ALL POSTS

LAS MENTIRAS DE FRANCISCO, VICARIO DEL ANTICRISTO


Jorge en Babilonia …

Vicario del Anticristo: Cómo las mentiras interreligiosas de Francisco traicionan el Evangelio

El del medio tampoco es cristiano: es el apóstata Jorge Bergoglio, SJ

El sábado 6 de marzo de 2021 fue uno de los «momentos destacados» del viaje de tres días de Francisco a Irak . Reunido en la llanura de Ur, la ciudad en la que Dios llamó a Abram (ver Gén. 11:31), el jesuita apóstata argentino Jorge Bergoglio ( “Papa Francisco” ) habló a un grupo de clérigos de diferentes religiones y sectas en un llamado “ encuentro interreligioso ”. El escenario se colocó, literalmente, frente a las ruinas de lo que se cree que es la casa de Abraham, con el templo pagano conocido como el Zigurat de Ur asomándose detrás de él.

Aunque se suponía que el encuentro incluiría especialmente a “católicos”, judíos y musulmanes, ningún judío terminó participando, al parecer debido a la negativadel gobierno iraquí a permitir que una delegación judía de Israel ingresara al país. Piense en muros , no en puentes. Francisco no dijo una palabra sobre la ausencia de los esperados participantes judíos, tal vez para que no se perturbara la fraternal armonía del momento.

Durante el evento, el falso Papa no llevaba su zucchetto (la gorra blanca), lo que algunos han interpretado como una señal de deferencia hacia los musulmanes. Sin embargo, para ser justos, hay que señalar que ese día hacía bastante viento y es posible que simplemente pretendiera evitar que se lo llevara el viento.

Después de un himno inicial, la ceremonia está en el siguiente vídeo,

La ceremonia  comenzó con una lectura cantada del libro de Génesis acerca de que Abram fue llamado a salir de Ur para ir a la tierra prometida, Canaán. Luego siguió una lectura del “Sagrado Corán” , como se le llamó, en el que también se cantaba. “Alabado sea Allah” se escuchó mientras Francisco estaba cómodamente instalado en el escenario, siguiéndolo con interés.

Después de varios testimonios de miembros de diferentes religiones sobre vivir en paz y armonía, incluida una persona adherente del “mandeísmo” , fue el turno de Francisco para hablar. Cualquiera que esperara que él lanzara todo tipo de tonterías del mínimo común denominador naturalista, no se decepcionaría,, porque el falso Papa no dejó de cumplir:

El discurso estaba lleno de mentiras y medias verdades, blasfemia y herejía. Bergoglio hizo que todos se sintieran cómodos en su propia religión, y dio la impresión de que realmente no importa a qué religión pertenezcas porque Dios es de todos y sólo importa que creas en Él y te lleves bien con los demás. ¡Mentiroso!

Ahora procederemos a examinar críticamente algunas de las muchas mentiras en el discurso de Francisco.

Francisco, vicario de las mentiras

La primera oración del discurso de Francisco  incluye al menos una mentira directa. Hablando ante una audiencia interreligiosa, Francisco abre diciendo: «Este lugar bendito nos lleva de regreso a nuestros orígenes, a las fuentes de la obra de Dios, al nacimiento de nuestras religiones».

Se puede dudar de que Ur debería ser un lugar bendito , considerando que Dios llamó a Abram para que se alejara de él porque era un pozo negro de idolatría: “Vuestros padres habitaron en la antigüedad al otro lado del río, Thare, el padre de Abraham, y Nacor. y sirvieron a dioses extraños ”(Josué 24: 2; cf. Génesis 15: 7).

Sin embargo, lo que es definitivamente una mentira es la idea de que Ur es el lugar de nacimiento de “nuestras religiones”, por lo que el falso Papa quiere incluir al Islam y al judaísmo apóstata (talmúdico) y a cualquier otra persona que reconozca a Abraham como su Patriarca. El Islam no existió hasta el siglo VII d.C., cuando fue inventado por Mahoma (570-633) , que había nacido en La Meca. El judaísmo apóstata está esencialmente vinculado al rechazo de Jesucristo como el verdadero Mesías, por lo que la fecha más temprana posible a la que se podría vincular es el Viernes Santo, 33 d.C., cuando Caifás, el sumo sacerdote, definitivamente rechazó a Cristo (ver Mt 26: 63-66). ). Sí, Ur puede ser considerado, en un sentido amplio y vago, como la cuna del verdadero judaísmo del Antiguo Testamento, que finalmente dio lugar al catolicismo, es al menos discutible.

La segunda de las mentiras de Francisco se puede encontrar solamente en tres oraciones dichas más tarde. Hablando del llamamiento de Dios a Abram, el impostor papal declara: «Somos los frutos de ese llamamiento y de ese viaje». Por «nosotros», no lo olvidemos, está incluyendo a musulmanes y judíos talmúdicos. Aunque puede haber un vínculo físico con Abraham en aquellos musulmanes y judíos que realmente descienden de él, cualquier vínculo espiritual está completamente ausente en ellos y está presente solo en los miembros de la verdadera religión, es decir, en los católicos. Cuán crucial es esto se puede ver en Jn 6, 64: “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha” (cf. Gál 6,15; Col 3,11; Rom 4; 1 Cor 7,19).

También debemos recordar que nuestro Bendito Señor Jesucristo mismo descartó como insignificante y engañosa la afirmación veraz de los judíos de que eran, biológicamente, los hijos de Abraham:

sé que sois hijos de Abraham, pero procuráis matarme, porque mi palabra no tiene cabida en vosotros. Yo hablo lo que he visto con mi Padre, y tú haces lo que has visto con tu padre. Respondieron y le dijeron: Abraham es nuestro padre. Jesús les dijo: Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. Pero ahora buscas matarme a mí, un hombre que te he dicho la verdad que he oído de Dios. Este Abraham no lo hizo. Haces las obras de tu padre. Entonces le dijeron: No nacimos de la fornicación: tenemos un Padre, Dios. Entonces Jesús les dijo: Si Dios fuera vuestro Padre, ciertamente me amarías. Porque de Dios procedí y vine; porque no vine de mí mismo, sino que él me envió: ¿Por qué no conoces mi habla? Porque no puedes escuchar mi palabra. Eres de tu padre el diablo, y cumplirás los deseos de tu padre. Fue homicida desde el principio, y no se mantuvo firme en la verdad; porque la verdad no está en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y padre de mentira. En verdad, en verdad os digo: si alguno guarda mi palabra, no verá muerte para siempre. Entonces los judíos dijeron: Ahora sabemos que tienes un demonio. Abraham ha muerto, y los profetas; y dices: Si alguno guarda mi palabra, no gustará la muerte para siempre. ¿Eres tú más grande que nuestro padre Abraham, que ha muerto? y los profetas están muertos. ¿A quién te haces a ti mismo? Jesús respondió: Si me glorifico a mí mismo, mi gloria no es nada. Mi Padre es el que me glorifica, de quien decís que es vuestro Dios. Y tú no lo has conocido, pero yo lo conozco. Y si digo que no le conozco, seré como tú, un mentiroso. Pero lo conozco y cumplo su palabra. Abraham, tu padre, se regocijó de poder ver mi día; lo vio y se alegró.

(Juan 8: 37-44,51-56; cf. Jn 6:64)

 

 

En una encíclica escrita en 1919, el Papa Benedicto XV dice a un monje alemán: “No solo Dios es nuestro padre espiritual, sino también todos aquellos cuya sabiduría y ejemplo nos enseñan la verdad y nos despiertan a aferrarnos fuertemente a la fe. Abraham es llamado padre de todos los creyentes por su fe y obediencia que son ejemplo para todos… ”( Encíclica In Hac Tanta , n. 24).

A diferencia de nuestra era ecuménica e interreligiosa, el término «creyente» en los documentos católicos de épocas pasadas se refería exclusivamente a aquellos que poseen la fe verdadera, no simplemente a cualquiera que tenga una creencia religiosa. Por eso el Apóstol San Pablo llama explícitamente a los que no creen en el Evangelio «hijos de la incredulidad» (Ef 5, 6), sin excepción de los judíos apóstatas, diciendo a los romanos que «por su incredulidad fueron desgajados» (Rom. 11:20; cf. Mc 6, 6).

Abraham es solo el padre de todos los verdaderos creyentes, no el padre de todas las personas religiosas que lo reclaman como su patriarca.

Nuestro Bendito Señor es descendiente de Abraham (ver Mt 1: 1-16), y tomó nuestra naturaleza humana para “hacer a sus hermanos según la carne partícipes de la naturaleza divina, mediante la gracia santificante en el exilio de este mundo terrenal,  en el cielo por los gozos de la eterna bienaventuranza ”(Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis , n. 24). Por eso San Pablo dice a los Gálatas: “Porque todos sois hijos de Dios por la fe, en Cristo Jesús. Y si sois de Cristo, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa ”(Gal 3, 26,29).

Estas son verdades hermosas, pero, por supuesto, Francisco decidió no enunciar ninguna de ellas. En cambio, proclamó  la idea de que los mahometanos y los talmudistas tienen a Abraham por padre y son el fruto de la promesa de Dios. Una vez más, aprovechó la oportunidad para confirmar a los incrédulos en su incredulidad. Considere cuán odioso es esto a la luz de las divinas palabras del Salvador: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; pero el que no creyere, será condenado” (Mc 16,16). ¡Bergoglio es un criminal espiritual!

El «Papa» luego elabora su segunda mentira e introduce una tercera, diciendo:

Dios le pidió a Abraham que alzara los ojos al cielo y contara sus estrellas (cf. Gn 15, 5). En esas estrellas, vio la promesa de sus descendientes; nos vio. Hoy nosotros, judíos, cristianos y musulmanes, junto con nuestros hermanos y hermanas de otras religiones, honramos a nuestro padre Abraham haciendo lo que hizo: miramos al cielo y viajamos por la tierra .

(cursiva dada)

¡Apostasía! ¡Blasfemia!

¡Abraham obviamente no es honrado por aquellos que rehúsan aceptar al Redentor prometido de su simiente! Es precisamente su fe la que justificó a Abraham y que imitan sus verdaderos hijos (espirituales), según San Pablo: “Por tanto, es por fe, que hace que la gracia la promesa sea firme para toda la simiente; no sólo a lo que pertenece a la ley, sino también a lo que pertenece la fe de Abraham, el cual es el padre de todos nosotros ”(Rom 4:16).

Dios no llamó a Abraham a viajar por viajar. El objetivo de que Dios llamara a Abraham para que fuera el padre de un pueblo especialmente escogido fue que Dios de apartara un pueblo que lo revelaría y de quien finalmente vendría el Redentor: “Y una vara saldrá de la raíz de Isaí, y una flor brotará de su raíz ”(Is 11, 1); Es “Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham” (Mt 11, 1). En ese sentido, “la salvación es de los judíos” (Jn 4, 22).

Dejando a un lado las disposiciones subjetivas y las intenciones personales, «de las cuales sólo Dios es el Juez» (Papa San Pío X, Encíclica Pascendi, n. 3), es ridículo, blasfemo y herético que Francisco afirme que los judíos talmúdicos y los mahometanos son los verdaderos herederos de Abraham junto con los católicos. Al ser bautizados en Cristo las personas se convierten en la verdadera progenie de Abraham, independientemente de su ascendencia carnal: “Porque todos sois hijos de Dios por la fe, en Cristo Jesús. Porque todos los que han sido bautizados en Cristo, se han revestido de Cristo. No hay judío ni griego: no hay esclavo  ni libre: no hay hombre ni mujer. Porque todos sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de Cristo, entonces sois del linaje de Abraham, herederos según la promesa ”(Gal 3, 26-29). ¡No hay otra manera de ser un verdadero hijo de Abraham que ser católico!

El mismo Francisco lo sabe muy bien, como lo demostró apenas dos días después de regresar de Irak, cuando habló sobre su viaje durante su audiencia del miércoles, esta vez dirigiéndose a los católicos (bueno, los del Novus Ordos): “La esperanza de Abraham y la de sus descendientes , se cumple … en Jesús, el Hijo que Dios Padre no perdonó, sino que dio para la salvación de todos: con su muerte y resurrección abrió el camino a la tierra prometida, a esa nueva vida donde las lágrimas se secan, las heridas se curan , hermanos y hermanas son reconciliados ”( Audiencia general , 10 de marzo de 2021).

Sin embargo, ese definitivamente no es el mensaje que Francisco envió a su audiencia interreligiosa el sábado pasado en Ur. Por el contrario, estaba diciendo en voz alta y clara que hay diferentes formas de ser hijo de Abraham, no solo siendo cristiano, judío o musulmán, sino incluso siendo adherente “de otras religiones”. Como dijo el Papa San Pío X: “En efecto, los modernistas no niegan, sino que sostienen, algunos confusamente, otros francamente, que todas las religiones son verdaderas” ( Pascendi , n. 14).

El cielo falso de Francisco

En su discurso, Francisco estaba luchando mucho para llegar a algún tipo de mensaje «unificador», un mensaje que tenía que leer en el texto bíblico de alguna manera, en la historia del llamamiento de Abraham. Cuando se reunió con un imán musulmán para la firma del Documento sobre la Fraternidad Humana en los Emiratos Árabes Unidos hace dos años, Francisco se basó en la historia de Noé para idear una metáfora vergonzosa del «Arca de la Fraternidad» en la que supuestamente debemos todos entran . (Por supuesto, no se hizo mención del Arca de Salvación, que es la Iglesia).

Esta vez, Bergoglio tuvo que idear una metáfora que se relacione con Abraham y su llamado. Eligió las estrellas en el cielo que Dios le había pedido a Abram que mirara, lo que le permite hablar de «mirar al cielo», explotando así, por supuesto, una ambigüedad en la palabra «cielo», que también puede significar el paraíso.

Los Novus Ordos son bastante creativos con las imágenes que usan y las cosas que logran extraer de un texto. Mire lo que Francisco “encontró” en el pasaje de Génesis 15: 5, que simplemente dice: “Y lo sacó al exterior, y le dijo: Mira al cielo y cuenta las estrellas, si puedes. Y él le dijo: Así será tu descendencia ”. Esto es lo que hace el Papa impostor con él:

Miles de años después, cuando miramos hacia el mismo cielo, aparecen esas mismas estrellas. Iluminan las noches más oscuras porque brillan juntas . El cielo imparte así un mensaje de unidad: el Todopoderoso arriba nos invita a no separarnos nunca de nuestro prójimo. La alteridad de Dios nos dirige hacia los demás,hacia nuestros hermanos y hermanas. Sin embargo, si queremos preservar la fraternidad, no debemos perder de vista el cielo. Que nosotros, los descendientes de Abraham y los representantes de las diferentes religiones, sintamos que, sobre todo, tenemos este papel: ayudar a nuestros hermanos y hermanas a levantar la mirada y la oración al cielo. Todos necesitamos esto porque no somos autosuficientes. El hombre no es omnipotente; no podemos hacerlo por nuestra cuenta. Si excluimos a Dios, terminamos adorando las cosas de esta tierra. Los bienes mundanos, que llevan a tantas personas a despreocuparse de Dios y de los demás, no son la razón por la que viajamos por la tierra. Levantamos nuestros ojos al cielo para levantarnos de las profundidades de nuestra vanidad; servimos a Dios para liberarnos de la esclavitud de nuestro ego, porque Dios nos urge a amar. Esta es la verdadera religiosidad: adorar a Dios y amar al prójimo.

¡Blasfemia! ¡Lo que Bergoglio ha hecho aquí es absolutamente indignante!

Primero, sin entrar en el meollo de cada sílaba hablada, veamos el panorama general: ¿Qué mensaje está comunicando el falso Papa? Claramente, él está diciendo que todas las religiones, o al menos todas las religiones a las que se dirige, tienen una función o comisión divinamente designada; y que todas permiten el acceso a Dios y al cielo, es decir, a la comunidad de la salvación, más o menos por igual; y que debemos orar a Dios en nuestras respectivas religiones para que nos unamos en una hermandad común porque no podemos lograrlo sin la ayuda de Dios.

Bergoglio dice que todos tenemos “que ayudar a nuestros hermanos y hermanas a levantar los ojos y rezar al cielo”. Eso, en cierto sentido, es en verdad el mandato dibino cf. Mt 28, 19-20; Mc 16, 15-16), pero se dio exclusivamente a los católicos (verdaderos discípulos de Cristo), no a los judíos apóstatas ni a los musulmanes. , mucho menos a los paganos.

En su habitual estilo engañoso, Francisco señala que «si queremos preservar la fraternidad, no debemos perder de vista el cielo». Tomada en sí misma, esa declaración es totalmente ortodoxa y podría haber sido escrita por San Pío X. Sin embargo, el «cielo» al que se refiere Francisco es deliberadamente ambiguo porque tiene que hacerlo funcionar para judíos, musulmanes y otros también. . Naturalmente, no dice nada sobre el único camino al cielo, que no es por la fe en Abraham o por algún tipo de “viaje” sin sentido, sino por Jesucristo y Su Cuerpo Místico: “Jesús le dijo: Yo soy el camino y el la verdad y la vida . Nadie viene al Padre sino por mí ”(Jn 14, 6).

Asimismo, Francisco no menciona en absoluto el hecho de que no puede haber una elevación espiritual de los ojos al cielo sin la gracia sobrenatural, obtenida para nosotros por el Único Mediador: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador de Dios y de los hombres, el hombre Jesucristo: el cual se dio a sí mismo en redención por todos, dando testimonio a su debido tiempo ”(1 Timoteo 2: 5-6). El mismo Cristo les dijo a sus discípulos lo dependientes que son de Él: “Yo soy la vid; vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, ése da mucho fruto; porque sin mí nada podéis hacer” (Jn 15 : 5).

Además, probablemente ni siquiera sea necesario mencionarlo, pero Francisco se contradice una vez más. Predica un conjunto diferente de ideas a diferentes personas, dependiendo de cual sea su audiencia. Entonces, en la cita anterior, él habla de cómo necesitamos a Dios y no podemos «hacerlo» por nuestra cuenta, porque terminamos adorando a las criaturas cuando no adoramos al Creador, etc., y sin embargo, en otras ocasiones, él no tiene problema para decirle al mundo que los «buenos» ateos van al cielo .

Quizás ellos también adoren al “dios abrahámico” multirreligioso.

Blasfemias de Bergoglio

“Esta es la verdadera religiosidad”, dice Bergoglio, “adorar a Dios y amar al prójimo”. Pero omite notoriamente un detalle inconveniente pero crucial, a saber, el hecho de que “Dios es un espíritu; y los que lo adoran, deben adorarlo en espíritu y en verdad ”(Jn 4, 24). ¡Ese es un principio que rompe en pedazos todo el poliedro multirreligioso y multicolor de Francisco! La verdad religiosa objetiva no tiene lugar en el falso evangelio bergogliano.

¡Qué irónico y qué audaz! – ¡que al mismo tiempo que respalda a todas las religiones, el falso Papa advierte contra la presentación de “imágenes distorsionadas del Altísimo”! Pero, a menudo, esa es la mejor manera de ocultar las propias falacias: ocultándolas a la vista.

Habiendo blasfemado así del verdadero Dios, Francisco procede a denunciar … ¡la blasfemia! ¡Y no cualquier grado de blasfemia, sino el mayor grado posible ! ¿Puedes adivinar lo que tiene en mente? Él es bastante explícito al respecto: «… [L] a mayor blasfemia es profanar el nombre de [Dios] odiando a nuestros hermanos y hermanas». ¡Ahí está! Para Francisco, ¡no hay mayor blasfemia que odiar a los seres humanos!

Por supuesto, es en sí mismo una blasfemia decir tal cosa. Porque si bien es pecado odiar a los demás, no es una blasfemia , y ciertamente no es el tipo más grande: “La blasfemia es cualquier discurso o gesto que contenga desprecio o insulto a Dios. … La blasfemia puede tender directamente contra Dios, o sólo indirectamente, es decir, cuando se injuria a los santos o cosas sagradas ”(Rev. Heribert Jone, Moral Theology [Westminster, MD: The Newman Press, 1959], n. 190 I., p. 119).

La razón por la que Francisco considera que el odio al prójimo es una blasfemia es que es un naturalista y, para él, todo ser humano es sagrado por naturaleza. La razón por la que la considera la mayor blasfemia es que, en última instancia, adora al hombre como a Dios. El 1 de enero de 2020, Francisco había expresado el mismo tipo de error cuando afirmó: «Toda forma de violencia infligida a una mujer es una blasfemia contra Dios, que nació de una mujer».

Religión y terrorismo

El jesuita argentino prosigue: “La hostilidad, el extremismo y la violencia no nacen de un corazón religioso: son traiciones a la religión”. Observe cómo omite astutamente diferenciar entre religiones. Simplemente declara que esto es así para todas las religiones. ¿Qué prueba  da para hacer esta afirmación? Ninguna, por supuesto. Simplemente hace la afirmación, es lo que se llama «ipse dixit», e implica que, debido a que lo afirma de manera tan categórica, debe ser verdad y requiere el asentimiento de todos. Sin embargo, la simple verdad es, por supuesto: si la “hostilidad, el extremismo y la violencia” son una “traición” de la religión o no… depende de la religión .

En el discurso de Francisco, sin embargo, los hechos no importan, al menos no cuando se interponen en el camino de la ideología que se está impulsando. No es posible tener encuentros interreligiosos cuando tu propio mensaje es que no hay salvación fuera de tu religión, y cuando tienes que acusar a otros de enseñar doctrinas profanas, pervertidas y erróneas que llevan a las almas al infierno y justifican el odio y la violencia.

Francisco agregó: «Nosotros los creyentes no podemos guardar silencio cuando el terrorismo abusa de la religión …» Una vez más, no hay «nosotros los creyentes»; y si el terrorismo islámico es un abuso del Islam o su correcta interpretación e implementación, es al menos discutible, especialmente a la luz de las actividades de su fundador Mohammed. En cualquier caso, será de poco consuelo para los familiares sobrevivientes de las víctimas del terrorismo islámico saber que sus parientes fueron asesinados por terroristas que no practicaban el Islam «real».

Más mentiras bergoglianas

En este punto, claramente hemos perdido la cuenta de la cantidad de mentiras y blasfemias que Francisco ha divulgado en su discurso. Aquí vienen algunos más:

Amar y proteger los lugares santos, por tanto, es una necesidad existencial, en memoria de nuestro padre Abraham, que en varios lugares elevó al cielo altares del Señor (cf. Gn 12: 7,8; ​​13:18; 22: 9). ¡Que el gran Patriarca nos ayude a hacer de nuestros respectivos lugares sagrados oasis de paz y encuentro para todos! Por su fidelidad a Dios, Abraham se convirtió en una bendición para todos los pueblos (cf. Gn 12, 3); Que nuestra presencia aquí hoy, siguiendo sus pasos, sea un signo de bendición y esperanza para Irak, para el Medio Oriente y para el mundo entero. El cielo no se ha cansado de la tierra: ¡Dios ama a cada pueblo, a cada una de sus hijas e hijos! No nos cansemos nunca de mirar al cielo , de mirar esas mismas estrellas que, en su día, contempló nuestro padre Abraham.

Otra vez vemos la mezcla de las diferentes religiones, como si todas fueran iguales y Dios fuera el Fundador de todas. ¡Habla de blasfemia!

La verdad objetiva la tira por la ventana: en el discurso de Bergoglio, el subjetivismo reina por todo lo alto.. Abraham no es “nuestro” padre, es el padre espiritual solamente de los católicos, aunque obviamente eso no es lo que creen las otras religiones. Las mezquitas no son «lugares sagrados», aunque, por supuesto, los seguidores del Islam creen que lo son. La idea del santuario católico no es ser un “lugar de encuentro para todos”. El jesuita apóstata apela a la fidelidad de Abraham, pero en lugar de exhortar a judíos y musulmanes a imitarlo en esa fidelidad acogiendo el Evangelio (cf. Jn 8,56), espera una bendición sin que sean fieles.

La súplica de Francisco de continuar «mirando al cielo» es completamente vana ya que no tiene un contenido real.

Sin embargo, no se diga que Francisco no condenó la idolatría. De hecho, denunció “la idolatría del dinero, que nos encierra en nosotros mismos y crea abismos de desigualdad que envuelven a la humanidad”. Hubiera sido bueno, aunque muy poco característico del pseudo-papa argentino, decir algunas palabras contra la idolatría de adorar a dioses falsos , al menos en una nota al pie. Eso habría sido algo extremadamente abrahámico , ya que Dios llamó a Abram de la idólatra Ur, en donde ahora estaba reunida la variopinta tripulación de Bergoglio.

¿Paz sin el Príncipe de Paz?

Luego, Francisco comienza a enfocarse en la paz y cómo lograrla. Descuidando por completo el hecho de que «la preocupación por los intereses comunes o las afinidades de la naturaleza pesan muy poco contra las pasiones y los deseos salvajes del corazón» (Papa San Pío X, Carta Apostólica Notre Charge Apostolique), Francisco intenta obtener la paz sin gracia sobrenatural, sin el “Príncipe de paz” (Is 9, 6), que es el único que da la paz “no como el mundo la da” (Jn 14, 27).

Pero “la paz de Cristo … es la única paz verdadera”, exclamó el Papa Pío XI en su Encíclica Ubi Arcano (n. 37), y expuso cómo lograrla, concluyendo:

De estas consideraciones se desprende que la verdadera paz, la paz de Cristo, es imposible a menos que estemos dispuestos y dispuestos a aceptar los principios fundamentales del cristianismo , a menos que estemos dispuestos a observar las enseñanzas y obedecer la ley de Cristo, tanto en público como en vida privada. Si se hiciera esto, entonces la sociedad, colocada por fin sobre una base sólida, la Iglesia podría, en el ejercicio de su ministerio divinamente dado y por medio de la autoridad docente que resulta de ello, proteger todos los derechos de Dios [! ] sobre hombres y naciones.

Es posible resumir todo lo que hemos dicho en una palabra, «el Reino de Cristo». Porque Jesucristo reina sobre la mente de las personas por sus enseñanzas, en sus corazones por su amor, en la vida de cada uno por el vivir según su ley y la imitación de su ejemplo. Jesús reina sobre la familia cuando ésta, modelada según los santos ideales del sacramento del matrimonio instituido por Cristo, mantiene intacto su verdadero carácter de santuario. En tal santuario de amor, la autoridad paterna se modela según la autoridad de Dios, el Padre, de quien, de hecho, se origina y del que incluso recibe su nombre. (Efesios 3, 15) La obediencia de los niños imita la del Divino Niño de Nazaret, y toda la vida familiar está inspirada en los sagrados ideales de la Sagrada Familia. Finalmente,Jesucristo reina sobre la sociedad cuando los hombres reconocen y reverencian la soberanía de Cristo, cuando aceptan el origen divino y el control sobre todas las fuerzas sociales, reconocimiento que es la base del derecho de mandar para los que tienen autoridad y del deber de obedecer para los que son súbditos , deber que no puede sino ennoblecer a todos los que están a la altura de sus exigencias. Cristo reina donde se reconoce la posición en la sociedad que él mismo ha asignado a su Iglesiaporque otorgó a la Iglesia el estatus y la constitución de una sociedad que, en razón de los fines perfectos que debe alcanzar, debe considerarse suprema en su propia esfera; También la hizo depositaria e intérprete de sus divinas enseñanzas y, por consiguiente, maestra y guía de todas las demás sociedades, por supuesto, no en el sentido de que ella debiera abstraerse en lo más mínimo de su autoridad, cada una en su propia esfera. suprema, sino que realmente debe perfeccionar su autoridad, así como la gracia divina perfecciona la naturaleza humana, y debe brindarles la asistencia necesaria para que los hombres alcancen su verdadero fin final, la felicidad eterna , y por ese mismo hecho los haga los más merecedores y ciertos promotores de su felicidad aquí abajo.

Es, por tanto, un hecho que no se puede cuestionar que la verdadera paz de Cristo sólo puede existir en el Reino de Cristo – «la paz de Cristo en el Reino de Cristo». No es menos incuestionable que, al hacer todo lo posible para lograr el restablecimiento del reino de Cristo, estaremos trabajando de la manera más eficaz hacia una paz mundial duradera .

(Papa Pío XI, Encíclica Ubi Arcano , nn. 47-49; subrayado agregado).

A la luz de lo anterior, es fácil ver por qué la verdadera actividad misionera es tan importante, por qué durante dos milenios la Iglesia produjo innumerables hombres y mujeres santos que estuvieron dispuestos a dedicar toda su vida a la predicación del Evangelio a personas en tierras extranjeras. . Algunos de ellos incluso pagaron el precio máximo, incluso frente a las torturas más crueles, para convertir almas a Jesucristo y Su Santa Iglesia Católica. Ese es el amor que tenían por Dios y por sus semejantes: “Nadie tiene mayor amor que éste , que uno ponga su vida por sus amigos” (Jn 15,13).

Todo eso se tiró por la ventana con el Concilio Vaticano II (1962-65) . La libertad religiosa y los llamados «derechos del hombre» fueron entronizados en lugar del Reinado Soberano de Cristo y los derechos de Dios. La evangelización dio paso a un “diálogo” interminable; los lazos de la caridad sobrenatural fueron descuidados en aras de una “fraternidad” masónica. La actividad misionera se convirtió más en una cuestión de construir casas y plantar árboles que de llevar el Evangelio sobrenatural a las almas para que fueran regeneradas en gracia santificante a una eternidad bendita y para la gloria de Dios.

La búsqueda de la paz de Francisco por medio de la fraternidad naturalista está destinada al fracaso, ya que la gracia de Dios es necesaria para vencer el pecado y nuestra inclinación inherente al pecado (concupiscencia).

«Ellos» y «Nosotros»

Al vender su noción de paz sin Cristo, el falso Papa argumenta: “No habrá paz mientras veamos a los demás como ellos sin ser de nosotros . No habrá paz mientras nuestras alianzas sean contra otros, porque las alianzas de unos contra otros solamente  aumentan las divisiones. Así está la la música para el oído naturalista; sin embargo, es veneno para el alma, como atestigua San Pablo:

No llevéis el yugo con los incrédulos. Porque ¿qué participación tiene la justicia con la injusticia? ¿O qué compañerismo tiene la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia tiene Cristo con Belial? ¿ O qué parte tiene el fiel con el incrédulo ? ¿Y qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque eres el templo del Dios viviente; como dice Dios: Habitaré en ellos y caminaré entre ellos; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por tanto, salid de en medio de ellos y apartaos, dice el Señor , y no toquéis lo inmundo. Y yo os recibiré; y seré un padre para ti; y seréis mis hijos e hijas , dice el Señor Todopoderoso.

(2 Corintios 6: 14-18)

¿Podría haber un respaldo divino más fuerte de una mentalidad de nosotros contra ellos que éste?

El verdadero Evangelio nos enseña que los hijos fieles de Dios se separan del mundo: “La religión limpia y sin mancha delante de Dios el Padre, es esta: visitar a los huérfanos y a las viudas en su tribulación, y guardarse sin mancha de este mundo ”(Santiago 1:27); “Si alguno viene a vosotros y no trae esta doctrina, no le recibáis en casa ni le digáis: Dios os proteja” (2 Jn 10).

Ya en el Antiguo Pacto, Dios separó al Pueblo Elegido del resto de las naciones. En la Nueva Alianza, todavía hay un Pueblo Elegido, pero ya no se basa en un vínculo físico con Abraham sino espiritual, a través de Cristo: “No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer. Porque todos sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de Cristo, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa ”(Gálatas 3: 28-29).

Nuestro mismo Bendito Señor enseñó directamente una doctrina de nosotros contra ellos : “Porque vine a poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, ya la nuera contra su suegra. Y los enemigos del hombre serán los de su casa ”(Mt 10, 35-36); “El que no está conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama” (Mt 12:30). Claramente, una fraternidad natural no es el bien supremo, ¡tiene que ceder a las exigencias del Evangelio!

El escenario definitivo de nosotros contra ellos en la Sagrada Escritura es, por supuesto, el Juicio General al final de los tiempos, cuando Jesucristo separará las ovejas de las cabras:

Y cuando el Hijo del Hombre venga en su majestad, y todos los ángeles con él, entonces se sentará en el asiento de su majestad. Y todas las naciones se juntarán delante de él, y él las separará unas de otras, como el pastor separa las ovejas de las cabras; y pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda.

(Mateo 25: 31-33; vea también Apoc 20:15)

Por tanto, el asunto está espantosamente claro: Bergoglio está predicando un evangelio falso, diametralmente opuesto a la Revelación Divina. ¡Realmente está preparando el camino para el Anticristo!

Por supuesto, una separación absoluta y total de todos los incrédulos no es posible, porque “de otra manera, sería necesario salir de este mundo” (1 Co 5:10); pero tampoco es necesario. La teología moral católica tradicional nos da la orientación adecuada sobre esto, pero los detalles no son de interés aquí. Basta señalar el principio general, a saber, que existen

comunicaciones con incrédulos que fácilmente pueden corromper la fe, siendo menos peligrosa la comunicación en asuntos que no son religiosos y más peligrosa la comunicación en asuntos religiosos. (a) La comunicación civil o no religiosa es la asociación con no católicos en asuntos seculares, como negocios, vida social, educación, política. (b) La comunicación religiosa es la asociación con no católicos en servicios sagrados o adoración divina.

(Rev. John A. McHugh y Rev. Charles J. Callan, Moral Theology , vol. 1 [Nueva York, NY: Joseph F. Wagner, 1958], n. 882. Disponible electrónicamente aquí ) .

¡Y sin embargo, Francisco predica las relaciones fraternales no solo en asuntos no religiosos sino también en los religiosos !

En el sentido de que simplemente está siguiendo, por supuesto, a sus falsos predecesores papales, especialmente a  Juan Pablo II (r. 1978-2005) , quien enseñó que no solo debe haber un acercamiento con los protestantes sino también un «acercamiento con los representantes». de las religiones no cristianas, actividad que se expresa a través del diálogo, los contactos, la oración en común , la investigación de los tesoros de la espiritualidad humana, en la que, como bien sabemos, tampoco faltan los miembros de estas religiones ”( Encíclica Redemptor Hominis , n. 6; subrayado añadido).

Sí, «San» Juan Pablo enseñó que se puede y se debe orar no sólo con los protestantes, que al menos creen en la Santísima Trinidad, ¡sino incluso con los «no cristianos»! Eso, señoras y señores, es la religión del Vaticano II – eso no el catolicismo romano. Es algo  que es un gran peligro para la fe y que debe evitarse, algo que  no puede volverse loable y necesario de repente!

La verdadera profecía se encuentra con el falso profeta

A medida que avanzamos en el texto del discurso de Bergoglio, nos encontramos con otra mentira: “Una antigua profecía dice que los pueblos ‘convertirán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas’ ( Is 2: 4). Esta profecía no se ha cumplido; al contrario, espadas y lanzas se han convertido en proyectiles y bombas ”, afirma el jesuita argentino. ¿Pero es eso cierto? ¿Realmente el mundo sigue esperando el cumplimiento de la profecía de Isaías, a pesar de que el Príncipe de Paz llegó hace 2.000 años?

No exactamente. La clave para entender Isaías 2: 4, que se repite en Micheas 4: 3, radica en darse cuenta de que la profecía no predice una paz terrenal sino la paz espiritual de la gracia santificante y una conciencia limpia que solo se puede encontrar dentro de la Iglesia Católica. :

Ninguna época feliz de desarme universal y confianza mutua ha aparecido jamás literalmente en las páginas de la historia. Pero la profecía no habla de bienes materiales. La promesa del Nuevo Testamento es la vida eterna y las bendiciones espirituales que la conducen. Y, de hecho, la Iglesia está en gozosa y tranquila posesión de la verdad infalible que ningún error puede poner en peligro, y de las gracias santificantes que ni ministros indignos pueden impedir ni agotar la fragilidad humana. Así, en la indefectible santidad de la Iglesia de Cristo, cada cristiano encuentra esa paz celestial que el mundo no puede dar ni quitar.

(Dom Bernard Orchard, OSB, ed., Un comentario católico sobre las Sagradas Escrituras  [Londres: Thomas Nelson and Sons, 1953], n. 535b, p. 674)

Así que una vez más Francisco se revela naturalista, y sus comentarios posteriores sólo confirman esto: “¿De dónde, entonces, puede comenzar el camino de la paz? De la decisión de no tener enemigos. Cualquiera que tenga el valor de mirar las estrellas, cualquiera que crea en Dios, no tiene enemigos con los que luchar «.

Ésta es la espiritualidad típica de las tarjetas de felicitación de Bergoglio. Note que el impostor papal no se refiere a la gracia de Dios como el punto de partida necesario para la paz. ¿Y cómo podría hacerlo, considerando que se dirige a una audiencia multirreligiosa?

¿No contra nadie sino para todos?

Francisco  continúa, produciendo más bromuros estúpidos:

Solo tiene un enemigo al que enfrentarse, un enemigo que está a la puerta del corazón y llama para entrar. Ese enemigo es el odio . Mientras unos tratan de tener enemigos más que de ser amigos, mientras muchos buscan su propio beneficio a expensas de los demás, los que miran las estrellas de la promesa, los que siguen los caminos de Dios, no pueden estar contra alguien, sino por todos. .

(cursiva dada)

Si bien el odio genuino es ciertamente un pecado mortal, y el pecado es el mayor enemigo del hombre, simplemente no se sigue que nunca podamos estar “en contra” de alguien, ya que la mera oposición no equivale, ni siquiera tiene que implicar, odio . La oposición es una cosa; odio a otro. La oposición puede surgir del odio, pero también puede surgir de la caridad :

La caridad es una virtud sobrenatural que nos induce a amar a Dios sobre todas las cosas ya nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor a Dios. Por lo tanto, según Dios, debemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, y esto no solo de cualquier manera, sino por amor a Dios y en obediencia a su ley. Y ahora, ¿qué es amar? Amare est velle bonum , responde el filósofo. «Amar es desear el bien a aquel a quien amamos». ¿A quién nos manda la caridad desear el bien? Al prójimo, es decir, no sólo a este o aquel hombre, sino a todos. ¿Qué es ese bien que desea el verdadero amor? Primero que todo el bien sobrenatural, luego los bienes del orden natural que no sean incompatibles con él. Todo esto está incluido en la frase «por el amor de Dios».

Se sigue por tanto, que podemos amar a nuestro prójimo cuando le desagrada, cuando le oponemos , cuando le causa algún daño material, e incluso, en determinadas ocasiones, cuando le priva de la vida; En resumen, todo se reduce a esto: ya sea en el caso en que lo desagrade, nos opongamos o lo humillemos, es o no por su propio bien, o por el bien de alguien cuyos derechos son superiores a los suyos, o simplemente por el bien de él. mayor servicio de Dios.

Si se demuestra que al desagradar u ofender a nuestro prójimo actuamos por su bien, es evidente que lo amamos, incluso cuando nos oponemos o contrariamos a él . No obstante, el médico que cauteriza a su paciente o le corta la extremidad gangrenosa puede amarlo. Cuando corregimos a los malvados restringiéndolos o castigándolos, no obstante los amamos. Esto es caridad y caridad perfecta.

(Rev. Felix Sarda y Salvany, Liberalism is a Sin , traducción de Condé B. Pallen [Rockford, IL: TAN Books, 1993], págs. 92-993; cursiva dada; subrayado agregado. El original en español fue publicado en 1886 , y la traducción al inglés se publicó por primera vez en 1899 con el título ¿Qué es el liberalismo? El texto completo en inglés está disponible en línea aquí .)

Otra prueba de la realidad de la ridícula idea de Francisco de que los verdaderos creyentes nunca pueden oponerse a nadie es la que presenta el Papa León XIII:

Permítanos entonces mostrarle la masonería como un enemigo de Dios, la Iglesia y el país . Reconózcanlo como tal de una vez por todas, y con todas las armas que la razón, la conciencia y la fe pongan en sus manos, defiéndanse de tan orgulloso enemigo . Que nadie se deje engañar por su apariencia atractiva ni se deje seducir por sus promesas; no te dejes seducir por sus tentaciones ni te asustes por sus amenazas. Recuerde que el cristianismo y la masonería son esencialmente irreconciliables, de modo que unirse uno es divorciarse del otro . Ya no podéis ignorar tal incompatibilidad entre católicos y masones, hijos amados: habéis sido advertidos abiertamente por Nuestros predecesores, y hemos repetido en voz alta la advertencia.

(Papa León XIII, Encíclica Custodi Di Quella Fede , n. 10; subrayado añadido).

¡La verdad católica real de un Papa católico real es tan refrescante!

El antipapa jesuita sigue parloteando un poco, pero podemos detenernos aquí.

«¿Quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo?»

En general, podemos decir que el discurso de Francisco a los “Hijos de Abraham” en Ur estuvo lleno hasta el borde de mentiras. Así, en su discurso se puede encontrar un extraño paralelismo con el de los judíos que discutían con Cristo precisamente acerca de ser hijos de Abraham. La acusación de nuestro Bendito Señor contra los judíos resuena en nuestros días como un testimonio contra Bergoglio y sus correligionarios: “Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. Si eres de tu padre el diablo, harás los deseos de tu padre.. Él fue  homicida desde el principio, y no se mantuvo firme en la verdad; porque la verdad no está en él. Cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso y padre de mentira ”(Jn 8: 39,44).

San Juan que escribió el cuarto Evangelio es el mismo San Juan que escribió las tres epístolas canónicas que llevan su nombre, en la primera de las cuales no se anda con rodeos con los  mentirosos que niegan al Hijo de Dios: “¿Quién es un mentiroso, sino  el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el Anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, también tiene al Padre ”(1 Jn 2, 22-23).

¿Hubo una confesión de Jesucristo, de Dios Hijo, en el encuentro interreligioso de Ur? Difícilmente. Más bien, la reunión culminó con una blasfema llamada «Oración de los hijos de Abraham» que fue recitada por otro orador, dirigida a «nuestro Creador». Es blasfema  porque es tan genérico que niega, con su silencio, varias verdades de la Fe, especialmente la de la Santísima Trinidad, y no se ofrece en el Nombre de Jesucristo, el Único Mediador. Eso es crucial, ya que el único camino al Padre es a través de Su Hijo: “Jesús le dijo: Yo soy el camino , la verdady la vida . Nadie viene al Padre sino por mí ”(Jn 14, 6).

No hay duda de que Francisco está liderando la Gran Apostasía y que estamos en tiempos apocalípticos. “Anticristo” no es un término demasiado fuerte para describir los eventos que hemos estado presenciando. La Gran Mentira que se está vendiendo ahora es que hay varias “religiones abrahámicas” legítimas, todas las cuales creen y adoran al mismo Dios verdadero. De hecho, ya se está planificando la construcción de una “casa familiar abrahámica” . Pero “el que no conoce [la] Trinidad no conoce la naturaleza de la Deidad”, el gran exégeta p. Cornelius a Lapide (1567-1637) observa, y agrega que “si quitas una persona, eliminas por completo la Deidad” ( El Gran Comentario: Epístolas de San Juan , p. 117).

Una vez que la Gran Mentira esté firmemente establecida en los corazones y las mentes de los hombres, será rápido y fácil descartar las diferencias doctrinales entre estas «religiones abrahámicas» como nada más que accidentales, meras bagatelas que no debemos dejar que se interpongan en el camino de la la unidad esencial y metafísica de estas religiones. ¡Si esa no es la última disolución del Evangelio…. “Y todo espíritu que disuelve a Jesús, no es de Dios; y este es el Anticristo, de quien habéis oído que viene, y ya está en el mundo” (1 Jn 4, 3).

La religión del mínimo denominador común

Es obvio que el “Papa” Francisco está dispuesto a sacrificar la verdad divinamente revelada – y así crucificar a Cristo de nuevo – por un bien meramente temporal. Está dispuesto a sacrificar la doctrina sobrenatural de la Iglesia en aras de una fraternidad natural.

El sufrimiento humano, incluso la guerra, no es el mayor mal. El mayor mal es el pecado, y hay que temerlo sobre todas las cosas, porque lleva a la condenación eterna: “Y yo os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después no tienen más que hacer. Pero yo os mostraré a quién debéis temer; temáis a aquel que, después de haber matado, tiene poder para echar en el infierno. Sí, os lo digo: temedle ”(Lc 12, 4-5).

Por tanto, no debería sorprender que Bergoglio pusiera la hermandad natural por encima del Evangelio. ¡Claramente, su primera lealtad es a la hermandad humana más que a la verdad revelada de Dios! ¡Está poniendo al hombre por encima de Dios! Por desgracia, ese ha sido el camino de la Iglesia del Vaticano II desde la década de 1960.

La predicación del mínimo común denominador de Francisco es una pendiente resbaladiza. ¿Dónde termina? Bien, ¿cuál es el mínimo común denominador posible ? Claramente, es la humanidad de todo individuo  Eso es algo que todos tenemos en común, y es lo único que tenemos en común necesariamente . Por lo tanto, 55 años después del Vaticano II, ahí es donde están ahora: han llegado al nivel de mera humanidad , y están convirtiendo eso en una religión propia. Sin duda será la religión del Anticristo, ¡siendo el epítome del naturalismo!

Cuando en 1910 el Papa San Pío X condenó el movimiento sillonista francés, Su Santidad criticó su “noción de Fraternidad que encontraban en el amor al interés común o, más allá de todas las filosofías y religiones, en la mera noción de humanidad, abrazándose así con un Igual amor y tolerancia a todos los seres humanos y sus miserias, ya sean intelectuales, morales o físicas y temporales ”( Carta Apostólica Notre Charge Apostolique ).

Si bien es cierto que todos los humanos comparten la misma humanidad y son verdaderamente, en última instancia, hermanos y hermanas biológicos, el Papa Pío X señaló que los católicos no pueden simplemente dejar a sus semejantes en la oscuridad de sus errores:

Pero la doctrina católica nos dice que el deber primordial de la caridad no radica en la tolerancia de ideas falsas, por sinceras que sean, ni en la indiferencia teórica o práctica hacia los errores y vicios en los que vemos hundidos a nuestros hermanos , sino en la celo por su mejora intelectual y moral, así como por su bienestar material. La doctrina católica nos dice además que el amor por nuestro prójimo fluye de nuestro amor por Dios, que es Padre de todos y meta de toda la familia humana ; y en Jesucristo, cuyos miembros somos, hasta el punto de que al hacer el bien a los demás, le estamos haciendo bien al mismo Jesucristo. Cualquier otro tipo de amor es pura ilusión, estéril y fugaz.

De hecho, tenemos la experiencia humana de las sociedades paganas y seculares de épocas pasadas para mostrar que la preocupación por los intereses comunes o las afinidades de la naturaleza pesan muy poco contra las pasiones y los deseos salvajes del corazón. No, Venerables Hermanos, no hay verdadera fraternidad fuera de la caridad cristiana . A través del amor de Dios y de su Hijo Jesucristo, nuestro Salvador, la caridad cristiana abraza a todos los hombres, consuela a todos y conduce a todos a la misma fe y a la misma felicidad celestial .

Separando la fraternidad de la caridad cristiana así entendida, la democracia, lejos de ser un progreso, significaría un retroceso desastroso para la civilización. Si, como deseamos de todo corazón, la culminación más alta posible de bienestar para la sociedad y sus miembros se alcanza a través de la fraternidad o, como también se le llama, la solidaridad universal, todas las mentes deben estar unidas en el conocimiento de la Verdad, todas las voluntades unidas en moralidad, y todos los corazones en el amor de Dios y de Su Hijo Jesucristo . Pero esta unión sólo es alcanzable por la caridad católica , y por eso la caridad católica por sí sola puede conducir al pueblo en la marcha del progreso hacia la civilización ideal.

(Papa San Pío X, Carta Apostólica Notre Charge Apostolique ; subrayado agregado

¡Claramente, San Pío X no toleraba la fraternidad al estilo Bergoglio!

La falsa fraternidad predicada por Francisco tiene un objetivo meramente terrenal: la convivencia pacífica de los miembros de todas las religiones a través de la libertad, la igualdad, y la fraternidad. Por el contrario, la genuina fraternidad cristiana que predica la verdadera Iglesia Católica tiene un objetivo terrenal pero, lo que es más importante, también sobrenatural : que todos los hombres se unan pacíficamente no solo en su humanidad sino en la verdadera religión, sometiéndose al dulce yugo Cristo (cf. Mt 11, 30) y su Iglesia, “columna y baluarte de la verdad” (1 Tim 3, 15), para que a través de la fe, la esperanza y la caridad sobrenaturales, ayudados por la gracia de Dios, puedan caminar hacia una eternidad bendita en la Visión Beatífica.

Por eso San Máximo el Confesor escribió que “la paternidad de Cristo es más grande que la de la sangre, porque la fraternidad de la sangre toca sólo la figura del cuerpo; la fraternidad de Cristo, sin embargo, transmite unanimidad de corazón y espíritu, como está escrito: Uno era el corazón y uno el espíritu de la multitud de los creyentes ”(citado en el Papa León XIII, Encíclica Reputantibus , n. 5).

La paz en la tierra es obviamente algo bueno y muy que desear; pero mira a qué precio intenta Francisco obtenerlo: al precio de predicar un evangelio falso (cf. Gá 1, 8-9), un anti-evangelio que les dice a judíos y musulmanes que pueden ser salvos en sus respectivas religiones, que Dios respalda sus religiones (¡ recuerden la herejía de Abu Dhabi! ), que Dios les ha encomendado la tarea de ayudar a “nuestros hermanos y hermanas a levantar los ojos y las oraciones al cielo”. ¡Son tantas mentiras del padre de las mentiras!

 

Conclusión 

Era muy apropiado que las travesuras interreligiosas de Francisco tuvieran lugar en Ur, parte de la antigua Babilonia. Recuerde a la ramera descrita en el libro del Apocalipsis (Apocalipsis), también conocida como la «Ramera de Babilonia». En la Sagrada Escritura, la fornicación se usa a menudo como una forma de hablar de la idolatría, por ser infiel al pacto con Dios:

Y [el ángel] me llevó en espíritu al desierto. Y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata, llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. Y la mujer estaba vestida en derredor de púrpura y escarlata, y dorada de oro, y piedras preciosas y perlas, y tenía una copa de oro en la mano, llena de la abominación y la inmundicia de su fornicación. Y en su frente estaba escrito un nombre: Un misterio; Babilonia la grande, madre de fornicaciones y abominaciones de la tierra. Y vi a la mujer ebria de la sangre de los santos y de la sangre de los mártires de Jesús. Y me pregunté, cuando la vi, con gran admiración.

(Apoc 17: 3-6)

Cómo alguien puede creer todavía que este apóstata blasfemo Bergoglio es la cabeza de la Iglesia Católica y el Vicario de Cristo, desafía todo entendimiento. “Ay de mí si no predico el evangelio”, dijo San Pablo a los Corintios (1 Co 9,16). En lugar de predicar el Evangelio de Jesucristo, Francisco predica a Abraham y, además, una versión muy distorsionada del santo patriarca.

Los católicos genuinos, por el contrario, «predican a Cristo crucificado, a los judíos en verdad tropiezo, ya los gentiles locura» (1 Co 1:23) porque «no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres en el que podamos ser salvos» (Hechos 4:12).

De. Novus Ordo Watch

[Algunos Énfasis propios en negrita]

2 respuestas »

  1. El heresiarca BerGOGlio no es el vicario del anticristo sino el ANTICRISTO en persona como todos los que han usurpado la Sede de San Pedro, especialmente desde RONCALLI / JUAN XXIII.
    Todos estos usurpadores llevan cuernos similares a los del CORDERO, es decir, de Cristo, pero hablan como el dragón de la tentación de Eva y de las tentaciones de Cristo por Satanás.

    Me gusta

  2. No es irónico que Bergoglio advierta contra las “imágenes distorsionadas del Altísimo” en su mensaje blasfemo y herético para promover la herejía del indiferentismo religioso, puesto que la finalidad de Bergoglio es atacar precisamente la doctrina tradicional de la Iglesia católica y presentarla como falsa como una imagen distorsionada de Dios. Bergoglio es capaz de acusar a los apóstoles, a los santos a los papas canonizados por la Iglesia y a cualquier fiel católico de promover ´una imagen distorsionada de Dios´ que no se ajusta con su falso dios.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s