ALL POSTS

¿LA FALSA IGLESIA DEL VATICANO II GOZA DE LA PROMESA DE SU DURACIÓN HASTA EL FIN DEL MUNDO?


[Este post es una magnífica refutación de la afirmación que se oye con frecuencia, sobre todo en comentarios, acerca de la promesa divina de que las Puertas ​ del Infierno, o del Hades en el evangelio original, que es, como se sabe la región de los muertos, nunca prevalecerán sobre la Iglesia de Cristo.La opinión generalizada del significado de la expresión “Puertas del infierno” es precisamente las herejías. Es falso que la indefectibilidad de la Iglesia se refiera exclusivamente a la duración en el tiempo hasta el final del mundo.Por otra parte ¿que se adelantaría con que la Iglesia durase hasta el fin del mundo si no hubiera conservado la Fe, y por lo mismo hubiese dejado de ser la Iglesia de Cristo? ¿De que serviría esto en orden a la salvación de los fieles, si ella no les pudiera transmitir la Fe católica o el Depósito de la Fe, o lo que es peor les transmitiera un cúmulo de herejías, como es el caso actual de la Iglesia del Vaticano II?
Además, se piensa muy poco, al afirmar lo dicho, en que la Iglesia judaica gozaba de las mismas promesas de perdurabilidad, simbolizada en Sión cuya existencia seria, bajo juramento,eterna como la del tromo de David.

Nuestro Señor citando el salmo afirmó que la piedra que rechazaron los constructores (o sea Él mismo) sería en adelante la piedra angular de la Nueva Iglesia, que en realidad era la misma Iglesia del Antiguo Testamento, sólo que ahora después de abandonar el organismo humano de las autoridades del Templo. Precisamente éste es el mensaje del Tercer Secreto de Fátima en el que Nuestra Señora es vista por la vidente señalando con la mano el anterior enigmático texto, como si anunciara un nuevo modo de existir de la Iglesia, que en perfecto paralelismo con la Iglesia judaica, sería sustentada solamente por los pocos que conservasen la Fe católica, y que forman la Iglesia de la Fe, como había dicho San Atanasio: Vosotros tenéis lis templos, nosotros tenemos la Fe, aunque seamos un puñado de hombres y mujeres.

Las puertas del infierno no prevalecerán… ¿Qué significa?

El siguiente artículo es de Melentije Dobošar. La traducción es nuestra, por lo que pueden ver el original aquí. Cualquier corrección es bienvenida.

Independientemente del hecho de que la Iglesia esté gobernada por obispos ecumenistas y sergianistas, y en particular el Patriarcado de Belgrado se encuentra imbuído del espíritu de apostasía desde hace décadas, sin ningún indicio o aspiración de que tal situación mejorará, podemos afirmar con toda seguridad de que la Iglesia sigue siendo la Iglesia.

Los seguidores de esta opinión encuentran apoyo en las palabras del Señor: “Edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Mt 16,18). Es decir, cualquier herejía o apostasía que se haga metástasis en la Iglesia, nunca podrá ser superada, nunca podrá convertirse en una Iglesia falsa porque se cumple con la promesa del Señor de que la Iglesia es invencible.

Los Santos Padres son unánimes en su opinión de que esta promesa de Cristo no se refiere a la Iglesia como institución, sino a la Iglesia como “columna y baluarte de la verdad“. Es decir, a la verdadera confesión de fe que Pedro expresó con las palabras: “¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!“.

Por lo tanto, contrariamente a la afirmación de que la Verdad está allí donde está la iglesia institucional, histórica, externamente visible, a la que pertenecen los templos históricos y las masas, independientemente de su herejía y apostasía, la posición de los Santos Padres es que la Iglesia está donde está la Verdad.

Veamos lo que dicen los padres espirituales modernos sobre esto:

Escuche, ¿qué está diciendo – dicen algunos – de qué tipo de caída de la Iglesia podemos hablar, cuando tenemos una promesa tan explícita de Cristo: edificaré mi iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella (Mat. . 16:18)? ” Absolutamente cierto, las palabras de Cristo son indiscutibles. Sin embargo, de alguna manera se pasa por alto que el marco de la Iglesia no se menciona aquí, que las “puertas del infierno” no superarán. No se dice qué Iglesia será: Constantinopla, Serbia, Búlgara o nuestra Iglesia Rusa en el Extranjero, o alguna otra; simplemente se dice “Iglesia”, es decir, que hasta el fin del mundo y la Segunda Venida de Cristo, la verdadera Iglesia no desaparecerá de la faz de la tierra, sino que existirá.

La iglesia permanecerá, con todas las promesas que le pertenecen y con la plenitud de la gracia, aunque solo quede un obispo con un pequeño número de creyentes en ella.

Todos los demás serán “sacudidos” y “caerán”, serán “vencidos por las puertas del infierno”, sin importar el hecho de que continuarán llamándose a sí mismos “la iglesia“.[1]

Con la Iglesia, la lucha feroz no es por la vida, sino por la muerte, la libran las “puertas del infierno”, las fuerzas más elegidas del infierno, con la intención de destruirlo o despersonalizarlo, para hacerlo, según Cristo el Salvador mismo), y cómo se volvería incapaz de cumplir su propósito supremo: salvar las almas humanas para la vida eterna.

Para muchos ya es obvio que es imposible simplemente destruir la Iglesia: las sangrientas persecuciones de tantos siglos, incluidas las últimas persecuciones de nuestro tiempo, no han logrado nada. Es por eso que las “puertas del infierno” han cambiado abruptamente de táctica en nuestro época. Ellos ven no sólo separar a los fieles del camino de la salvación guiado por la Iglesia de Cristo, sino crear su propia “Iglesia de Cristo” y convertir sólo el Cuerpo de Cristo en una organización “ecuménica”, para preparar la venida de su elegido – Anticristo.[2]

Entonces solo queda la apariencia de la Iglesia, pero no su espíritu.

¿Y cómo es posible, vuelven a preguntar, si el mismo Cristo prometió que la puerta del infierno no se resistiría a ella?

Desafortunadamente, muchas personas malinterpretan y malinterpretan estas palabras, y en nuestro tiempo se utilizan con frecuencia y con malicia.

La no resistencia de las “puertas del infierno” a la Iglesia y su infalibilidad están íntimamente relacionadas: pertenecen a toda la Iglesia de Cristo, y no a ninguna parte especial, por muy numerosa que sea, ni mucho más, a ciertas personas, incluso sacerdotes, obispos y patriarcas.

La historia centenaria de la Iglesia atestigua los frecuentes casos en que los más grandes jerarcas y toda la comunidad cristiana se apartaron de la verdadera fe de Cristo.

Las palabras de Cristo sobre la Iglesia de que ni siquiera las puertas del infierno podrán con ella significan exclusivamente que la Verdadera Iglesia de Cristo no desaparecerá de la faz de la tierra hasta el final de este siglo y hasta la Segunda Venida de Cristo, pero eso no excluir la apariencia de una iglesia mentirosa en la sociedad cristiana, que sólo tiene la apariencia externa de la Iglesia, pero está privada de su Espíritu: la “iglesia” de aquellos que, en lugar de Cristo, han adorado y servido al anticristo.

La verdadera Iglesia de Cristo se conservará en la tierra incluso cuando al menos un obispo permanezca en ella (porque sin un obispo no hay Iglesia), con solo unos pocos sacerdotes y cristianos fieles.

La característica principal de la verdad de la Iglesia de Cristo es – guardar la Verdad, porque la Iglesia lo es; en palabras del gran Apóstol de los gentiles, “columna y baluarte de la verdad” (1 Ti. 3:15).[3]

De lo anterior, queda claro que la promesa de la invencibilidad de la Iglesia no se aplica a la Iglesia que ha sido vencida por las enseñanzas heréticas y el espíritu de apostasía. Por el contrario, tal Iglesia se convierte en una iglesia de engañadores o una iglesia falsa que, aunque todavía se llama a sí misma la Iglesia y conserva la forma externa de la Iglesia, se ve privada de su Espíritu debido a la traición de la Verdad. Y no solo eso, tal iglesia económica se convierte en una parte orgánica de la comunidad “ecuménica”, una religión globalizada cuya cabeza no es Cristo, sino el mismo anticristo gobernante.


Notas

[1] El Arzobispo de Averky cita, explica y complementa a San Ignacio Brianchaninov, “When So Obljutavi”, True Orthodoxy and Modern Peace, Jordanville, 1971.

[2] Hieromonk Seraphim Rose, “El Camino Real, Verdadera Ortodoxia en una Era de Apostasía”, La Palabra Ortodoxa, no. 5, 1976.

[3] Arzobispo Averkije Jordanvilski, “La Iglesia de Cristo, – El pilar y la confirmación de la verdad”, Verdadera ortodoxia y paz moderna, Jordanville, 1971.

De Sursum Corda

2 replies »

  1. Que Iglesia ??la que se armo Constantino con todo lo que tenia a mano ..incluidas las barbaridades de los babilonicos..persas ,,otomanos y demas..alla por el año 315 ????.

    Me gusta

  2. Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s