ALL POSTS

FRANCISCO Y EL CAMBIO CLIMÁTICO


image

[Comentario de Simón del Temple]

El “papa Francisco” planea ‘llamar a las armas’ a todos los católicos del mundo contra el cambio climático, algo que puede enfadar a numerosos conservadores del Vaticano.

Según el “obispo” Marcelo Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano, citado por el periódico ‘The Guardian’, el “papa” quiere tener una influencia directa sobre la conferencia vital sobre el clima de la ONU que se celebrará en 2015 en París y será la culminación de décadas de negociaciones que ayudará a determinar el futuro del planeta.

“La idea es convocar una reunión con los líderes de las principales religiones para que todas las personas sean conscientes del estado de nuestro clima y la tragedia de la exclusión social. (…) Si continúan las tendencias actuales, el siglo será testigo del cambio climático sin precedentes y la destrucción del ecosistema con consecuencias trágicas”, dijo Sorondo.

El “papa” ha anunciado un plan para emitir una “encíclica” de la Iglesia Católica sobre el cambio climático. No obstante, no va a ser fácil para Francisco convencer a 1.200 millones de católicos en el mundo de la importancia del asunto. Hasta en las propias filas del Vaticano hay quienes que se muestran escépticos acerca de los impactos del calentamiento global.

¿Comentarios? Lean lo último del “papa”:

Los católicos tienen la responsabilidad moral de reducir la tasa de natalidad y no han de reproducirse “como conejos”, afirmó el “papa Francisco” después de su visita a Filipinas.

“Hay quien piensa, y disculpen mi expresión ahora, que para ser buenos católicos tenemos que ser como conejos. No, la paternidad es ser responsables. Eso está claro”, afirmó Francisco citado por ‘USA Today’.

El “!papa” también recordó tras su visita a Filipinas que la Iglesia católica no permite el aborto, pero que existe un gran número de métodos de control no prohibidos por el Vaticano.

Un grupo de obispos africanos habían declarado que la ideología occidental, incluido el control de la natalidad, a menudo se impone a los pueblos del Tercer Mundo. Sin embargo, Francisco subrayó que cada nación tiene el derecho a la preservación de su identidad cultural.

4 respuestas »

  1. Lo que le dicta la agenda ser eugenesista y por que no dice nada sobre los banqueros especuladores ?verdaderos parásitos de la humanidad

    Me gusta

  2. Y que tiene que ver el calentamiento global con el control de la natalidad?
    O está junto por casualidad, o es porque quieren meter en las cabezas de los incautos el absurdo de que somos demasiados y generamos dicho calentamiento, para el cobro de impuesto por respirar que vienen gestionando estos señores del Nuevo Orden….

    Pobres de los católicos que no saben que ya no lo son, y precisamente por seguir a este señor…. tan plenamente de acuerdo con aquellos que quieren destruir al mundo y que aparentan estar muuuy interesados en conservarlo cuando es todo lo contrario…

    Como podemos constatarlo en los derramamientos de petróleo aquí y allá, en su espantosa escalada y promoción del gas natural mediante el fraking que envenena los ríos con sustancias tóxicas que dejan desolación y muerte a su paso, en sus vacunas contaminadas con toda clase de virus, en sus enfermedades fabricadas en sus laboratorios para exterminar la población que les sobra. A y se me olvidaba en sus guerras con propósitos de exterminio, con cualquier tipo de falsa bandera.

    Si Bergoglio, sabemos que estas con ellos y quieres tener una buena posición en el nuevo orden, pero las Escrituras dicen que no, que te odiarán igual, pues Dios puso en su corazón un odio que no comprenderás pues aunque tu y tus antecesores han fornicado con todos esos, los reyes de la tierra que tienen un solo propósito, guerrear contra el Cordero, dejarán desolada a la ramera y le prenderán fuego y tú y los que te siguen serán perseguidos y huirán de entre los escombros y los cadáveres de los que habrán caído en el momento que Dios diga ; ¡ Basta !

    Me gusta

  3. No recuerdo en cuáles de sus cartas San Pablo pregunta (escribo de memoria): «¿Por qué existen entre vosotros escisiones y herejías? Para que se vea a los que son de probada virtud».
    Toda esta caída apostática existe, evidentemente, por permisión divina, El «conoce a los suyos como los suyos lo conocen a El», decía Jesucristo haciendo el símil del Buen Pastor que conoce a sus ovejas por el nombre de cada una. Nosotros no sabemos quien es «objeto de amor o de odio de parte de Dios», dice en algún lugar la Escritura, por tanto no sabemos si formamos parte de los «elegidos» cada uno de nosotros en particular, pero corre en nuestro auxilio (para acrecentar nuestra Esperanza) lo de San Pablo que citaba al principio, porque COMBATIMOS la herejía, aunque sólo eso no nos garantiza la eternidad en el Cielo, porque de la Fe y la Esperanza, la más grande es la Caridad (dice también San Pablo) y esta virtud sobrenatural no es ajena a la Gracia, es decir, pueden existir en un alma sin la Gracia, pero en estado informe, quien las vivifica es la Caridad: por eso San Pablo dice que «aunque tuviera Fe capaz de trasladar montañas, o entregara el cuerpo a las llamas, etc., etc.» (carta a los Corintios) «SI NO TENGO CARIDAD; DE NADA VALE», por tanto, la Gran Apostasía de la Fe, es PRUEBA para probar a los que poseen la CARIDAD sobrenatural que vivifica la Fe y la Esperanza, porque «la Fe sin obras es muerta» como dice el Apóstol Santiago, pero si tengo Caridad -que no existe sin la Gracia- el mínimo acto sobrenatural tiene valor de vida eterna. Dios conoce a los suyos.
    Lo que nos hace agradables a Dios es la Gracia, no el combate: «Señor, ¿acaso no hemos predicado en Tu Nombre? Y les dirá el Juez: «Apartaos de Mi, obradores de iniquidad». Por tanto, la Apostasía es permitida para acrecentar la Caridad sobrenatural, es decir, el amor a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo por amor a El. El combate contra la Apostasía -el crisol que prueba la virtud- no tiene valor de eternidad sin la Gracia, porque » no entrará al Cielo el que me diga: Señor, Señor, sino aquel que cumpla Mi Palabra» asegura Jesucristo. Debemos combatir «el buen combate y conservar la Fe», pero sólo seremos reconocidos por Dios si llevamos en el estandarte de nuestra alma la Imagen de Su Hijo, que nos hace «de su redil». «El que es de Dios, escucha Mi voz» dice el Salvador, y es «el único que tiene palabras de vida eterna»: «Os he dicho estas cosas para que creáis que Yo salí del Padre, y quien me ve a Mí ve al Padre», por eso la «vida eterna consiste en conocerte a Ti, Oh Padre, y a tu enviado Jesucristo». Por tanto quien no ama no conoce, quien más abunde en Caridad sobrenatural más conoce a Dios. Sin Iglesia no hay Gracia y sin Gracia no hay vida eterna. La Gran Apostasía impulsada por la Ramera Idolátrica cierra las puertas de la eternidad, quitándole a las almas la Gracia, por eso es necesario combatir a la Ramera porque es la causa de la condenación eterna de muchas almas…la Gran Apostasía es permitida para que los que son de Dios muestren «su virtud»: acrecentando en el combate el amor a Dios y el deseo de salvación del prójimo. El impulso es sobrenatural: La Caridad NUNCA va separada de la Gracia, y lo mínimo que hagamos por el honor de Dios y por el prójimo es meritorio de vida eterna. La Caridad se purifica en la «prueba, la que ha de venir sobre todos los habitantes de la tierra», pero «porque has guardado Mi Palabra y no has negado Mi Nombre, Yo te guardaré en esa hora» dice Jesucristo a la Iglesia de Filadelfia. La «prueba» ya vino, estamos en ella. «Guarda firmemente lo que tienes para que nadie te arrebate la corona». «Del vencedor haré una columna en el templo de Dios del cual NO SALDRÁ MÁS», alusión clarísima de Su Reino, que es la Iglesia -la nueva Jerusalén-, transformada a Su Venida. «Pronto vengo».
    ¿Quién no querrá ofrecer el cuerpo y el alma en este combate?

    Me gusta

  4. «No obstante, no va a ser fácil para Francisco convencer a 1.200 millones de católicos en el mundo de la importancia del asunto».

    Uy, qué no… A todos los 1.200 millones igual no, pero una inmensa mayoría le seguirá sin cuestionarse nada. Últimamente he podido constatar la gran «papolatría» que existe entre la mayoría de los católicos. Hay mucha ceguera, y si tratas de hacerles ver la dura realidad acabas siendo «atacado». Es tal cual está anunciado.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s