina? Más bien creo que se trata  de una acomodación dentro de los justo y lo moral, a los desafíos de la modernidad. Pero historiadores acatólicos  y gente simple siguiendo sus consignas, reprochan a la Iglesia ser un  factor de rémora en los países católicos  frente a los protestantes que se habrían beneficiado de la circunstancia de no tener papas  infalibles a los que el autor define como payasos vestidos de blanco.

La arbitrariedad del autor en el tema de la usura es propia de un falso intelectual  que en cuatro líneas resuelve espinosas cuestiones que intelectuales católicos hicieron frente, con mayor o menor  acierto, ya desde el siglo XVI (por ejemplo el P.Victoria y la escuela de Salamanca), a los que él llama  despectivamente escolásticos:

La encíclica Vix pervenit del papa Benedicto XIV publicada en 1745 contra la usura, es un caso a considerar. Tenía un 95% de antiusura y un 5% de doble sentido, porción esta última que significó un escape para ciertos tipos de usura. No obstante, la encíclica citada se defiende hasta hoy por ciertos escolásticos católicos conservadores como un bastión contra la usura.

Verdaderamente sus observaciones contra la «usura» pecan de una frivolidad volteriana. Recuerdan en parte a los opositores de las corridas de toros que enarbolando la bula de San Pío V  Salutis gregis dominici  achacan igualmente la contradicción del magisterio consigo mismo desdiciéndose o dejando en sordina la bula, sin tener en cuenta que poco tienen en común las corridas de toros de hoy con las celebradas en España en tiempos de Felipe II, que sí eran una carnicería propiciando con frecuencia la muerte de caballeros rejoneadores. Precisamente para proteger las vidas de ellos se hizo esta bula. Desde entonces ha habido una dulcificación evidente de las corridas, careciendo hay casi del peligro mortal de antaño (frente a otros deportes que sí son en realidad sangrientos y mortales como comprobamos a diario y que al parecer no merecen la atención de los opositores).  Pero a ellos no les importa la vida humana ni los pecados en que se incurre poniéndola gratuitamente en peligro. Son los animales el objeto de sus desvelos (sin reparar que sin corridas se extinguirían subespecies animales y desaparecerían empleos por millares). Desde luego callan sobre la carnicería de las prácticas abortivas, o de las guerras promovidas en países al margen de su capitalismo opresor.

PECUNIA NON PARIT PECUNIAM

Quizás el autor  se apoye en este dicho escolástico para oponerse a la usura, para establecer que la leyes pro interés, incluyen la esterilidad.

Lo anterior da pie al autor, para decir que la esterilidad del interés, es paralela a la esterilidad homosexual.  La Iglesia Católica desde la aceptación de la usura (léase interés) habría caído víctima de la colonización homosexual.  Afirma que esta colonización homosexual del Vaticano comenzó en tiempos tan remotos como aquéllos en que se dio paso a la «usura», con la ayuda de papas infalibles .

Por nuestra propia investigación se vuelve cada vez más claro que la esterilidad de que se alimenta el dinero, la usura, fue permitida por la Iglesia de Roma al principio del s.XVI. Y que también al principio del s.XVI la práctica de la sodomía subió exponencialmente en las altas esferas del clero romano, enfundada en un secreto que ha durado desde entonces hasta hoy. Llamo la atención hacia el hecho patente de que la sodomía también es una forma de esterilidad.

Como si de la sodomía estuvieran libres sectas acatólicas que incluyen en sus files a ministros homosexuales, y hasta obispas  lesbianas.

Y más:

No es ninguna sorpresa que millones de cristianos de latinoamérica se marchen de la Iglesia Católica hacia las capillas de las iglesias protestantes que no se desvían del fundamento bíblico apostólico ni de la cristiandad patrística. No tienen un papa infalible sobre ellos que les desvíe a perder su salvación eterna. Son libres de escoger el adherirse a la verdad bíblica y desafiar el movimiento sodomita; son independientes del último cavador de tumbas de Roma, el Papa Bergoglio. El último hasta hoy en una linea que se estira durante más de cuarenta papas de la usura. Los católicos que no tienen encefalograma plano deben atreverse a pensar, profundamente y con temor de Dios, sobre el engaño y la destrucción que desde 1515 fue traída con los papas de Roma por la senda de la usura y de la sodomía. Durante los últimos cuatrocientos noventa y ocho años dentro de la institución romana.

¿Pero quién en realidad tiene el encefalograma plano? Los católicos a los que él desprecia o él mismo que no se avergüenza de hacer inducciones falsas y extravagantes sobre los papas de la usura y la proliferación de la sodomía.

A todo  esto digo que identificar al papa Bergoglio con cuarenta papas anteriores  y sus pronunciamientos doctrinales es más bien una broma. Pero que cuadra muy bien con sus planteamientos frívolos anticatólicos.

Recordemos brevemente cómo el Papa Bergoglio, «alineado según él con 40 papas»   está en la línea de sus predecesores.

  • El papa Bergoglio es el autor de una herética frase sobre los anglicanos de los que la Iglesia quiere que permanezcan como tales (Ver aquí  y aquí ). ¿Qué papa de aquéllos cuarenta la habría  pronunciado?

[Advertencia: Sobre el término  «heréticas» advierto a algunos puristas que proliferan en blogs supercatólicos o por mejor decir papólatras que algunos sólo reconocerían herejías en frases como «Niego que en Dios haya tres personas distintas», o la «Eucaristía es un mero símbolo o significado»  o no existe algo así como «La Inmaculada Concepción«. En realidad son un poco ingenuos.  Frases como éstas no las pronunciará ni el anticristo si llegara a sentarse en la Sede. El engaño para arrastrar a la humanidad a la herejía profesada y practicada, se valerá de frases disimuladas pero perfectamente contradictorias con la doctrina, incluso ex-cathedra, como «Los hermanos mayores»  «La Iglesia profesa el culto al hombre» o los sinópticos (toda la Biblia entonces) «son probremáticos» y muchas más de este jaez que apartan a los católicos de su Fe milenaria. Incluso se valdría de chascarrilos dichos en una homilía dominical, ampliamente publicitados en los media, pero que inducen a actitudes en ruptura con la doctrina y Tradición.]

Seguimos con los Bergoglemas, algunos sin citas pero ampliamente conocidos:

  • El papa Bergoglio se refirió a que no le interesa la educación católica ni el tipo de maestros que eduquen a los jóvenes. Sólo le interesa que se les aplaque el hambre. Con esta frase que cito de memoria, se carga como es obvio siglos de educación católica, y órdenes dedicadas a ello (Escolapios, La Salle, Salesianos etc..
  • El papa Bergoglio propugna una iglesia del amor.  No es extraño que fomente las JMJ que se han convertido «en festivales hippy de Woodstock. Lo cual supone haber tomado las peculiares  características del amor libre entre los jóvenes de ambos sexos al dormir juntos en los campings- con el slogan de Francisco “iglesia del amor” -, así como algunas variantes en los símbolos hippys, adaptados a la óptica religiosa» (ver  aquí )
  • El papa Bergoglio ha censurado, como todos saben, la Iglesia del No.  Para él debe darse paso a la Iglesia del Si.  Con esto como es natural rechaza las consignas tradicionales de la ascética, inspiradas en las misma palabras del Salvador: «Quien quiera seguirme níéguese a sí mismo  «
  • Rechaza a los cristianos con «cara de pepinillos en vinagre».  ¿Rechazará también a los que intentan cumplir la continuación de la sentencia anterior «que tome su Cruz y me siga».   Los que toman en serio las sentencias de Cristo que son las de la Tradición ascética de siglos, la clausura religiosa, la virginidad, etc.. quizás le parecerían gente avinagrada. Desde luego no era gente que frecuentara las tabernas buscando vino generoso en lugar de amargo vinagre  ¿ Me pregunto si los primitivos cristianos, que iban a los leones, o  los sumergían en aguas heladas, o los echaban al fuego, o padecían tormentos exquisitos como el del «ecúleo«,  no tendrían «cara de pepinillos en vinagre» o  si no eran partidarios de aquélla Iglesia que les inculcaba perder su vida para encontrarla, o harían olvidada la sentencia del  Salvador de «negarse a sí mismo» y «tomar su Cruz». Si  fuera  así ¿acaso tendrían cara de ser la «alegría de la huerta»?
  • El papa Bergoglio es los más contrario a aquéllo de que «tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha«.  De hecho proclama y alardea de «humildad». En realidad como sus predecesores, particularmente JPII,  busca el clamor de las masas y los vítores de los paseos triunfales en automóviles – de gama baja eso sí- como el de Copacabana  (ver En busca de triunfo en el mundo) y se ufana exagerando la asistencia millonaria a sus misas (hasta un 130 % de inflación)
  • El papa Bergoglio rechaza una moral del deber y obediencia a los mandamientos propugnando una moral del «amor y la belleza«:
  • «En su Homilía del  19 de abril 2013 , el Papa Francisco criticó  la enseñanza de la Iglesia del pasado por venir de “ideólogos” que habían “falsificado el Evangelio” y transformado la doctrina de la Iglesia en algo propio de  ”intelectuales sin talento y moralistas sin bondad” . “Estos hombres”  todo lo han interpretado  en el sentido del deber “y no en el sentido del amor”.  Francisco subrayó que “todos los que siguen el camino del deber echan todo a las espaldas de los fieles.” Para acabar con esta mentalidad, el Papa propone seguir el camino del amor y la belleza.Estas palabras nos llevan a pensar que, para el Papa Bergolgio,  la moral católica del pasado  se incluyen en esta categoría. Pero en realidad, la moral y el sentido del deber y obediencia a los Mandamientos  son indisociables.  (Ver aquí )

La lista puede hacerse interminable, sólo en cinco meses de su pontificado. Dirán que todo esto no son herejías, y que además en estas frases «no quiso usar de la infalibilidad». Pero con todo, el poder  deletéreo y disolvente de estas consignas, supera en mucho a herejías históricas. Es evidente que las consecuencias acabarán por comprobarse a la vuelta de unos cuantos años. [Si Dios deja destruir su Iglesia, cosa que dudo, y no más bien dice un ¡Basta ya! divino]

A la vista de todo esto, Hoffman ¿persiste en atribuir a Bergoglio un alineamiento con cuarenta papas predecesores?

¡No! La realidad es que Begoglio es una «solución de continuidad» en la Iglesia. Una verdadera «rotura térmica» como la de las dobles ventanas que nos protegen del frío.  Él es un «destroyer», es la proclamación solemne de la «hermenéutica de la ruptura».  Las canonizaciones que intenta  son la solemne proclamación de la acción destructora de sus predecesores. Ellos han forjado una ´«Nueva Iglesia» que no tiene nada que ver con la de Jesucristo.  La consagración que intenta el próximo 13 de Octubre, del mundo al Inmaculado Corazón, no es más que la manipulación de Fátima, como han hecho sus predecesores.  La manipulación de Fátima, es algo en verdad  que hace pensar en los «torrentes de iniquidad» que inundan el mundo y la Iglesia que es la frase de San Luis Grignon, en que irrumpe indignado el autor de » Le troiseme -secret est un faux»,   Laurent Morlier. Y eso que él no ha tenido las evidencias de la suplantación de Lucía.  Fátima es una metáfora de la Iglesia Católica. Ha sido tergiversada, manipulada, eclipsada… Los papas últimos la han manipulado, y el estrambote digno de la saga es Francisco I que próximamente consagrará el mundo al Inmaculado Corazón.

Con esto termino para no hacer este post inacabable sin perjuicio de que volvamos al tema fundamental de él, demostrando, explicando, ampliando  lo que al parecer resulta desconocido por el cuerpo del catolicismo social.

También quiero referirme a los comentarios  del post «¿Quién soy yo para juzgarlo?. En ellos también se juzga la desagradable lectura de un autor que tergiversa el pasado de la Iglesia, que juzga a sus papas como «payasos vestidos de blanco» que alienta la deserción a las filas del fundamentalismo bíblico y protestante.

La triste verdad es que todo esto sucederá pero no como consecuencia de las intervenciones de aquellos a quienes se dio el carisma de la «confirmación en la Fe«, con doctrina infalible, sino debido a la ocupación de la Sede por personajes extravagantes, que desde hace más de 50 años, inficionan el mundo con doctrina perversa, causan el abandono de la Fe y la proliferación de sectas anticatólicas.  Sin duda  lo presagiado por el autor sucederá. Pero no hay que atribuirlo a la Iglesia Católica sino a una secta herética.

Pero atengámonos a lo que nos recordó Nuestra Señora del Buen Suceso y aseguró el mismo Dios Padre

Castigaré las herejía. Castigaré el Sacrilegio. Castigaré la impureza.

nuestra-sec3b1ora-del-buen-suceso-3

 

3 respuestas »

  1. Sucede que, en el fondo, quienes se niegan a reconocer la usurpación desde hace 50 años, buscan supuestos fallos o errores en toda la historia anterior para justificar lo injustificable: la propia inacción. Es más cómodo.

    Con respecto al texto citado al final: «Este Castigo será para el siglo XX»… Ya estamos pasados 13 años. Lo mismo que en caso del texto recientemente publicado sobre el «Tercer Secreto de Fátima», que alguno en este blog (no recuerdo si el mismo dueño) consideraba como falso.

    ¿Por qué dar crédito al texto del Buen Suceso y dejar de lado el anterior?
    Pregunto desde mi ignorancia, entiéndase bien.

    Me gusta

  2. Adversus haerese:
    El castigo de que se habla en el supuesto tercer secreto es de guerras, pestes y muertes… Océanos invadiendo la tierra. Esto dicen que sucederá en la segunda mitad del siglo XX. Como no ha sucedido nada de eso tenemos derecho a opinar que ese secreto es falso por mucho que lo diga Franco Adessa bajo la tutela de D.Luigi Villa. Yo firmemente creo que ese no es el tercer secreto, como tampoco lo es el publicado por el Vaticano en junio de 2000.
    Ahora bien los castigos anunciados por Nuestra Señora de Quito se ubican en los comienzos de la segunda mitad del siglo XX. Y han tenido cabal cumplimiento con la abominación de la desolación en el lugar santo y la supresión del sacrificio perpetuo. Esto fue un verdadero castigo por los pecados de clero y fieles, como lo dice San Alfonso. Y muchos más.
    Este castigo no mata los cuerpos sino lleva las almas al infierno, que es mucho peor.

    Ésta es mi opinión. Pero un castigo físico creo que también vendrá y está muy anunciado en muchas profecías. Quizás esté próximo pero no debemos desmayar porque irá seguido de una estupenda restauración de la Iglesia
    con un papa santo y un monarca consagrado por Dios. Todo esto está anunciado por decenas de profecías de santos.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s