ALL POSTS

LAS RAÍCES DE LA APOSTASÍA DE LA CONTRA- IGLESIA, SINAGOGA DE SATANÁS


LAS RAÍCES DE LA APOSTASÍA

Las raíces de la apostasía de la Iglesia explican al clero, cómo desde el Vaticano II, hasta el ídolo Pachamama la Esposa de Cristo fue convertida en la “Sinagoga de Satanás”. NO HAY VUELTA ATRÁS, no hay posibilidad de una vuelta atrás: ¡ el estribillo es siempre el mismo! 


Las
raíces de la apostasía de la Iglesia explicadas al clero.

 por  Francesco Lamendola

Haber perdido la brújula y haber caído en la apostasía, hasta las más graves y recientes aberraciones de herejía, blasfemia e idolatría en toda regla, con ídolos paganos entronizados en la iglesia más importante del cristianismo y un autodenominado papa  prestándole adoración, fue obra  principalmente del clero; los fieles después hicieron lo mismo, sin que hubiera ya pastores válidos para mostrarles el camino. Las responsabilidades del clero y de los laicos son, por lo tanto, diferentes: las de los primeros son mucho más serias; menos graves, pero no pequeñas, las de los últimos. Por lo tanto, es la cuestión estriba en comprender y explicar cómo el clero renegó, y aunque lo hizo gradualmente, poco a poco  para lograr que se desvaneciera su percepción a lo largo de aproximadamente dos generaciones, desde el Vaticano II hasta la fecha. No es suficiente decir que algunos teólogos modernistas lograron colarse en el Concilio para instrumentalizar su trabajo; No es suficiente cuestionar el espíritunde los padres del Concilio y su deseo genérico, pero sincero, de renovación, tal como  se ha entendido  durante mucho tiempo en la Iglesia. Tampoco es suficiente invocar la masonería, que habría  logrado colocar a sus hombres en los puntos clave de la jerarquía; o el sentimiento de culpa por lo que sucedió al pueblo judío veinte años antes; o las pistas ocultas y no descubiertas de los B’Na B’rit que contaban con muchos simpatizantes entre el episcopado católico.

 

¿Del Vaticano II al ídolo pagano Pachamama? No hay vuelta atrás: casualmente, ¡el estribillo es siempre el mismo!

Sin duda, todos estos han sido importantes factores contribuyentes, pero ninguno de ellos proporciona una explicación general y exhaustiva, que sea al mismo tiempo lo suficientemente persuasiva, porque cada explicación remite a una gran cuestión anterior a la respuesta. ¿Cómo es que los teólogos modernistas lograron influir en las producciones del Concilio de una manera tan decisiva, y no a escondidas, sino entrando por la puerta principal, invitados por ¿Juan XXIII? y llevados de la mano a  la asamblea, anulando la costumbre según la cual las decisiones de los obispos son lo primero, es decir, los pastores de las almas a quienes toca guardar la verdadera doctrina, y en segundo lugar escuchando la opinión de los teólogos, conocidos ya por inclinarse  a las lucubraciones solitarias al borde de la heterodoxia? ¿Y por qué la ansiedad sincera de la renovación de los padres podría transformarse tan fácilmente primero en ingenuidad y después en sometimiento a documentos claramente diferentes del Magisterio perenne ? ¿Cómo es que la masonería logró penetrar tan profundamente en la Iglesia hasta llegar a colocar  a sus hombres en puntos estratégicos de la jerarquía, aparentemente sin que nadie se diera cuenta?

 

El Concilio no fue la causa de la disolución de la Iglesia y su deslizamiento progresivo hacia la herejía y la apostasía, sino el acto final y más visible de esta disolución y deslizamiento: el mal ya se había propagado dentro de la Iglesia, y muy a fondo, mucho antes de la conclusión del pontificado de Pío XII!

 

¿Y de dónde vino el sentirse culpables ante el pueblo judío?, ya que: a) el clero católico, desde el papa hasta el último párroco, había hecho todo lo posible, durante la Segunda Guerra Mundial, para salvar al mayor número de judíos, retirándolos de la caza de las autoridades nazis, yb) todos los católicos, y el clero en particular, siempre han sabido que el antijudaísmo religioso no tiene nada que ver con el antisemitismo político o racial y que ningún sentimiento de culpa debería haberse  tenido, de acuerdo con el Magisterio, pues siempre se ha visto a los judíos como seres humanos a veces injustamente perseguidos, y por lo tanto merecedores de compasión y ayuda, pero también, desde un punto de vista religioso como seguidores de una falsa religión entre las religiones más falsas y más adversas a Cristo: para ser claros, quienes quisieron la muerte del divino Redentor , así como la de los primeros apóstoles, y que fomentó las persecuciones anticristianas del Imperio Romano, y luego durante siglos y siglos, a raíz de la enseñanza del Talmud no solo ha sido el enemigo del nombre de Cristo, sino que ha alimentado en sí misma un odio implacable contra todo lo que es cristiano y contra todo lo que no es judío, a pesar de que ocultó ese odio detrás de una cortina de aparente impaciencia y resignación. Más aún. ¿Cómo pudo suceder que los B’Nai B’rtith lograran ejercer un peso decisivo sobre los documentos decisivos del Concilio, desde Nostra aetate hasta Dignitatis humanae , introduciendo una nueva y fatal doctrina, que anuló la antigua: sobre la libertad religiosa? ¿Y cómo fue posible que esos caballeros encontraran tan pronta y benevolente bienvenida entre los padres del Concilio, como el cardenal Augustin Bea?, hasta el punto de que esos documentos se presentaron en cuatro manos, cuando en verdad se establecieron en un esquema inicial elaborado solo por judíos

 

El cardenal Augustin Bea, fotografiado aquí con el rabino Abraham Joshua Heschel durante la reunión de 1963 con la representación del Comité Judío Americano, fue uno de los protagonistas del Concilio Vaticano II, que realizó personalmente la redacción de la declaración Nostra aetate.

 

Estas son preguntas incómodas , porque se refieren sin cesar al problema subyacente: que el Concilio no fue la causa de la inclinación de la Iglesia y su progresivo deslizamiento hacia la herejía y la apostasía, sino el acto final y más visible de esta inclinación y de tal deslizamiento, y que, por lo tanto, el mal desgraciadamente ya estaba dentro de la Iglesia , y era muy profundo, mucho antes de la conclusión del pontificado de Pío XII. La inevitable conclusión de este ascenso a la causa raíz de la deriva apostática nos lleva a la cuestión fundamental de la relación entre la Iglesia y la modernidad. La civilización moderna nació en oposición y odio al cristianismo y especialmente al catolicismo: de hecho, el protestantismo puede ser considerado como el primer asalto de la modernidad contra la Iglesia y contra su enseñanza milenaria. A medida que la civilización moderna ha ganado espacio en las conciencias, y especialmente en las instituciones, la incompatibilidad fundamental entre esta y el catolicismo se ha vuelto cada vez más evidente. Y esto por la buena razón de que el cristianismo no es solo una religión, sino una visión profundamente humana del mundo , a la sombra de la cual los individuos, las familias, las comunidades y los estados pueden encontrar todo el alimento espiritual que necesitan para vivir y prosperar; mientras que la modernidad es inhumana y antihumana, porque coloca el dinero, el poder, la ciencia y la tecnología en la cima de sus valores y, por lo tanto, quiere imponer una visión antiespiritual, materialista e inmanentista, reemplazando la adoración debida a Dios, por el  culto al hombre , pero solo en palabras (porque en esencia es contra el hombre). Por  lo tanto, la religión y visión católica del mundo,  se convierte en un remanente del pasado, una superstición vacía. Después de todo, el alma de la modernidad, si queremos llamarla así (pero dudamos mucho de que tenga un alma) es el espíritu de rebelión contra Cristo y contra la Iglesia , siempre y cuando Ella siga siendo su fiel Esposa.

Nuevamente, cardenal Augustin Bea,:  ¿Cómo podría suceder que los B’Nai B’rtith lograran ejercer un peso decisivo en los documentos decisivos del Concilio,  desde Nostra aetate hasta Dignitatis humanae, introduciendo una nueva y mortal doctrina, que derrocó todo lo antiguo, introduciendo la libertad religiosa?

Si la Iglesia decide llegar a un acuerdo con el mundo, si da la bienvenida a grandes sectores de la cultura moderna, entonces comienza a estar menos ajena a la modernidad y se puede establecer un modus vivendi entre los dos , fundada, es más que evidente, en la traición sustancial de Evangelio. Porque un Evangelio endulzado ya no es el verdadero Evangelio de Jesucristo, sino solo una falsificación miserable; y falsificar el Evangelio no es algo que se acerque al Evangelio, sino algo que traiciona y niega el Evangelio, dado que la Palabra de Dios y la Fe en Jesucristo no son susceptibles de ajustes. El Dios cristiano es un Dios celoso, y los cristianos siempre lo han sabido; no por nada el primero y más importante de los Diez Mandamientos advierte: Yo soy el Señor tu Dios; no tendrás otro Dios más que yo . Y dado que la cultura moderna ensalza  la comodidad, la facilidad, la ventaja inmediata y todo lo que satisface los apetitos del ego, desde los más inocentes, cómo moverse más rápido para ir al trabajo, hasta los más perversos, como el capricho de una pareja de homosexuales de tener un “hijo”, mientras que el Evangelio exalta el sacrificio, el deber, la responsabilidad, además, por supuesto, del temor De Dios. Con el tiempo, muchos católicos se han cansado de la moralidad demasiado severa de su doctrina y han querido otorgarse al menos una parte de esos lujos y libertades falsas que distinguen la vida de las personas “modernas”. Sin embargo, no tenían la lealtad y la franqueza para decir: Basta ya, estamos cansados, queremos disfrutar la vida también, como todos los demás ; pero ellos actuaron con hipocresía y duplicidad, exigiendo que la Iglesia misma aceptara y reconociera su nueva orientación y sus nuevos hábitos.

San Pío X, el papa Sarto, autor de la encíclica “Pascendi” sólo èl había visto los peligros del modernismo. ¡No es casualidad que todas las ideas básicas del modernismo reaparecieron en el Vaticano II!

 

El Vaticano II fue la culminación de este proceso, que comenzó precisamente con Lutero y su elocuente  Pecca fortiter, et crede fortius, por lo que en algún momento el clero comenzó a cambiar la doctrina, pero con prudencia y con cierta habilidad. estafando y  vendiendo las nuevas ideas heréticas y hedonistas por un buen dinero, mientras que de hecho estaban traicionando dos mil años de historia de la Iglesia, la sangre de miles de mártires y, lo más importante, la enseñanza y el ejemplo vivido de Jesús el Cristo, quien en su vida terrenal ha sido todo menos complaciente con el mundo (si tu ojo te da un surco, quítatelo; si tu mano te escandaliza córtatela; y a cualquiera que escandalice a uno de estos pequeños, es mejor que se ate una piedra de molino alrededor de su cuello y se tire al mar: ¿Es suficiente?). El comienzo del siglo XX se puede indicar como el momento histórico en el que este proceso, que ya había comenzado durante algunos siglos, se manifestó casi abiertamente, en forma de modernismo. El papa Pío X vio el peligro y lo evaluó con toda su seriedad; la severidad de su respuesta, que todavía es reprochada por los historiadores no católicos y “católicos” del Vaticano II, surgió de una necesidad defensiva absoluta, porque sin ella la Iglesia se habría rendido a todas las falsas doctrinas contra las que había luchado durante casi dos mil años.

 

La estrategia del excomulgado Ernesto Buonaiuti fue !cambiar Roma con  Roma. Finalmente tuvo éxito, con la victoria de los enemigos de la verdadera Iglesia de Cristo!

 

Inmediatamente después de San Pío X, la Iglesia envainó la espada y los sucesivos papas aflojaron la guardia, pensando que después de Pascendi , no había nada más que agregar; pero habían subestimado la astucia y la paciencia del enemigo, que continuó conspirando mientras permanecía en el interior, de acuerdo con la estrategia indicada por Buonaiuti: cambiar Roma con Roma , y no luchando en contra de ella. No es casualidad que todas las ideas básicas del modernismo reaparezcan en el Concilio Vaticano II , fortalecidas, profundizadas, más descaradas con el propósito  de satisfacer los gustos del mundo y los de una iglesia que a su vez se estaba volviendo mundana; y no es casualidad que Roncalli haya sido un amigo cercano de Buonaiuti, y Montini fuera él mismo masón(así como también un sodomita). Incluso algunos obispos del Concilio, como Jacques Maritain , se dieron cuenta del error que habían cometido al abrir las puertas a una renovación que inmediatamente se estaba convirtiendo en una verdadera convulsión ; pero fue demasiado tarde. Ahora  las nuevas posiciones habían sido logradas, una vez por todas; No había vuelta atrás y la iglesia ya no era la misma de siempre, si no sólo en apariencia, ahora era una cosa nueva, al servicio de una nueva religión: relativista, indiferente, ecumenista, liberal, abierta al diálogo con religiones falsas y ansiosa, quién sabe por qué, de disculparse con todos ellos, pero especialmente con el judaísmo, así como con la cultura secular y atea, y esto justo cuando el secularismo y el ateísmo estaban a punto de dar el golpe final contra la verdadera Iglesia, con el divorcio, el aborto, eutanasia, uniones homosexuales, etc.

La civilización moderna nació en oposición y odio al cristianismo y especialmente al catolicismo: de hecho, el protestantismo puede considerarse como el primer asalto de la modernidad contra la Iglesia y sus enseñanzas milenarias.

Y para hacer irreversible el “punto de inflexión” conciliar, el estudio de Santo Tomás fue reemplazado en los seminarios por el de Karl Rahner : a partir de ese momento, la formación de sacerdotes se volvió irremediablemente modernista, es decir, herética y apostática. No es de extrañar que, desde mediados de la década de 1960, los sacerdotes y obispos ya no fueran católicos, sino modernistas: salieron de seminarios que ya no eran católicos, donde se estudiaron libros y no se difundían ya  ideas católicas, sino más bien anticatólicas. ¿Crees que exageramos? Bueno, hemos hablado,con varios sacerdotes y hemos sabido que incluso entonces los profesores alentaban ya a la profanación de lo sagrado, la burla de lo bueno y la parodia de la Tradición.

 

El jesuita Karl Rahner: fue el teólogo del “giro antropológico”.

 

Luego hay otro aspecto que merece ser subrayado, y que hace que la imagen sea más completa y la reconstrucción más convincente. En esos años, y lo observamos en persona, aunque desde afuera, los seminarios dieron la bienvenida a niños con marcadas tendencias homosexuales y con evidentes inclinaciones hacia la pedofilia y la ephebophilia, sin plantear ningún problema a nadie. ¿Los directores del seminario pretendieron no ver y no saber?El hecho es que, unos años después, al convertirse en sacerdotes, muchos de esos sujetos se convirtieron en acosadores y abusadores sexuales contra monaguillos y niños que asistían a los oratorios y universidades, a las colonias de verano organizadas a nivel parroquial y las peregrinaciones organizadas por las diócesis. El doloroso capítulo de la violencia y el abuso ejercido por el clero pedófilo ha recibido un gran aumento desde la introducción de sacerdotes moralmente indignos., que nunca deberían haberse convertido en tales, y que sin embargo han disfrutado de la protección y complicidad de sus superiores. Esto no solo creó un muro de indignación y resentimiento entre la Iglesia y las familias de los niños abusados ​​y violados, sino que también abrió una brecha en la distorsión y la falsificación de la doctrina, porque esos sacerdotes sodomitas comenzaron a querer cambiar el enseñanza de la iglesia sobre el pecado inmundo contra la naturaleza.

Desde el Vaticano II, hasta la ídolo Pachamama: ¿cómo se convirtió la Esposa  de Cristo en la “Sinagoga de Satanás”  cautiva de un poderoso “Lobby Gay” ? No hay vuelta atrás: casualmente, “el estribillo” es siempre el mismo.


Así se formó el poderoso lobby homosexual dentro de la Iglesia
, en el que hay obispos, arzobispos y cardenales, quienes, lejos de atar una piedra de molino alrededor de su cuello y arrojarse al mar, tienen un buen pretexto para admitir el vicio y eliminar la idea misma de pecado. El famoso ¿Quién soy yo para juzgar a un homosexual que sinceramente busca a Dios? , del autodenominado Papa Bergoglio, es la expresión abierta de esta sutil maniobra. Un verdadero papa, un verdadero sacerdote, habría dicho: estas personas deben ser respetadas y amadas en su humanidad, pero corregidas fraternalmente, y también severamente, en sus disturbios mentales, , y no simplemente “acompañadas” (¿hacia dónde, entonces?), El falso clero, seguidor de un falso cuidado pastoral.Tal es la misión del cristiano, tal es la razón de ser de la verdadera Iglesia. Una iglesia que no corrige al pecador, más bien lo justifica y lo alienta a perseverar en el pecado, ¿qué tipo de iglesia será? Ciertamente no la Esposa de Cristo, sino algo totalmente diferente, de hecho lo contrario: será la sinagoga de Satanás de la que habla San Pablo en sus Cartas . Y también es evidente porque hoy prevalece un clero falso que excusa y justifica el pecado: no desagradar al mundo, tener sus alabanzas. Pero Jesús no había dicho: ¿Serás perseguido por mi Nombre ?

14 de mayo de 2020

De Nuova Italia

 

 

 

PDF adjunto

3 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s