ALL POSTS

LA “IGLESIA” ESTÁ INFILTRADA POR LOS GLOBALISTAS


 

La Iglesia Católica está infiltrada por los globalistas, dice el arzobispo Carlo Maria Viganò

Hay un grupo de conspiradores que han trabajado y siguen trabajando en el corazón de la iglesia” para los intereses de la élite globalista, dijo el arzobispo Carlo Maria Vigano a “War Room”. Llamó a este grupo la iglesia profunda y explicó que su objetivo es demoler el papado y asegurar el poder.

“La mayoría de ellos son identificables, pero los más peligrosos son aquellos que no se exponen, aquellos a los que el periódico nunca menciona”, explicó Vigano en una entrevista (pdf) con Steve Bannon, anfitrión de “War Room”.

La iglesia profunda también ha cooperado con el “estado profundo” en Estados Unidos y sus contactos fueron facilitados en la década de 1990 por un excardenal estadounidense que llevaba a cabo misiones políticas en China en nombre de la administración de Estados Unidos, dijo Vigano, un exembajador del Vaticano en Estados Unidos. El estado profundo es un término que se usa para reflejar la creencia de que hay personas influyentes detrás de escena controlando la política del gobierno.

Vigano cree que el acuerdo sobre el nombramiento de obispos en China entre el Vaticano y el régimen chino que, en sus palabras, “privó a los católicos chinos de la indefectible defensa que el papado siempre había sido para ellos”, es un acto de complicidad de la iglesia profunda con el régimen comunista chino aliado al estado profundo global.

“Hasta el papado de Benedicto XVI, el papado no había hecho ningún acuerdo con la dictadura de Beijing, y el Pontífice Romano retenía el derecho exclusivo de nombrar obispos y regir el obispado”, continuó el arzobispo.

El Vaticano y China firmaron un acuerdo inédito en 2018 que otorgaba al régimen chino la autoridad para nombrar obispos y concedía al Papa el derecho a vetar sus nombramientos, según un informe de 2019 (pdf) de la Comisión Ejecutiva del Congreso de Estados Unidos sobre China. El acuerdo se prorrogó en octubre de 2020 por otros dos años.

“La dictadura del Partido Comunista Chino [PCCh] está aliada con el estado profundo global por un lado para que juntos puedan alcanzar las metas que tienen en común”. Por otro lado, los planes del estado profundo para el Gran Reinicio son una oportunidad para que el PCCh aumente el poder económico de China en el mundo, comenzando con la invasión de los mercados nacionales, dijo Vigano.

“China está llevando a cabo un plan nacional para restaurar la tiranía maoísta, que requiere la cancelación de las religiones (principalmente la católica), sustituyéndolas por una religión del Estado que definitivamente tiene muchos elementos en común con la religión universal deseada por la ideología globalista”, continuó Vigano.

“Nos encontramos ante una infame traición a la misión de la iglesia de Cristo, llevada a cabo por sus más altos dirigentes en abierto conflicto con los miembros de la jerarquía clandestina católica china que han permanecido fieles a nuestro señor y a su iglesia”, dijo Vigano.

Vigano elogió al cardenal Joseph Zen, el obispo emérito de Hong Kong, quien abogó en contra del acuerdo entre el Vaticano y China llamando al cardenal “un eminente confesor de la fe”.

Antes de la extensión del acuerdo, Zen viajó al Vaticano con planes de reunirse con el Papa para ponerlo al día sobre la situación en Hong Kong y la Iglesia Católica en China. Sin embargo, a Zen no se le concedió una audiencia con el Papa Francisco.

“La idea de llegar a acuerdos con Beijing es una locura”, dijo Zen al Daily Compass sobre el acuerdo entre el Vaticano y China. “Es como tratar de hacer un pacto con el diablo”.

Globalismo versus Nacionalismo

Vigano criticó a la Unión Europea por su reciente acuerdo de inversión comercial con el régimen comunista chino, conocido por las violaciones sistemáticas de los derechos humanos y la represión violenta de la disidencia. Como parte del acuerdo concluido a finales de diciembre, el régimen chino se comprometió a mejorar el acceso al mercado para los inversores de la UE.

En enero de 2017, en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos, Suiza, el secretario general del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, pronunció un discurso que fue elogiado por todos los asistentes, dijo Steve Bannon, exestratega jefe de la Casa Blanca y anfitrión de “War Room” a The Epoch Times.

La reunión de Davos es “la reunión más elitista de la comunidad financiera, política y cultural del mundo que existe”, dijo.

En su discurso, Xi destacó los proyectos de globalización y el papel de China como cabeza de línea de los mismos, viendo a otros países como “todo tipo de estados tributarios” y diciendo a la audiencia que los proyectos les permitirán “ganar más dinero que nunca”, dijo Bannon.

Sin embargo Xi previó un problema que podría obstaculizar esos proyectos: el nacionalismo populista, dijo Bannon. “Todas las masas que no están entrenadas o no son élites como [la audiencia] quieren tener voz y voto”, dijo Bannon, explicando el razonamiento de Xi.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump toma el juramento del cargo mientras su esposa Melania Trump sostiene la biblia y su hijo Barron Trump mira, en el Frente Oeste del Capitolio de Estados Unidos en Washington el 20 de enero de 2017. (Chip Somodevilla/Getty Images)
Tres días después, el presidente Donald Trump dio su famoso discurso de la carnicería estadounidense en su ceremonia inaugural. Su discurso fue en su esencia el concepto de una nación-estado soberana, “una defensa de la nación-estado, una nación-estado como una unidad, que el hombre puede obtener la mayor libertad en un mundo muy imperfecto, [el hombre] puede tener la mayor libertad posible”, dijo Bannon describiendo la visión de Trump presentada en el discurso como un proyecto nacionalista.

Cada persona que participa en la reunión anual del FEM en Davos sabe todo acerca de los campos de concentración para uigures, la persecución de los cristianos clandestinos, la sustracción forzada de órganos, la supresión de la iglesia católica clandestina, la supresión y la tortura de Falun Gong, y el movimiento de la democracia, y la situación en Hong Kong —tienen información completa sobre todo y no les importa, dijo.

El modelo de negocios chino se basa en el trabajo esclavo de la gente de China, que es mal pagado y obliga a trabajar horas increíbles en las fábricas, dijo Bannon.

“El trabajo esclavo de China va por todo el mundo como exportación y permite que los trabajadores del mundo, ya sea que estén en India, o en Europa Occidental o en Estados Unidos, nunca obtengan aumentos de sueldo. Este fue el milagro de Donald Trump para conseguir que los trabajadores obreros recibieran aumentos de sueldo”, dijo Bannon.

Estos dos discursos representan “dos formas diametralmente opuestas de organizar el mundo”. Una se basa en cientos de años de libertad tan imperfecta como ha sido, correcto, versus un totalitario”, dijo Bannon.

El Gran Reinicio

El Gran Reinicio (o Great Reset) es un concepto para pasar del “capitalismo de los accionistas” al “capitalismo de las partes interesadas”, utilizando los impuestos sobre la riqueza, la regulación y las políticas fiscales orientadas a la igualdad y la sostenibilidad, promoviendo resultados más equitativos y utilizando la Cuarta Revolución Industrial para abordar los desafíos sanitarios y sociales, explicó Klaus Schwab, fundador y presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial (FEM) en el sitio web de la organización.

“Ahora es el momento de un gran reinicio”, dijo Schwab, profesor de política empresarial de la Universidad de Ginebra y coautor del libro “The Great Reset”, anunciado en el sitio web del FEM en junio de 2020.

“Los cambios que ya hemos visto en respuesta al COVID-19 prueban que un reajuste de nuestros fundamentos económicos y sociales es posible”, dijo Schwab.

La Cuarta Revolución Industrial incorporará dispositivos móviles, con una potencia de procesamiento, capacidad de almacenamiento y acceso al conocimiento sin precedentes, para dar a los gobiernos “nuevos poderes tecnológicos para aumentar su control sobre las poblaciones, basados en sistemas de vigilancia omnipresentes y en la capacidad de controlar la infraestructura digital”, escribió Schwab.

También planteará desafíos a la privacidad de las personas porque el seguimiento y el intercambio de información sobre las personas es una parte crucial de la nueva conectividad, escribió Schwab. “Las revoluciones que están ocurriendo en la biotecnología y la Inteligencia Artificial (IA) … nos obligarán a redefinir nuestros límites morales y éticos”, añadió Schwab.

Los arquitectos del Great Reset utilizan los principales medios de comunicación como un aliado indispensable para hacer creer a la gente “que los cambios radicales que quieren imponer se han hecho necesarios por una pandemia, por el cambio climático y por el progreso tecnológico”, dijo Vigano.

Schwab escribió: “Debemos construir cimientos totalmente nuevos para nuestros sistemas económicos y sociales”, para hacer frente a las crisis causadas por la pandemia, el cambio climático y la crisis social.

“Todos debemos ser conscientes de cuánto odian los defensores del Nuevo Orden Mundial y el Gran Reinicio los valores inalienables de nuestra civilización greco-cristiana, como la religión, la familia, el respeto por la vida y los derechos inviolables de la persona humana, y la soberanía nacional”, dijo el arzobispo.

Alerta Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s