ALL POSTS

EL MATRIMONIO INDISOLUBLE ES LEY DADA POR CRISTO


Extraído de un comentario en el texto original que sigue a esta introducción:

1. La única pregunta esencial de Amoris laetitia es ésta: si aprueba dar la comunión a los adúlteros y concubinarios conscientes y deliberados (desobedecen un mandamiento grave de Dios), pero también a los que tienen la culpa atenuada y disminuida e incluso a los que la tienen eximida.

La respuesta es sí: numeral 305 y su nota 351, como lo confirma la presentación oficial de Schönborn, ésta a su vez ratificada por Francisco: “…el Papa afirma, de manera humilde y simple, en una nota (351), que se puede dar también la ayuda de los sacramentos en caso de situaciones “irregulares…”.

A su vez, también se aprueba dar el perdón de los pecados sin conversión en la confesión y la extremaunción, así como su participación en los servicios eclesiales. Prueba: numerales 305 y nota 351, 297, 299 y 300.

2. La segunda pregunta esencial es si tales aprobaciones van contra verdades divinamente reveladas y de doctrina católica. Si la repuesta es sí, entonces estamos ante una herejía del Pontífice.

 

¿Las reglas de la Iglesia en relación al matrimonio son demasiado rígidas? ¿O son normas dadas por Cristo?

moralfamilia

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó. Dios los bendijo; y les dijo Dios: ‘Sed fecundos y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla […]’. Por eso abandonará el varón a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne’” (Gn 1, 27-28 2, 24). Desde la creación, Dios bendijo la unión entre el hombre y la mujer, de manera que una vez unidos ya no son dos, sino uno. Por esta necesidad ―casi diríamos ontológica―, desde la Antigüedad el matrimonio es siempre cercado por algún compromiso ritual dentro de reglas éticas y morales, sea entre paganos o entre judíos.

BuenPastor-2

Cristo lo sella con la obligatoriedad formal de la indisolubilidad, registrada sobre todo por Mateo, cuando narra una trampa que le querían tender los fariseos acerca del tema: “Se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: ‘¿Es lícito a un hombre repudiar a su mujer por cualquier motivo?’. Él les respondió: ‘¿No habéis leído que el Creador, en el principio, los creó hombre y mujer, y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne”? De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre’” (Mt 19, 3-6). Y aún les asevera “Por la dureza de vuestro corazón os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres; pero, al principio, no era así. Pero yo os digo que, si uno repudia a su mujer —no hablo de unión ilegítima— y se casa con otra, comete adulterio” (Mt 19, 8-9).

topic (2)..

De este modo, los cristianos, desde los primeros tiempos, se esfuerzan en vivir según su maestro y viven el matrimonio como signo de fe, como lo atesta uno de los más antiguos documentos del cristianismo primitivo: “Los cristianos no se distinguen de los demás hombres […]. Se casan como todos y engendran hijos, pero no abandonan a los nacidos. Ponen mesa común, pero no lecho. Viven en la carne, pero no viven según la carne” (Carta a Diogneto, n. 5). El actual rito del matrimonio, al confirmar el sacramento, en el consentimiento de entrega de los esposos, uno al otro, dice: “El Señor confirme el consentimiento que han manifestado delante de la Iglesia, y realice en vosotros lo que su bendición os promete. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido”. Es Dios quien los une por toda la vida. Por lo tanto, existe una moral familiar que debe ser seguida y amada.

Y si estas reglas son “demasiado rígidas”, hay que recordar que fueron dadas por el mismo Dios. No son “catalogadas o encerradas en afirmaciones” humanas. Evidentemente la Iglesia, en su misión pastoral, ayuda y guía aquellos que se encuentran en una situación irregular, pero toda y cualquier acción de los pastores debe ser en el sentido de una solución que no contraríe la Ley de Dios, apoyada en la verdad y en la coherencia entre la elección de vida y la fe que se profesa.

De Denzinger- Bergoglio

4 respuestas »

  1. Creo que el perdón siempre ha de existir, pero mayor tiene que ser la voluntad de aquellos que buscan el perdón real. Tampoco creo que sea valido jugar con el todo vale y tomarse a la ligera el matrimonio indisoluble. El hombre no se perdió por la mujer, ni la mujer por el hombre , sino por mediar con el diablo. El que quiera oír oiga. El santo dogma de Jesucristo es válido. Pienso que en esto no debería de modificarse nada respecto a la indisolubilidad del matrimonio por parte del Papa, y si respuesta ha de dar , el libre albedrio del ser puede ser lo que sea, y debe ser una cosa interna de cada hombre-mujer en consonancia con Dios. Todos los seres humanos estamos capacitados para desvelar las verdades, pero no a todos se les otorga, en ello es imprescindible buscar la voluntad y buscar a Cristo.
    Aunque no soy yo digno de pronunciar sino el espiritu.

    Me gusta

  2. Como estamos en un nuevo orden mundial farisaico y hemos regresado a las leyes de Moisés, el divorcio era permitido, hasta Christo y es lo que hicieron cada uno de los países, algunos primero y otros después.
    Y como la bestia va por más llegara un día y de hecho pasa, que un hombre que compre un hijo en un laboratorio, se lo llama madre y no lo es, y ni se les ocurra llamarlos varones porque seremos tildados de homofóbicos.

    Hay libertad de conciencia desde el vaticano segundo y más con la última del sr. Francisco, y es que cada país, es el que deberá decidir lo que hace o no al respecto, ya no hay en el vaticano el Vicario de Nuestro Señor (desde 1958) sino la conciencia personal.
    El matrimonio es entre un varón y una mujer y lo que Nuestro Señor une, no debe separase.

    Matrimonio es sagrado.

    Lo demás, como uniones civiles de un mismo o difierentes sexos,. nunca debieron llamarse matrimonios. Eso es una afrenta.
    Porque engañan a la personas y perjudican a la familia. Lo que más detesta la hydra, es la familia.
    Y como no desean solucionar los problemas por miedo a decir claramente la causa que condeno la Iglesia siempre, que es la demoníaca y maligna usura, es que desean internar a los niños, desde bebés en escuelas.Ni el degenerado marxs, su maligno dios, y sus crias soñaron que les sería tan facil.
    La Iglesia ha dado la posibilidad de nulidad, y con las pruebas correspondientes y a bajo costo seguramente (antes solamente la elite podia hacerlos ) es un paso para considerar caso, por caso.y que no se tome lo que es sagrado, como un juego.

    Al menos aquellos sodomitas que si tienen condena de Dios, no deberían aceptar usar palabras, que no los incluyen.No es atacando sacerdotes, o iglesias y hasta autoridades, que su conciencia queda limpia. Es Dios quien lo ordena. Pueden hacer lo que hemos visto que hacen, esas logias de degenerados, creyendo que con eso, serán librados del Juicio. Y no, es así..

    Los planes de la nueva educación, lo hicieron demonios de la marxista cultural, lucis trust , no se consulta más que hechiceros y ocultistas, pseudo ciencia, degenerados de siempre, y salen de las naciones unidas. con sus sucursales de derechos humanos. que intentan reemplazar los Diez Mandamientos de Dios y de la nueva y eterna alianza.

    Por bien, el Señor acortará los tiempos. y así sea.

    Me gusta

  3. EL DESPRECIO a recibir la Gracia Sacramental del Matrimonio es el pecado de fondo en «toda infidelidad» que hace naufragar el matrimonio.

    Este comienza con lo descrito por Nuestro Señor claramente: (Mt 19, 8-9) – primera parte de la oración – en el «repudiar» (desprecio) a la mujer – o al hombre, según sea el caso – se está repudiando la Gracia – algo por demás tan común realizado los mas variado motivos reales o ficticios en nuestros días – haciéndose pues la persona reo de pecado mortal lo que igual nos impide la plena comunión con el Sacramento de la Eucaristía.

    Pecado que por su naturaleza de desprecio a la Gracia Santificante que emana de Dios es por ende contra el Espíritu Santo; por lo cual se hace muy difícil – pues blinda – para el arrepentimiento; pero no imposible.

    Es paradójico y muy revelador que luego de la separación – el divorcio – que define, consolida y perpetua “ese desprecio” muchas personas; inician “después de perder años de su vida” una “nueva vida” y esta incluye una práctica – incoherente – de piedad que incluso llega a ser notoria – por pública – e intensa, tanto como inauténtica y que produce «escándalo»– buscando casi siempre «ocupar cargos» en la vida parroquial; como si fuera poco; según lo hemos visto y oído.

    Llegando en ciertos casos al extremo, como lo vemos ahora en muchas personas a “tomar nuevas nupcias” – “divorciados vueltos a casar” – y al vivir “nuevas realidades consideradas humanamente plenas” – ¿? – que Invocan y exigen a ese tenor ser atendidos por esa falsa misericordia que tan equivocadamente se predica ahora y gozar plenamente de la vida en comunión con la iglesia; transformándose de manera temeraria en jueces que: «administrando» la gracia – a su antojo – se erigen a sí mismos como dioses; – tal como lo afirmara la falsa promesa del demonio a nuestra madre Eva: “…y seréis como dioses” (Gn. 3, 5)

    Santa María, reina de la familia, ruega por nosotros

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s