ALL POSTS

ESTO ES MI CUERPO 2


[Éste es un mensaje de nuestro amigo y lector Sandro A. Aureliano a propósito del anterior post con el mismo título de este post. Agradecemos a Sandro su aportación que nos ilustra en profundidad sobre el tema]

Saludos cordiales.

Muy interesante aporte acerca de lo que pasa con las traducciones de la palabras consecratorias “HOC EST ENIM CORPUS MEUM”; lo mismo ocurre comúnmente en las traducciones al portugués.

Estoy totalmente de acuerdo con su análisis.

Creo que, en este caso particular, por el sentido que se quiere lograr, el pronombre demostrativo neutro o indefinido, el nominativo «HOC», necesariamente, debe traducirse como «ESTO»….

Bossuet en «Historia de las variaciones de las iglesias protestante y Exposición de la doctrina de la Iglesia Católica, sobre los Puntos de contovérsia». Madrid 1786, «adversus protestantes», al tratar sobre el sentido literal (católico) y en sentido figurado (protestante) de la forma de la consagración del pan: «HOC EST ENIM CORPUS MEUM», parece inclinarse en esa dirección:

«Esto es lo que Zuinglio, y en general todos defensores del sentido figurado demonstraban clarissimamente. Pues observan que Jesu-Christo no dixo : Mi Cuerpo está equi, ó mi Cuerpo está debaxo de esto, y con esto, ó esto contiene á mi Cuerpo; pues dixo sencillamente, esto es mi Cuerpo. Por lo qual, lo que el Señor quiere dar a sus fieles, no es una substancia que contenga dentro de sí a su cuerpo, ó que lo acompañe, sino su mismo cuerpo sin otra alguna substancia extraña. Ni tampoco dixo : Este pan es mi Cuerpo, lo qual es la otra explicación de Lutero , sino que dixo: esto es mi Cuerpo con un termino indefinido, para mostrar, que la substancia que da, no es ya pan, sino su cuerpo.

Y quando Lutero explicaba diciendo : «Este es mi Cuerpo»; es a saber, este pan es mi cuerpo realmente, y sin figura: es claro que destruía su propia doctrina sin pensarlo. Porque bien se puede decir con la Santa Iglesia, que el pan se hace el cuerpo, en el mismo sentido, que dixo San Juan, «que el agua se hizo vino» en las Bodas de Canaá en Galilea; esto es, con la mutación , ó conversión de la una en el otro. Igualmente se puede decir, que lo que es pan en apariencia, es en efecto el Cuerpo de nuestro Señor; pero que permaneciendo tal el verdadero pan, fuesse al mismo tiempo el verdadero Cuerpo de nuestro Señor, como Lutero pretendía; es visto, que los defensores del sentido figurado le mantenían, no menos que los Católicos, que es un discurso, el qual no tiene sentido alguno, y concluían, que era necessario admitir, ó con ellos una simple mutación, ó conversión moral, ó la mutación de substancia con los Papistas!.

Por lo mismo sobstiene Beza á los Luteranos en la conferencia de Mombeliard, que de las dos explicaciones que se atienen, y están al sentido literal, y natural; esto es, de la de los Católicos, y de la de los Luteranos: es la de los Católicos «la que se alexa menos delas palabras de la institución de la Cena. Quando palabra por palabra se les quiere exponer; y lo prueba el referido Beza con esta razón: «Dicen los Transubstanciadores que por la virtud de estas divinas palabras, lo que antes era pan , habiendo mudado la substancia, se hace improvisamente el mismo Cuerpo de Jesu-Christo, para que de este modo pueda ser vedadera la proposición siguiente: Esto es mi
Cuerpo, en vez de que la exposición de los consubtanciadores, diciendo con estas palabras, Esto es mi Cuerpo, significan, mi cuerpo está essencialmente dentro, con, debaxo de este pan, no declara, qué cosa sea aquello, que el pan se ha hecho, y qué cosa sea aquello, que es el cuerpo, sino solamente donde está él.

Esta razón es sencilla, ingenua, es inteligible porque es claro que habiendo Jesu-Christo tomado el pan para hacer de el alguna cosa, debió manifestarnos qué cosa quiso hacer de el: Y no es menos evidente, que este pan se hizo, lo que el Omnipotente quiso hacer de el. Es assi, que sus palabras hacen ver que de el quiso hacer su cuerpo, de qualquiera manera que se puedan entender, pues dixo : esto es mi cuerpo; luego, si el pan no se hizo, su cuerpo en figura, es manifiesto, que se hizo en efecto, y realmente. Y no se puede dexar de admitir, ó la mutación en figura, ó la mutación, y conversión en substancia: esto ultimo es inegable.

Y assi, a no oír sencillamente sino la palabra de Jesu-Christo y es necessario passar a la, doctrina de la Santa Iglesia: Y Beza tiene, razón en decir, que esta tiene menos inconveniente, «en quanto al modo de hablar» que la de los Luteranos; esto es, que salva mejor el sentido literal.

Calvino confirma freqüentemente la misma verdad, y para no atenernos al sentir de particulares, todo un Synodo de Zuinglianos la ha reconocido, y cenfessado.

Este es el Synodo de Czenger, Ciudad de Polonía, referido en la recolección de Ginebra. Este Synodo, despues de haber desechado la transubstanciacion Papistica y muestra, que la Consubstanciacion Luterana no es capaz de defenderse, porque assi como la vara de Moysés no fue serpiente sin transubstanciacion, y el agua no fue sangre en Egypto, ni vino en las Bodas de Canaa, sin mutación : Assi el pan de la Cena no pudo ser substancialmente el Cuerpo de Christo, sino siendo mudado, y convertido en su carne, perdiendo la forma , y la substancia de pan.

Manifiéstase que fue el buen sentido, y discernimiento el que dictó esta decisión, pues en realidad el pan permaneciendo pan, tampoco puede ser el Cuerpo de nuestro Señor, como la vara, permaneciendo vara, no puede ser Serpiente : y como el agua permaneciendo agua, no pudo ser sangre en Egypto, ni vino en las Bodas de Canaá. Luego si lo que era pan se hace Cuerpo de nuestro Señor, ó ello se hace en figura por una mutación mystica, según la doctrina de Zuinglio, ó se hace en efecto por una mutación, ó conversión Real, como lo dicen los Católicos.

Y assí Lutero, el qual se gloriaba de haber éI solo defendido el sentido literal mejor que todos los Teólogos de la Iglesia Católica, estaba muy lexos de la quenta que hacia, y de su juicio: pues ni aun habia comprehendido el verdadero fundamento, que hace nos apliquemos, y estemos á este sentido, ni habia entendido la naturaleza de estas proposiciones, que obran, efectúan, y producen lo que enuncian, como son las siguientes : Jesu-Christo dixo un hombre : Tu hijo está vivo. Jesu-Christo dice a una mujer, Tu estás sana de tu enfermedad; de modo que hablando hace lo que dice: la naturaleza obedece: las cosas se mudan, los enfermos se hacen, sanos, porque sus palabras son omnipotentes. Mas las palabras, donde solo se trata de cosas accidentales , como son la salud, y la enfermedad, tampoco producen sino accidentales mutaciones.

Pero aquí, donde se trata de substancia, pues Jesu-Christo dixo : Esto es mi Cuerpo, esto es mi Sangre, la mutación, ó conversión es substancial, y por un efecto tan Real, como estupendo , la substancia del pan , y del vino se muda, y convierte en la substancia del cuerpo, y de la sangre. Y por consequencía, quando se sigue el sentido literal, no se debe creer solamente, que el Cuerpo de Jesu-Christo está en el mysterio, sino también, que hace, y constituye toda la substancia de él; y a esto nos conducen , y guian las mismas palabras, pues Jesu-Christo no dixo, mi Cuerpo está aquí, ó esto contiene a mi Cuerpo; sino esto es mi Cuerpo, ni menos quiso decir, este pan es mi Cuerpo y sino esto indefinidamente : Y del mismo modo que sí hubiera dicho, quando convirtió el agua en vino: Esto que se os dará a beber es vino, no se debiera entender, que el hubiesse conservado juntamente el agua , y el vino, sí que habia mudado, y convertido el agua en vino; assi quando pronuncia que lo que presenta, y dá es su Cuerpo , no se debe entender en manera alguna, que mezcle su Cuerpo con el pan, sino que convierte efectiva, y realmente el pan en su Cuerpo. Y ve ahi adonde nos llevaba el sentido literal, aun por la misma confession de los Zuinglianos, lo que jamás habia podido entender Lutero.»

De lo dicho creo que puede deducirse que “Esto es mi Cuerpo” es una traducción más cerca del sentido Católico y “Éste es mi Cuerpo”, salvando la intención del celebrante, es impropia y ofrece el peligro indirecto de protestantizar el sentido de las palabras de la consagración del pan.

Y con usted, añado que en el caso de que yo estuviera equivocado en esta análisis, hacia a una refutación que refleje de manera más clara lo sentir de la Iglesia en esta materia, voy a estar listo para reconsiderar y abjurar de mi error.
SANDRO A. AURELIANO
TOLEDO/PARANÁ/BRASIL
Quia Solus Non Sum Gaudeo In Proelio

Categorías:ALL POSTS, Misa

Etiquetado como:,,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s