ALL POSTS

FRANCISCO PREDICA UNA MORAL SIN PECADO


Cita de JesuCristo, el Hijo de Dios, en el Evangelio de Mateo, 10: 16-19

Maestro bueno ¿qué bien haré para llegar a la vida eterna..

Si quieres alcanzar la vida eterna, guarda los mandamientos.

-¿ Cuáles?

Y Jesús le dijo: No matarás, no adulterarás, no hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre. Ama a tu prójimo como a ti mismo.

image

Cita  de  Francisco:

«En su Homilía del  19 de abril 2013 , el Papa Francisco criticó  la enseñanza de la Iglesia del pasado por venir de ideólogos”que habían falsificado el Evangelio” y transformado la doctrina de la Iglesia en algo propio de  intelectuales sin talento y moralistas sin bondad” .Estos hombres”  todo lo han interpretado  en el » sentido del deber«y no en el sentido del amor”.  Francisco subrayó que “todos los que siguen el camino del deber echan todo a las espaldas de los fieles.” Para acabar con esta mentalidad, el Papa propone seguir el «el camino del amor y de la belleza».

«Estas palabras nos llevan a pensar que, para el Papa Bergoglio,  la moral católica del pasado  se incluyen en esta categoría. Pero en realidad, la moral y el sentido del deber y obediencia a los Mandamientos  son indisociables.»   (Texto desde «Cita de Francisco» aquí )

Referente obligado de la moral del deber y la obediencia es la noción del pecado, como la del infierno, el cielo, y la salvación del alma después de la muerte, sobre lo cual preguntó a Jesús el hombre de que habla el Evangelio de Mateo y el de Lucas 18: 18ss.

Es evidente que Francisco no acepta las Palabras del Divino Maestro. Con sus palabras se entiende que para él los ateos, sin Dios que obligue a los hombres con la Ley moral por Él proclamada ( como dijo Dostoyewski, « si no existe Dios todo está  permitido») y que siguen su propia «conciencia» ( cuya licitud proclamó Francisco como suficiente para llegar al cielo); para él según  él  mismo dijo,  sean «hijos de Dios de primera clase«. [Léase en la entrevista a la Repubblica:

– «Cada uno de nosotros tiene una visión del Bien y del Mal. Nosotros debemos animar a dirigirse a lo
que uno piensa que es el Bien».

-Usted, Santidad, ya lo escribió en la carta que me envió. La conciencia es autónoma, dijo, y cada uno debe obedecer a la propia conciencia. Creo que esta es una de las frases más valientes dichas por un Papa.
Y lo repito. Cada uno tiene su propia idea del Bien y del Mal y debe elegir seguir el Bien y combatir el Mal como lo concibe. Bastaría eso para cambiar el mundo]

A todo esto hay que decir que el «camino del amor» ( como lo entiende el mundo y a cada paso lo proclama) y el «camino de la belleza» ( cosa tan subjetiva y que a veces es algo pecaminoso ), no LLEVAN A LA VIDA ETERNA.

[Otra cita de Francisco, ibidem:

El mundo está lleno de caminos que se acercan y alejan, pero lo importante es que lleven hacia el «Bien»]

UNA MORAL SIN PECADO

Por   Arnaldo Vidigal Xavier da Silveira

[Sin lugar a dudas, ésta es la moral de Francisco]

Uno de los puntos fundamentales de la nueva Moral propugnada por los progresistas católicos consiste en la abolición de la idea de pecado. Según ellos, el hombre no debe estar sujeto a un código juridico de procedimientos que le prescriba: «Esto se puede hacer y aquello no». Es necesario, dicen, sepultar para siempre eiertas nociones que el espiritu moderno ya no acepta: ocasión próxima de pecado, falta grave, infierno, pecador público, etc. Ya pasó el tiempo de las prohibiciones absolutas e inapelables, de la amenaza de penas eternas, de los tabús, de las sospechas y de la coerción.

Ahora bien, la verdad es que una Moral sin prohibición ni sanciones es la más completa inmoralidad. Si, por ejemplo, al ladrón no le estuviese prohibido robar por una ley objetiva y absoluta, y si no se le pudiera apresar y castigar en caso de que robe, el mundo se transformaria en el paraiso de los cacos. Y ¿qué sociedad subsistiria ante tal avalancha de hurtos?

En el II Congreso Católico Brasileño de Medicina, celebrado en San Pablo el año pasado, asistimos a numerosas manifestaciones de esa orientación fundamentalmente inmoral. Varios oradores defendieron la «apertura» de la Moral católica hacia el divorcio, la homosexualidad, el vicio solitario, la experiencia prematrimonial, las prácticas anticonceptivas de toda clase, incluso las más condenables.

Recientemente se han publicado los Anales del referido Congreso, en una voluminosa obra de casi mil páginas, titulada Católicos y Medicina, hoy. En ella encontramos abundante documentación sobre las más variadas desviaciones doctrinales de los progresistas, y constituye una prueba cabal de cuán fundadas y justas eran las criticas formuladas contra el II Congreso Católico Brasileño de Medicina inmediatamente después de celebrado.

No queremos hacer una apreciación bibliográfica de la obra y mucho menos un análisis de dicha reunión. Solo deseamos llamar la atenciön del lector hacia un pasaje especialmente grave, en que uno de los participantes defiende la nueva «Moral».

Auspiciando la concesión de las pildoras anticonceptivas a la conciencia católica, el médico de Guanabara, doctor Olyntho Rezende, se manifiesta contrario a las «afirmaciones absolutas», a la «intolerancia», a la «rigidez» en materia de Moral matrimonial (p. 515). Dice que al médico cristiano y al confesor no les compete condenar el matrimonio «a una vida espiritual marginal, sin esperanza y sin Dios» (p. 515).

Tales afirmaciones no pueden dejar de causar perplejidad a un espiritu católico. ¿Qué hará el confesor ante los esposos que se nieguen a seguir las normas sagradas de la moral conyugal, sino negarles la absoluciön? ¿Cómo evitar que a tales personas se les nieguen los sacramentos, esto es, que sean —según la expresión capciosa del doctor Olyntho Rezende— «condenadas a una vida espiritual marginal» ?

Calificamos esa expresión de capciosa porque en realidad no es el confesor o el médico quienes caprichosamente —como la frase insinúa— condenan al pecador impenitente a apartarse de los Sacramentos, sino él mismo, que escoge el Camino del pecado; es Dios quien lo inculpa a través de la ley natural y de la ley revelada. El confesor, en el tribunal de la Penitencia, no hace mäs que aplicar las normas de Dios; y peca mortalmente también él si las infringe en materia como esa.

Pero el carácter capcioso de la afirmación del doctor Rezende resalta más en el inciso que afirma que el confesor no debe condenar al matrimonio a una vida espiritual «sin esperanza». La hipótesis es absurda y demagógica. Nunca confesor alguno condenó a un penitente —por obstinado que fuese— a una situación desesperada. El más empedernido pecador tiene siempre la posibilidad de volver a la amistad de Dios. Puede y debe, siempre, tener esperanza. La gracia nunca dejará de invitarle a abandonar el pecado.

Entre lineas se ve lo que en realidad el doctor Rezende quiere decir: proponer que nunca el confesor niegue la absoluciön por pecados contra la santidad del acto matrimonial. Sugiere que, en materia de control de natalidad, todo —o prácticamente todo— sea permitido a los cónyuges. Esa, si, será una Moral sin «afirmaciones absolutas», sin «intolerancia», sin «rigidez».

Que tal sea el verdadero pensamiento de dicho señor se ve claro por la defensa que hace de las prácticas anticonceptivas prohibidas por la Iglesia. Y, sobre todo, se percibe nitidamente en las siguientes palabras suyas: «Sacamos de Charbonneau: la moral conyugal debe ser enfocada de forma que no aparte a los matrimonios cristianos de la Iglesia, de los Sacramentos y de Dios» (p.515).

Según su lógica, él debiera decir que no solo en materia de vida conyugal la Moral nunca debe apartar a nadie de los Sacramentos, sino también en materia de negocios, de politica, de arte, de todo, en una palabra. Pues no hay razón alguna para afirmar que las relaciones matrimoniales constituyen un tema privilegiado dentro de la Moral, el único jardín cercado en el que el mal nunca puede penetrar.

iEs esto tambien lo que piensa el Padre Charbonneau? Quienn conozca sus obras no puede en este punto discrepar de la apreciación hecha por el doctor Olyntho Rezende. Además, no es dificil comprobar que coinciden en la misma desviación básica en materia moral los numerosos católicos, laicos o sacerdotes, que en nuestros dias van multiplicando con audacia creciente, de modo claro o velado, sus doctrinas disolventes. Nos duele decirlo; pero la misma salvaguardia de la moralidad publica exige que no nos escudemos en un silencio connivente ante los lobos que con piel de oveja, invaden el redil.

Fuente: Revista «Roma» N° 121, Pg. 50

ÍNDICE DEL N° 10

__________________________________________________________

[1] Clemens Alex. Stromat. 7. 17. F.G. 9. 551
[2] Mat. XVI, 18.
[3] Hechos IV, 2.
[4] San Cipr. De cath. Eccl. Unit. 23. P.L. 4. 517.
[5] S. Cipr. De cath. Eccl. Unit. 23. P.L. 4. 517
[6] Efes. 5, 29 – 30
[7] S. Aug. sermo 267, n° 4, P.L. 38, 1231
[8] S. Cipr. De cath. Eccl. Unit. 6. P.L. 4, 503
[9] Efes. 4,4
[10] Hasta aquí las citas de Satis Cognitum
[11] Cf. 1 Cor. I. 13
[12] Juan XVII, 21; X, 16
[13] Juan XVII,21
[14] Juan XIII, 35
. [15] Hebr. I,1-2
[16] S. Jeron. Com. in Ep. ad Til., C.3,10 -11, P.L. 26. 59X
[17] -S. Crisóst. Hom. 9 in Ep. Eph. n. 5 P.O. 62. 87.
[18] S. Agusi. contr. Epist. Parm.. I. II. c.9. n. 25. P.I.. 43, 69.
[19] Conc. Lateran. IV, c. 5. (D. 436)

Visto en Católicos Alerta

5 respuestas »

  1. Si no existe pecado, la biblia entera sobra, y la redención que Nuestro Señor realizó en la cruz fue bobería, y todos los martirios, estupidez. Pero no es así. Dios actuó siempre contra el pecado que separa la criatura del Creador. La falsa iglesia está separada de la auténtica. Esta última está formada por los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica. El Señor nos conoce a cada uno.

    Me gusta

  2. Como lo dice la cita esas cosas fueron dichas el 19 de abril de 2013 en la homilía de la misa matutina en la casa Santa Marta. Las otras citas puede leerlas en la entrevista a La Repubblica por el ateo Scalfari. Parecida fue la entrevista con La Civilta católica. De todo ello se entera quien tiene Amor de la Verdad.

    Me gusta

  3. Parece mentira que la gran masa de «católicos» no haga ni el más mínimo esfuerzo por enterarse de estas cosas, cuando los mismos acatólicos están completamente escandalizados de estas repetidas palabras de Bergoglio.

    Y es que no hace falta ser católico para darse cuenta de que con esa falta absoluta de bases objetivas, se derrumba toda posibilidad de edificar una verdadera moral, aun simplemente natural. Hasta un ateo, pero dotado de un resto de sano sentido común, tiene que reconocer que los «principios» propuestos por Francisco llevan al desastre a cualquier sociedad en poquísimo tiempo.

    Uno toma por ejemplo «El liberalismo es pecado», de D. Félix Sardá y Salvany, y lo compara con lo dicho por este presunto Papa, y encontrará retratado al más fiero liberal.

    Yo creo sinceramente, y conmigo muchos otros, católicos y no-católicos, que esta persona realmente no está en sus cabales, que sufre algún tipo de dolencia psiquiátrica, como él mismo ha reconocido en varias ocasiones, y me temo que al final, tendrán que inhabilitarlo por insano de mente.

    De hecho, informaciones fidedignas y cada vez más insistentes apuntan a que eso es precisamente lo que empieza a barajarse en ambientes eclesiásticos, como posible salida que evite un cisma de enormes proporciones.

    Me temo que en esto también, volvemos al S. XIV, en que un Papa (Urbano VI) elegido en condiciones más que dudosas (con amenazas de muerte a los cardenales por parte del populacho de Roma) empezó rápidamente a presentar signos de desequilibrio mental, que en seis meses se fueron agravando de tal manera, que los mismos cardenales que lo habían votado y que lo habían reconocido tuvieron que denunciar su elección como ilegítima, no sólo por las amenazas de muerte, sino porque el elegido tenía ese vicio oculto de locura.

    Ni siquiera van a tener que elegir a otro Papa, ya tienen al «pobre Papa Benedicto», que muchos todavía consideran como el verdadero Papa, a quien habrían obligado a dimitir, renuncia evidentemente inválida, como el mismo interesado ya empieza a filtrar al exterior de los muros vaticanos…

    ¡Que el Rey san Eduardo «el confesor» cuya fiesta se celebra hoy, nos ayude y proteja en estos revueltos tiempos!

    Por cierto, hablando de legitimidades: ¿Sabían ustedes que el Rey legítimo de Inglaterra, perteneciente a la Casa Stuart, (católica), descendiente del último Rey legítimo de Inglaterra, Jaime II Estuardo, se llama Francisco?
    Francis. Último Rey legítimo de Inglaterra

    Ese es uno de los aspectos de las apariciones del Sagrado Corazón de Jesús a santa María Margarita de Alacoque: No sólo eran para Francia y su Rey, sino para el bien de toda la Cristiandad, y más inmediatamente, para Gran Bretaña, que estaba siendo objeto de un Revolución que iba a sellar el destino del mundo hasta nuestros días.

    Esa Revolución, la hicieron las élites plutocráticas, banqueras, usureras, protestantes y cripto-judaicas, contra una Casa Real legítima, que miraba por los verdaderos intereses de sus pueblos, y cuyo jefe era, además, católico.

    Nuestro Señor se aparece precisamente en 1689, porque es cuando todavía puede ser vencida la subversión en Inglaterra, antes de que esa nación expandiera la masonería y sus infinitas revoluciones por el mundo entero, y primero en Francia, un siglo más tarde.

    Y le propone al Rey de Francia, Primogénito de Su Corazón, y por ello, más obligado que nadie a proteger el Bien común de toda la Cristiandad, que si accede a su petición de consagración de sí, su Casa, Corte y Reino, él dará éxito a sus armas (en las que debía incluirse el Sagrado Corazón) contra todos sus enemigos (el primero, una Gran Bretaña gobernada por su peor enemigo, Guillermo de Orange, y que exactamente un siglo más tarde, provocaría el estallido de la Revolución Francesa).

    No se hizo caso, Gran Bretaña perdió a sus Reyes legítimos, y fue esclavizada bajo un poder satánico que años más tarde, en 1717, engendraría la masonería moderna, que desde entonces ha contaminado al mundo entero…

    Pero como nos advierte el Introito de la Misa del Sagrado Corazón, «Introitus Ps. 32, 11 et 19 Cogitationes Cordis eius in generatione et generationem: ut eruat a morte animas eorum, et alat eos in fame»

    Los designios de Su Corazón van de edad en edad, para librar a su alma de la muerte, y alimentarlos en tiempo de hambre»

    Nuestro Señor no es infiel como los hombres, y así como sabemos que un día no lejano, volverá a designar a un Papa que merecerá el título de digno pastor, sabemos con igual certeza que repondrá en el trono de sus antepasados a aquél que señalen las Leyes Fundamentales de Gran Bretaña e Irlanda como Rey legítimo.
    null

    Me gusta

  4. Hola. Pienso que la gran masa de católicos, medio-catolicos, agnosticos antes-católicos, bautizados no practicantes etc. estan encantados con Bergoglio, basta ver los comentarios que se hacen debajo de las notas periodísticas sobre el papa, en las páginas de los grandes diarios. Cuando hice algún comentario negativo respecto a sus dichos recibí una marea de votos negativos. La gran mayoría del clero de la iglesia conciliar también esta contenta con él. Francisco dice lo que la masa quiere oir.
    Es que si algo caracteriza a la masa de los 1200 millones de catolicos es la baja formación religiosa, la gran mayoría no conoce ni lo básico de la religión que dice profesar. Lo único que les interesa es tener un permiso para actuar según su conciencia a la vez que «cree en algo».
    Lo que sí parece mentira es que alguna parte de los tradicionalistas y alguna parte de la linea media neocon piense que esto se va a revertir.
    Saludos
    .

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s