ALL POSTS

LA » SEDE VACANTE» PREDICHA EN SAN PABLO SEGÚN SANTO TOMÁS


¿PREDIJO EL APÓSTOL SAN
PABLO LA SEDEVACANCIA
PARA LOS ÚLTIMOS TIEMPOS?
Patricio Shaw

 


¿PREDIJO EL APÓSTOL SAN PABLO LA SEDEVACANCIA PARA LOS ÚLTIMOS TIEMPOS? - Patricio Shaw

   Hay explicaciones asombrosas en pocas palabras, perdidas como una aguja en un pajar, en un segmento de los voluminosos comentarios de Santo Tomás a distintos libros de las Sagradas Escrituras.

   El Aquinate divide su comentario al segundo capítulo de la segunda epístola de San Pablo a los Tesalonicenses en dos partes: exclusión de la falsedad e instrucción de la verdad. Nos interesa en especial la segunda, que va de las palabras «quoniam nisi venerit discessio» — «porque porque sin que primero haya acontecido la apostasía», del medio del tercer versículo, hasta la conclusión del capítulo.

   Esta parte trata primero de los eventos previos a la venida del Anticristo, y después trata del mismo Anticristo. Los eventos precedentes a la venida del Anticristo son dos apostasías: con respecto a la Fe y con respecto al Imperio Romano.

   Interesa sobre manera la interpretación que nadie menos que Santo Tomás, el Doctor Communis, da del significado de «Imperio Romano» precisamente en este pasaje. Él parte de la interpretación tradicional y agustiniana de Daniel (II, 31) que se refería a cuatro reinos que precedieron el adviento de Cristo. Por el cuarto de ellos se entiende el romano, establecido a fin de que bajo su potestad se predicase la Fe a todo el mundo.

   Luego el mismo Santo Tomás, basándose en el sermón «de apostolis» de San León Magno —Papa y Padre y Doctor de la Iglesia, que gobernó de 440 a 461 afirma que el Imperio Romano había de durar mucho más allá del siglo V por transmutarse de temporal en espiritual, y que la naturaleza del Imperio Romano espiritual era la Fe Católica de la Romana Iglesia.

   Las palabras de ese sermón más relevantes al comentario tomista que estamos viendo son las siguientes:

   Estos [San Pedro y San Pablo] son quienes te han promovido a ti [Roma] a tal gloria que, hecha una nación santa, un pueblo elegido, un estado sacerdotal y real, y la cabeza del mundo por la Santa Sede del bienaventurado Pedro, alcanzaste un dominio más amplio por el culto de Dios que por el gobierno terreno

   Santo Tomás prosigue diciendo que la apostasía universal con respecto al Imperio Romano (en su fase espiritual) es signo conveniente de la proximidad del Anticristo, así como Cristo vino en el apogeo del Imperio Romano.

   Algunas líneas más abajo Santo Tomás explica interesantísimamente el versículo séptimo, «El hecho es que ya va obrando el misterio de iniquidad; entre tanto el que está firme ahora, manténgase, hasta que sea quitado (del medio)», para el cual presenta seis exposiciones de las cuales adopta cuatro como verosímiles.

   Nos interesa especialmente la primera, a la cual parece darle mayor importancia Santo Tomás, y que también es la más clara y concreta:

tantum ut qui tenet nunc, Romanum imperium, teneatdonec de medio fiat, id est, donec moriatur.

   La traducción castellana de este sentido adoptado por Santo Tomás sería más o menos:

mientras aquel que ahora tiene el Imperio Romano lo tenga, hasta que sea quitado del medio, esto es, hasta que muera.

   A continuación Santo Tomás aclara que aquel que ha de ser quitado del medio antes de que venga el Anticristo es la persona pública del Imperio Romano.

   En  resumen: Según el comentario de Santo Tomás a 2 Tes II, el advenimiento del Anticristo debe ser precedido por una apostasía universal con respecto a la Fe Católica y al Imperio Romano, el cual es explicado como (1) la Fe de la Iglesia Romana y (2) como la persona pública del Imperio Romano.

   Se no hay imperio sin emperador, entonces el «Emperador» que dejará de «tener el Imperio Romano» y será «quitado del medio», en la misma época en que el mundo apostataría de la Fe de la Iglesia Romana, no puede ser sino el Romano Pontífice. Y ningún mejor medio para hacer apostatar al mundo de la Fe de la Iglesia Romana, que un falso papa instigador de herejía reconocido por el mundo como el Papa.

   Esto se aclara más aún si se lo asocia con el comentario de Santo Tomás a Mateo XXIV, 21-22:

Habrá entonces grande tribulación, porque habrá una perversión de la doctrina Cristiana por una doctrina falsa. Y si no fuesen abreviados aquellos días, a saber, por documento de doctrina, por una expansión de la verdadera doctrina, ninguna carne sería salva, esto es, todos se convertirían a la falsa doctrina.

   Si vale la antedicha unión de dos interpretaciones tomistas sobre el Imperio Romano hechas con pocas líneas de diferencia, San Pablo Apóstol dijo que el signo de la inminencia del Anticristo es, con la pérdida universal de la Fe, la desaparición de la autoridad papal. ¡Lo que vemos es malo, pero alguna vez tenía que pasar y esa vez es ahora! Ha sido quitado del medio el verdadero gobierno papal, que fue impedimento insuperable para la venida del Anticristo por más de diecinueve siglos.

De Católicos Alerta

4 respuestas »

  1. La destrucción del imperio romano, la hicieron de adentro y la misma técnica usaron con la Iglesia, suponiendo que los católicos y cristianos seríamos engañados creyendo en anti-papas como son los visibles, desde el año 1958.
    Al cardenal Siri, la hydra y su simiente no le permitio asumir fue Gregorio XVII, el envenenamiento de Juan Pablo I, porque entre montini y ratzinger habían colocado a sus dos mejores hijos, y son los VICARIOS DE SATANA. Si lo vio el Señor se puede ver claro en Apocalipsis cuando a la Iglesia, les quita las llaves. Llaves que solamente tiene un verdadero sucesor de san Pedro.
    En otras Iglesias y tiempos no había pasado pero si en una, y en un tiempo.San Pablo siempre advierte sobre los obreros fraudulentos y teorías de demonios. y Nuestro Señor tambien.
    Si hay posibilidades de falsos cristos y mesias, es porque incluye falsos pastores, y falsa teología, falsos Pedros y falsas Marías y en la última etapa es posible leer en la Biblia falsificada que dicen revisadas, (por la hydra) que nuestro Señor tuvo padres, ya no es el Hijo Bendito de Dios, que es Dios e Hijo de María santísima.Bendita. Unico ungido por el Padre.

    La hydra y su simiente han logrado lo que se lee en sus libros como el satanico talmud de babilonia, que es el gran pecado contra el Espíritu santo que no tiene perdón nunca. No es solamente contra nuestro Señor, es contra el mayor de otdos los Profeta que es, san Juan Bautista, contra su Madre Bendita y contra su padre legal, el Patriacca san José.

    La responsabilidad de la sociedad Biblica, es ante Dios un grave pecado…porque la Palabra de Dios, no se puede modificar y menos con su genesis DIVINO y su siempre eternidad. Lo que más detesta la Hydra, es la palabra eternidad y desde el genesis la quita.y repite en Apocalipsis.

    Tremendo Juicio les espera, porque no entendieron, ni antes, ni luego, y menos ahora, a quien debemos temer. San Lucas XII. Amén.

    Me gusta

  2. Estimada María:
    El Evangelio va destinado al individuo, a todos los individuos, por eso es de consecuencias sociales extraordinarias. Digo que somos individualmente responsables del Mensaje, esto en primerísimo lugar; luego viene la defensa de la doctrina, que necesariamente es relativa a nuestra actitud individual y estado espiritual, a nuestra virtudes. ¿Y cómo andamos de virtudes?

    Mi primer impulso ante estos siervos de Satanás es echarlos a patadas así que comprendo perfectamente que otros muchos también estén enfurecidos. Por otra parte, en las oraciones diarias se nos amonesta, exhorta y manda preservar las virtudes, empezando por la humildad. Cada día se nos recuerda así que nuestro primer problema es con nosotros mismos. Me preocupa entonces que estemos sin confesores y sin misa, expuestos a nuestros estados de ánimo cambiantes, sin disciplina, sin los sacramentos y sin el consuelo de los hermanos. El gobierno criminal de Roma y sus debastadoras consecuencias sociales se sustraen a nuestro ámbito de poder así que debemos considerarlo como una penitencia por nuestros pecados y oponer a su impiedad nuestra búsqueda de Dios y nuestras oraciones. Si después de esto nos quedan ánimos para debatir sobre la Iglesia, hagámoslo, pero esto no debe convertirse en un deporte de emociones sino que debemos mantener el norte siempre a la vista: ¡se trata en primer lugar de proteger a los hermanos, animarnos a no desfallecer en el trabajo principal y más necesario!

    Ahora cada uno de nosotro buenamente debe esforzarse en la oración, debemos imponernos a nosotros mismo un tiempo sagrado en la vida diaria, disciplina, las penitencias que buenamente podamos soportar, esforzarnos en al camino interior de modo que compensemos mínimamente la falta de los sacramentos. Ésta es la obligación primera de cada uno de nosotros; si la cumplimos, nos mantendremos unidos y juntos haremos frente a los ataques que juntamente sufrimos. Unidos somos más fuertes; dondequiera que nos encontremos dos de nosotros, podemos estar seguros de que el Señor estará igualmente a nuestro lado. Nunca Él nos ha mentido, creamos con alegría en esta especial promesa.

    No nos dejemos, pues, llevar por el primer impulso, no nos dejemos perturbar sino centrémonos en lo esencial. Nuestra gran necesidad de retribución moral no es tan importante y de todos modos quedará satisfecha si cumplimos con lo principal. Sea como sea, recuerdo a éstas cómo una italiana carismática y visionaria que vivió el fin de la Segunda Guerra Mundial refirió que Mussolini se salvó por haber vivido sus últimos días como una gran penitencia. Quién lo hubiera siquiera imaginado: ¡el demonio de Mussolini salvo! Y si así fuera, ¿acaso no sería un motivo de gran alegría? Luego no nos dejemos llevar por la comprensible ira; pidamos más bien por aquellos que más necesitan la misericordia de Dios. Luego están los cínicos… A veces sospecho que Bergoglio y todos esos cardenales que dan asco apenas si merecen nuestras oraciones, que están malditos de Dios, que son peores que Judas Iscariote y Caifás… ¿Pero lo son verdaderamente? ¿Están ya irremediablemente perdidos? ¿Han rechazado el Espíritu Santo verdaderamente? Humanamente visto, así parece, pero sólo Dios lo sabe. Ni siquiera a éstos debemos desearles la condenación y además la nauseas que su grandísima perversidad nos produce es una injusta penitencia por nuestros pecados. Denunciemos lo que hacen, sí, pero dejemos a Dios la última Palabra y no alimentemos deseos de odio y venganza. A su debito tiempo el Señor hará justicia; hagamos ahora por no avergonzarlos luego.

    Los tiempos son difíciles pero en las pruebas también hay una gran oportunidad: ¡aprovechémosla! Los que estamos sin guía espiritual no tenemos ahora más remedio que buscar la del mismísimo Cristo. Por la falta de espiritualidad general ahora tenemos que ser más espirituales. Esforcémonos. Estemos vigilantes; no permitamos que nuestra mente se perturbe con pensamientos tristes y nocivos sino tengamos siempre presente la mansedumbre y felicidad de los santos en medio de la tribulación. No deseemos que se haga nuestra voluntad. En estos días debemos pedir con especial fervor: ¡hágase Tu voluntad! Arrojémonos al fondo de estas palabras como a una muerte segura: ¡que sea sólo lo que Dios quiera!

    Me gusta

  3. Perdón, he detectado un par de errores en lo escrito antes:

    dije «hagamos ahora por no avergonzarlos luego» pero quise decir «…avergonzarnos…».

    Escribí también «injusta penitencia» cuando quise decir «justa penitancia»…

    De sobra sabemos que el Cielo no manda nada injusto; espero entonces que se lea todo con un granito de sal… Gracias.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s