ALL POSTS

MISTERIO DE INIQUIDAD: EPÍLOGO


[Lo siguiente es el epílogo que se lee en la parte 6 del libro «Misterio de Iniquidad» que el lector interesado podrá descargar en la barra lateral derecha del blog.

Es un trabajo de varios autores que se han protegido en el anonimato. Fue publicado por primera vez en francés y en el blog hemos traído la traducción al español de nuestro caro lector Hernán Federico Buteler Bonaparte. 

En el blog hemos reproducido algunos capítulos del libro, de particular interés. El libro defiende la infalibilidad del Magisterio pontificio, tanto el ordinario como el extraordinario. La diferencia entre ambos magisterios radica en la solemnidad, audiencia, y obligatoriedad a toda la Iglesia, que posee el Magisterio extraordinario, a veces impropiamente llamado «ex-cathedra», término de uso reciente.  San Alfonso usa el término en oposición a lo dicho por los papas en «cuanto hombres particulares» o «en cuanto doctores privados«.  En este caso, siguiendo a San Roberto Belarmino, lo propuesto por los papas, no puede decirse con certeza que sea infalible (es decir sin error o herejía). Pero sí «es probable-dice el santo doctor- y fácil de defender» que sea infalible,  Sin embargo hay importantes doctores (que obtienen la alabanza de San Roberto) que sí piensan que es infalible.

A San Roberto sigue  el santo doctor San Alfonso María de Ligorio. Este santo doctor cree que es piadoso y justo pensar que nunca sucederá que Dios permita que los papas como doctores privados u hombres particulares (es decir no en el ejercicio de su cargo) enseñen a los fieles a ellos confiados, el error o la herejía.

Relacionado con esta eventualidad está el pensamiento de San Roberto (expresado en el capítulo 30 del libro «Sobre el Romano Pontífice» (el original latino está en el blog, en los widgets inferiores)  sobre el hecho de que si un papa cayera en la herejía como persona particular, cesaría inmediatamente en el cargo.

En la actualidad, cualquier católico debe defender lo expuesto en la Constitución «Pastor Aeternus»del Concilio Vaticano, que enseña doctrina sobre la Fe nunca deficiente de Pedro y sus sucesores.

En nuestros días se ha propalado la errónea e impía opinión de que hubo papas heréticos (hecho que la historia desmiente) y el Concilio Vaticano descartó, y que por lo tanto, esto  no afectaría al hecho de seguir siendo papas, los herejes. He visto escrito que podría haber papas apóstatas y hasta ateos, a quienes se debería por lo tanto sumisión. Doctrina no sólo impía sino herética y en la práctica nefasta para la salvación de los fieles. Nuestro Señor Jesucristo dijo a Pedro solemnemente :

«Yo he rogado por ti, PARA QUE TU FE NO FALLE,  y tú, una vez convertido (después de las negaciones) CONFIRMA a tus hermanos. ]

PARTE 6 EPÍLOGO

¡Querido lector! ¡Querido lector!

Si los documentos del magisterio de la Iglesia te han convencido, estaremos muy reconocidos si contribuyes a la difusión de este libro, rompiendo la conspiración del silencio.

“Los modernistas persiguen con toda su hostilidad, con toda su acrimonia, a los católicos que luchan vigorosamente por la Iglesia. No hay injuria que no vomiten contra ellos. (…) Si se trata de un adversario que su erudición y su fortaleza de espíritu vuelven temible, tratarán de reducirlo a la impotencia organizando alrededor de él la conspiración del silencio, conducta tanto más odiosa cuando al mismo tiempo, sin ninguna moderación llenan de alabanzas a quienes se ponen de su lado”

(San Pío X: encíclica Pascendi, septiembre 8 de 1907)

Es evidente que los modernistas infiltrados en las filas de los católicos, harán todo para sofocar la voz de los papas, concilios, Padres y doctores de la Iglesia. Pero esto no debe asombrarnos demasiado:

“Habrá entre vosotros falsos doctores, que introducirán solapadamente herejías perniciosas” (2. Pedro II, 1).

Vuestro valor será recompensado por el Buen Dios:

“Bien que combatir para arrancar la Tierra Santa de las manos de los paganos sea la seguridad de merecer la vida eterna, se piensa que es un mérito mucho más grande, si se combate la impiedad de los que exterminan la fe (…) y urden la ruina general de la Iglesia” (Gregorio IX: bula Dei Filius, octubre 21 de 1239).

LOS AUTORES 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s