ALL POSTS

PÍO XII SOBRE LOS LÍMITES DE LOS TRATAMIENTOS MÉDICOS


El 14 de septiembre de 1952, el Papa Pío XII pronunció un discurso en el Primer Congreso Internacional de Histopatología del Sistema Nervioso.

En él, el Santo Padre habla a científicos y médicos sobre los límites morales de la investigación y el tratamiento médicos, específicamente con respecto a los nuevos métodos, procedimientos y tecnologías que se están probando. El Papa Pío también aborda la cuestión de qué derechos tiene el paciente sobre su propio cuerpo y psique, qué derechos tiene el médico sobre el paciente y, quizás lo más importante de todo, qué derechos tiene la autoridad pública legítima sobre los individuos en vista de la situación común y también qué derechos no tiene.

Al contrario de lo que pueda decir sobre este tema el falso Papa que actualmente ocupa los edificios del Vaticano con sus lacayos, en el Papa Pío XII escuchamos a un Papa verdadero , un verdadero Vicario de Cristo, hablar con la voz de San Pedro, que necesariamente se hace eco de la del Buen Pastor (cf. Jn 10, 27; Lc 10, 16; Mt 16, 19).

Como enseñó su predecesor, el Papa Pío XI, “una característica de todos los verdaderos seguidores de Cristo es dejarse guiar y conducir en todas las cosas que afectan a la fe o la moral por la Santa Iglesia de Dios a través de su Supremo Pastor Romano Pontífice, guiado él mismo por Jesucristo Nuestro Señor ”( Encíclica Casti Connubii , n. 104).

Podemos estar seguros, entonces, de que las palabras del Papa Pío XII son una guía confiable y segura para todos los cristianos hacia una vida verdaderamente moral.

El texto completo del discurso de Pío XII al congreso científico está disponible en inglés aquí .

A continuación, simplemente reproducimos aquellos pasajes que creemos que son los más relevantes para la situación actual en el mundo. Los números de los párrafos corresponden a los números dados en el texto original. Las cursivas se reproducen como en el original. Se ha añadido subrayado.

Papa Pío XII Los límites morales de la investigación y el tratamiento médicos

14 de septiembre de 1952

2. No esperen que analicemos las cuestiones médicas que le preocupan. Esos son dominio ajeno a mí. Durante los últimos tiempos ha habido una visión general del vasto campo de investigación y trabajo propios de la ciencia. Ahora bien, en respuesta al deseo que ustedes mismos han expresado, queremos llamar su atención sobre los límites de este campo, no los límites de las posibilidades médicas, del conocimiento médico teórico y práctico, sino los límites de los derechos y deberes morales. Queremos ser el intérprete de la conciencia moral del investigador, del especialista y del practicante y del hombre y cristiano que sigue el mismo camino.

5. Para justificar la moralidad de nuevos procedimientos, nuevos intentos y métodos de investigación y tratamiento médico, deben tenerse en cuenta tres principios fundamentales:
1) Los intereses de la ciencia médica.
2) Los intereses del paciente individual a tratar.
3) Los intereses de la comunidad, el “bonum commune” [bien común].

8. Pero esto no significa que todos los métodos, o un solo método, obtenido por la investigación científica y técnica ofrezca todas las garantías morales. Tampoco significa, además, que todo método se vuelva lícito porque aumenta y profundiza nuestro conocimiento. A veces sucede que un método no puede usarse sin lesionar los derechos de los demás o sin violar alguna regla moral de valor absoluto. En tal caso, aunque uno contempla y persigue acertadamente el aumento del conocimiento, moralmente el método no es admisible. ¿Por que no? Porque la ciencia no es el valor más elevado,aquello a lo que todos los demás órdenes de valores —o en el mismo orden de valor, todos los valores particulares— deberían subordinarse. La ciencia misma, por tanto, así como sus investigaciones y adquisiciones, deben insertarse en el orden de los valores. Aquí hay límites bien definidos que incluso la ciencia médica no puede transgredir sin violar reglas morales superiores. Las relaciones confidenciales entre médico y paciente, el derecho personal del paciente a la vida de su cuerpo y alma en su integridad psíquica y moral son solo algunos de los muchos valores superiores al interés científico. Este punto se hará más obvio a medida que avancemos.

12. En primer lugar, hay que suponer que, como persona privada, el médico no puede tomar ninguna medida ni intentar ningún curso de acción sin el consentimiento del paciente . El médico no tiene otros derechos o poder sobre el paciente que los que éste le otorga, explícita o implícita y tácitamente. Por su parte, el paciente no puede conferir derechos que no posee . En esta discusión, el punto decisivo es la licitud moral del derecho que tiene un paciente a disponer de sí mismo [= tomar decisiones sobre sí mismo]. Aquí está el límite moral de la acción del médico tomada con el consentimiento del paciente.
13. En cuanto al paciente, no es dueño absoluto de sí mismo, de su cuerpo o de su alma. Por tanto, no puede disponer libremente de sí mismo como le plazca. Incluso la razón por la que actúa no es en sí misma ni suficiente ni determinante. El paciente está ligado a la teleología inmanente que le impone la naturaleza. Tiene el derecho de uso, limitado por la finalidad natural, de las facultades y poderes de su naturaleza humana. Debido a que es un usuario y no un propietario, no tiene poder ilimitado para destruir o mutilar su cuerpo y sus funciones.Sin embargo, en virtud del principio de totalidad, en virtud de su derecho a utilizar los servicios de su organismo en su conjunto, el paciente puede permitir que partes individuales sean destruidas o mutiladas cuando y en la medida necesaria para el bien de su ser como entero. Puede hacerlo para asegurar la existencia de su ser y para evitar o, naturalmente, para reparar daños graves y duraderos que de otro modo no pueden evitarse ni repararse.
14. El paciente, entonces, no tiene derecho a involucrar su integridad física o psíquica en experimentos o investigaciones médicas cuando estos conlleven serios daños, mutilaciones, heridas o peligros.
15. Además, en el ejercicio de su derecho a disponer de sí mismo, de sus facultades y de sus órganos, el individuo debe observar la jerarquía de los órdenes de valores – o dentro de un único orden de valores, la jerarquía de derechos particulares – en la medida en que las reglas de exigencia moral. Así, por ejemplo, un hombre no puede realizar sobre sí mismo o permitir que los médicos realicen actos de naturaleza física o somática que sin duda alivien pesadas cargas o enfermedades físicas o psíquicas, pero que provocan al mismo tiempo la abolición permanente o la disminución considerable y duradera de la salud. su libertad, es decir, de su personalidad humana en su función típica y característica. Tal acto degrada a un hombre al nivel de un ser que reacciona solo a reflejos adquiridos o a una automatización viviente. La ley moral no permite tal inversión de valores.

18. Hasta ahora hemos hablado directamente del paciente, no del médico. Hemos explicado en qué punto el derecho personal del paciente a disponer de sí mismo, de su mente, de su cuerpo, de sus facultades, órganos y funciones, encuentra un límite moral. Pero al mismo tiempo hemos respondido a la pregunta: ¿Dónde encuentra el médico un límite moral en la investigación y el uso de nuevos métodos y procedimientos en beneficio de los “intereses del paciente”? El límite es el mismo que para el paciente. Es aquello que está fijado por el juicio de la razón sana, que está fijado por las exigencias de la ley moral natural., que se deduce de la teleología natural inscrita en los seres y de la escala de valores expresada por la naturaleza de las cosas. El límite es el mismo para el médico que para el paciente porque, como ya hemos dicho, el médico como particular dispone sólo de los derechos que le otorga el paciente y porque el paciente sólo puede dar lo que él mismo posee.
19. Lo que aquí decimos debe extenderse a los representantes legales de la persona incapaz de cuidar de sí misma y de sus asuntos : los niños menores de edad, los débiles mentales y los locos. Estos representantes legales, autorizados por decisión privada o por autoridad pública, no tienen otros derechos sobre el cuerpo y la vida de quienes representan que los que tendrían ellos mismos si fueran capaces. Y tienen esos derechos en la misma medida. Por lo tanto, no pueden autorizar al médico a deshacerse de ellos fuera de esos límites.

22. Sin embargo, por tercera vez volvemos a la pregunta: ¿Existe algún límite moral a los “intereses médicos de la comunidad” en contenido o extensión? ¿Hay “plenos poderes” sobre el hombre vivo en cada caso médico grave? ¿Levanta barreras que todavía son válidas en interés de la ciencia o del individuo? O dicho de otra manera:¿Puede la autoridad pública, sobre la que descansa la responsabilidad del bien común, otorgar al médico la facultad de experimentar con el individuo en interés de la ciencia y la comunidad para descubrir y probar nuevos métodos y procedimientos cuando estos experimentos transgredan el derecho de la sociedad? individuo para disponer de sí mismo? En interés de la comunidad, ¿puede la autoridad pública realmente limitar o incluso suprimir el derecho del individuo sobre su cuerpo y su vida, su integridad física y psíquica?
23. Para prevenir una objeción, asumimos que se trata de una investigación seria, de esfuerzos honestos para promover la teoría y la práctica de la medicina , no de una maniobra que sirva de pretexto científico para enmascarar otros fines y alcanzarlos impunemente.
24. Con respecto a estas preguntas, muchas personas han opinado y siguen opinando hoy que la respuesta debe ser afirmativa. Para dar peso a su afirmación, citan el hecho de que el individuo está subordinado a la comunidad, que el bien del individuo debe ceder el paso al bien común y ser sacrificado por él. Añaden que el sacrificio de un individuo con fines de investigación e investigación científica beneficia al individuo a largo plazo.
25. Los grandes juicios de la posguerra [es decir, después de la Segunda Guerra Mundial] sacaron a la luz un número aterrador de documentos que testificaban el sacrificio del individuo en beneficio de los “intereses médicos de la comunidad”. En las actas de estos juicios se encuentran testimonios e informes que muestran cómo, con el consentimiento y, en ocasiones, incluso bajo el orden formal de la autoridad pública, ciertos centros de investigación exigieron sistemáticamente ser dotados de personas de campos de concentración para sus experimentos médicos. Uno descubre cómo fueron entregados a tales centros, tantos hombres, tantas mujeres, muchos para un experimento, otros para otro. Existen informes sobre la realización y los resultados de dichos experimentos, de los síntomas subjetivos y objetivos observados durante las diferentes fases de los experimentos. Uno no puede leer estos informes sin sentir una profunda compasión por las víctimas, muchas de las cuales fueron a la muerte, y sin asustarse por tal aberración de la mente y el corazón humanos. Pero también podemos agregar que los responsables de estos hechos atroces no hicieron más que responder afirmativamente a la pregunta que hemos hecho y aceptar las consecuencias prácticas de su afirmación.
26. En este punto, ¿el interés del individuo está subordinado a los intereses médicos de la comunidad, o hay aquí una transgresión, quizás de buena fe, contra las exigencias más elementales de la ley natural, una transgresión que no permite la investigación médica?

28. En los casos antes mencionados, en la medida en que la justificación moral de los experimentos descansa en el mandato de la autoridad pública, y por tanto en la subordinación del individuo a la comunidad, del bienestar del individuo al bienestar común, se basa en una explicación errónea de este principio. Cabe señalar que, en su ser personal, el hombre no está finalmente ordenado a ser útil a la sociedad. Al contrario, la comunidad existe para el hombre.
29. La comunidad es el gran medio destinado por la naturaleza y Dios para regular el intercambio de necesidades mutuas y ayudar a cada hombre a desarrollar plenamente su personalidad de acuerdo con sus capacidades individuales y sociales. Considerada como un todo, la comunidad no es una unidad física que subsista en sí misma y sus miembros individuales no son parte integral de ella. Considerado en su conjunto, el organismo físico de los seres vivos, de las plantas, de los animales o del hombre, tiene una unidad que subsiste en sí mismo. Cada uno de los miembros, por ejemplo, la mano, el pie, el corazón, el ojo, es parte integrante destinada por todo su ser a insertarse en todo el organismo. Fuera del organismo no tiene, por su propia naturaleza, ningún sentido, ninguna finalidad. Está totalmente absorbido por la totalidad del organismo al que está adherido.
30. En la comunidad moral y en todo organismo de carácter puramente moral, es una historia completamente diferente. Aquí el todo no tiene unidad que subsista en sí mismo, sino una simple unidad de finalidad y acción. En la comunidad los individuos son meros colaboradores e instrumentos para la realización del fin común.
31. ¿Qué resultados en lo que respecta al organismo físico? El amo y usuario de este organismo, que posee una unidad subsistente, puede disponer directa e inmediatamente de las partes integrantes, miembros y órganos dentro del alcance de su finalidad natural. También puede intervenir, tantas veces como y en la medida que el bien del conjunto lo exija, para paralizar, destruir, mutilar y separar a los miembros. Pero, por el contrario, cuando el todo tiene sólo una unidad de finalidad y acción, su jefe -en el caso que nos ocupa, la autoridad pública- tiene indudablemente la autoridad directa y el derecho de exigir las actividades de las partes, pero en ningún caso. caso puede disponer de su ser físico. De hecho, todo intento directo sobre su esencia constituye un abuso del poder de la autoridad .
32. Ahora bien, los experimentos médicos – el tema que estamos discutiendo aquí – afectan inmediata y directamente al ser físico, ya sea del conjunto o de los varios órganos, del organismo humano. Pero, en virtud del principio que hemos citado, la autoridad pública no tiene poder en esta esfera. Por tanto, no puede transmitirlo a investigadores y médicos.Sin embargo, del Estado el médico debe recibir autorización cuando actúa sobre el organismo del individuo en beneficio de los “intereses de la comunidad”. Pues entonces no actúa como un particular, sino como un mandatario del poder público. Este último, sin embargo, no puede transmitir un derecho que no posee, salvo en el caso ya mencionado cuando actúa como suplente, como representante legal de un menor mientras éste no pueda tomar sus propias decisiones, de una persona. de mente débil o de loco.
33. Incluso cuando se trata de la ejecución de un condenado, el Estado no dispone del derecho a la vida del individuo. En este caso queda reservado al poder público privar al condenado del disfrute de la vida en expiación de su delito cuando, por su delito, ya se haya deshecho de su derecho a vivir.
36. Nuestro plan era llamar vuestra atención sobre ciertos principios de la deontología que definen los límites y confines de la investigación y la experimentación con respecto a los nuevos métodos médicos para ser aplicados inmediatamente a los hombres vivos.
37. En el dominio de su ciencia, es una ley obvia que la aplicación de nuevos métodos a los hombres vivos debe estar precedida por la investigación sobre cadáveres o el modelo de estudio y experimentación en animales . A veces, sin embargo, este procedimiento resulta imposible, insuficiente o no factible desde un punto de vista práctico. En este caso, la investigación médica tratará de trabajar sobre su objeto inmediato, el hombre vivo, en interés de la ciencia, en interés del paciente y en interés de la comunidad. Este procedimiento no debe rechazarse sin un examen más detenido. Pero debes detenerte en los límites establecidos por los principios morales que hemos explicado.
38. Sin duda, antes de autorizar moralmente el uso de nuevos métodos, no se puede pedir que se excluya cualquier peligro o riesgo. Eso excedería las posibilidades humanas, paralizaría toda investigación científica seria y con mucha frecuencia iría en detrimento del paciente. En estos casos, la ponderación del peligro debe dejarse a criterio del médico competente y juzgado. Sin embargo, como ha demostrado Nuestra explicación, existe un grado de peligro que la moralidad no puede permitir. En casos dudosos, cuando los medios ya conocidos han fallado, puede suceder que un nuevo método aún insuficientemente probado ofrezca, junto con elementos muy peligrosos, posibilidades apreciables de éxito. Si el paciente da su consentimiento, el uso del procedimiento en cuestión es lícito. Pero esta forma de actuar no puede sostenerse como línea de conducta en casos normales.

De Novus Ordo Watch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s