ALL POSTS

REFUTACIÓN DEL “RECONOCER Y RESISTIR”


La resistencia es inútil

De vez en cuando, es bueno recordar por qué ocupamos la posición sedevacantista. Un amigo mío trajo a mi atención el siguiente sitio web, con un artículo titulado Contra el Sedevacantismo, que se puede leer en su totalidad aquí:

catholiccandle.neocities.org/faith/against-sedevacantism.html.

Avanza once (11) razones por las que el sedevacantismo supuestamente está equivocado y la posición de “reconocer y resistir” (“R&R”) de aquellos como la Sociedad de St. Pío X (SSPX) es la visión correcta de lo que le ha sucedido a la Iglesia desde el Vaticano II. En este post, no leerás nada nuevo en el choque entre los dos puntos de vista; más bien, la parte principal de cada argumento se reproducirá a continuación en fuente roja (el artículo es tan largo que necesitaba condensarlo a las principales afirmaciones), con mi respuesta en negro debajo de él. Verá los más o menos los mismos argumentos de R&R desgastados. Deje que este post sirva como recordatorio de por qué cada verdadero católico debe ser sedevacantista.

Primer argumento: La Iglesia Católica siempre tendrá un Papa

El Vaticano I nos enseña infaliblemente: Si alguien dice que no es por institución de Cristo, el Señor mismo, (es decir, por Ley Divina) que el beato Pedro debe tener sucesores perpetuos en el primado sobre toda la Iglesia; o que el Romano Pontífice no es el sucesor del Beato Pedro en este primado, sea anatema. Vaticano I, Sesión 4, Cap. 2 y las palabras entre paréntesis están en el original, el énfasis en cursiva es añadido).

Es ignorancia teológica sugerir que se necesita un Papa vivo en el trono de San Pedro como requisito necesario para tener sucesores perpetuos. Los protestantes a menudo usaban un interregno como “prueba” de que el papado no era “perpetuo” porque no había Papa durante algún tiempo. Según el teólogo Dorsch, “La Iglesia es, por lo tanto, una sociedad que es esencialmente monárquica. Pero esto no impide que la Iglesia, por un corto tiempo después de la muerte de un Papa, O incluso durante muchos años, permanezca privada de su cabeza. [vel etiam per plures annos capite suo destituta manet]. Su forma monárquica también permanece intacta en este estado. …Así, la Iglesia es entonces un cuerpo sin cabeza. … Su forma monárquica de gobierno permanece, aunque luego de una manera diferente, es decir, sigue siendo incompleta y por completar. La sumisión a su primado está presente, aunque la sumisión real no lo esté… Por esta razón, se dice con razón que la Sede de Roma permanece después de que la persona sentada en ella haya muerto, ya que la Sede de Roma consiste esencialmente en los derechos del primado. Estos derechos son un elemento esencial y necesario de la Iglesia. Con ellos, además, el Primado continúa, al menos moralmente. La presencia física perenne de la persona de la cabeza, sin embargo, [perennitas autem physica personis principis] no es tan estrictamente necesaria” (de Ecclesia 2:196-7).

En segundo lugar, según el teólogo Salaverri, en lugar de ser una “fundación primaria… sin la cual la Iglesia no podría existir”, el Papa es una “fundación secundaria”, “ministerial”, que ejerce su poder como representante de otra persona (de Cristo). (Ver De Ecclesia 1:448)

2° argumento.

El gran Doctor de la Iglesia, San Francisco de Sales, nos lo enseña: San Francisco de Sales, San Francisco de Sales, nos lo enseñan: Pedro ha tenido sucesores, los tiene en estos días, y los tendrá hasta el final de los tiempos. Controversia Católica, parte 2, art. 6, cap. 9.

El Papa Pío XII nos enseña: Si algún día… la Roma material se desmoronara,… incluso entonces la Iglesia no se desmoronaría ni se rompería, la promesa de Cristo a Pedro siempre seguiría siendo cierta, el Papado, la única e indestructible Iglesia fundada en el Papa vivo en este momento, siempre perduraría. 30 de enero de 1949, Discurso a los Estudiantes de Roma, Citado de The Pope Speaks, Pantheon Books, Nueva York, 1957) —No pude verificar este discurso, pero concederé que el discurso pueda haber tenido lugar.

Se ha establecido en el Concilio Vaticano de 1870 que el papado debe durar hasta el final, pero no que siempre debe haber un pontífice vivo en el Trono De San Pedro Además, tener un largo interregno no es inconsistente con tener sucesores perpetuos. Existe la posibilidad de un fin del interregno papal antes del fin del mundo. Según el teólogo O’Reilly, uno de los teólogos más ortodoxos y eruditos del siglo XIX, en su libro de 1882 (escrito apenas doce años después del Concilio Vaticano), titulado Las relaciones de la Iglesia con la sociedad – Ensayos teológicos, trae a casa este importante punto. En la página 287, escribe en referencia al Gran Cisma Occidental:

“Había habido antipapas antes [del cisma de Aviñón] de vez en cuando, pero nunca durante tanto tiempo… ni nunca tan seguidos …

El gran cisma de Occidente me sugiere una reflexión que me tomo la libertad de expresar aquí. Si este cisma no hubiera ocurrido, la hipótesis de que tal cosa podría suceder parecería a muchos algo quimérico. Dirían que no podría ser; Dios no permitiría que la Iglesia entrara en una situación tan infeliz. Las herejías podrían surgir y propagarse y durar dolorosamente mucho tiempo, por culpa y con la perdición de sus autores e instigadores, con gran angustia también de los fieles, aumentada por la persecución real en muchos lugares donde los herejes eran dominantes. Pero que la verdadera Iglesia permaneciera entre treinta y cuarenta años sin una Cabeza completamente determinada y representativa de Cristo en la tierra, esto no sucedería.

Sin embargo, ha sucedido; y no tenemos ninguna garantía de que no sucederá de nuevo, aunque podemos esperar fervientemente lo contrario. Lo que yo inferiría es que no debemos estar demasiado prontos para pronunciarnos sobre lo que Dios puede permitir o no. Sabemos con absoluta certeza que Él cumplirá Sus promesas; que no permitirá que nada ocurra en desacuerdo con ellas; que Él sostendrá a Su Iglesia y le permitirá triunfar sobre todos los enemigos y dificultades; que dará a cada uno de los fieles las gracias que se necesitan para que cada uno le sirva y logre la salvación, como lo hizo durante el gran cisma que hemos estado considerando, y en todos los sufrimientos y pruebas que la Iglesia ha pasado desde el principio.

También podemos confiar en que Él hará mucho más de lo que se ha comprometido por sus promesas. Podemos esperar con una probabilidad alentadora que en el futuro no vuelvan algunos de los problemas y desgracias que han ocurrido en el pasado. Pero nosotros, o nuestros sucesores en las generaciones futuras de cristianos, tal vez veamos males más extraños de los que se han experimentado hasta ahora, incluso antes de la aproximación inmediata de esa gran liquidación de todas las cosas en la tierra [la gran tribulación] que precederá al día del juicio. No pretendo ser un profeta, ni pretendo anunciar desgracias increíbles, de las que no tengo conocimiento alguno. Todo lo que quiero transmitir es que las contingencias con respecto a la Iglesia, no excluidas por las promesas divinas, en la práctica no pueden considerarse imposibles, sólo por el hecho de que serían terribles y angustiantes en un grado muy alto”.(Énfasis mío).

Segundo argumento: No hay interregno, sino una “restauración”

Aquí, el argumento es que un interregno de un período de tiempo tan largo constituiría una “restauración” – no hay citas a ninguna fuente teológica para esta distinción, porque no las hay. Hay varias razones enumeradas por las que esto no puede ser un interregno (mientras se ignora el Gran Cisma Occidental), todas menos dos de las cuales ya son refutadas por el teólogo O’Reilly. Los dos dignos de mención:

1. En el caso de cualquier antipapa en la historia, nunca ha sucedido que prácticamente todos los católicos en todo el mundo hayan sido engañados para creer que un antipapa era el verdadero Papa.

2. …el Gobierno Unificado de la Iglesia continúa funcionando sin interrupción. Pero eso no es cierto bajo la teoría del interregno sedevacantista, que resulta en una negación concreta de la enseñanza católica de que la Unidad de Gobierno es un elemento de la Marca de Unidad de la Iglesia.

En cuanto al #1 anterior: Según el teólogo Berry, “Las profecías de la gran tribulación muestran que Satanás imitará a la Iglesia de Cristo para engañar a la humanidad; establecerá una iglesia de Satanás en oposición a la Iglesia de Cristo. El Anticristo asumirá el papel de Mesías; su profeta actuará como Papa, y habrá imitaciones de los Sacramentos de la Iglesia. También habrá maravillas engañadoras [falsos milagros y prodigios, apariciones falsas y revelaciones] a imitación de los milagros obrados en la Iglesia”. (Ver Berry, The Church of Christ: An Apologetic and Dogmatic Treatise , [1927], p. 119; Énfasis en el original). También hay que señalar que los “papas” del Vaticano II no son “antipapas”. Un antipapa es aquel que es elegido en oposición a un verdadero Papa como demandante rival (Ver Un Diccionario Católico Conciso, [1943], pg. 36). Roncalli a Bergoglio son “falsos papas“.

En cuanto al #2 anterior: El teólogo Salaverri ya citado anteriormente, escribió: “Su forma monárquica de gobierno [de la Iglesia] permanece, aunque entonces de una manera diferente, es decir, sigue siendo incompleta y por completar”. Piensan erróneamente que debido a que las cosas no están funcionando como en tiempos normales, la Unidad deja de existir en el gobierno de la Iglesia.

Tercer argumento: La Iglesia es, y siempre será, visible

Pero sabemos por nuestro catecismo que la Iglesia Católica siempre será visible. Es por eso que el Papa Pío XI declaró que la única Iglesia verdadera de Cristo es visible para todos.Mortalium Animos, 6 de enero de 1928. #10.

No hay nada que impida que la Iglesia se reduzca a un pequeño número (“el Hijo del Hombre, cuando venga, encontrará, piensa, fe en la tierra”, dijo: Lucas 18:8). Además, el propósito mismo de la visibilidad —la Iglesia como la “columna de la verdad para las naciones”— es derrocado por las herejías que suceden en el cuerpo posterior al Vaticano II que el R&R admite. Además, la enseñanza de los teólogos muestra claramente que una vacante de la Santa Sede puede durar un período prolongado de tiempo. Tal vacante no sería puede sería incompatible con las promesas de Cristo en cuanto a la Indefectibilidad de la Iglesia. Por lo tanto, las Cuatro Marcas, incluida la Apostólica y todo lo demás que la Iglesia requiere, continúan por necesidad, incluso si no conocemos las respuestas exactas en una situación dada. El Magisterio no permitiría a los teólogos enseñar una situación hipotética como una posibilidad real, si eso fuera de alguna manera incompatible con el dogma de la Indefectibilidad y las promesas de Cristo.

Cuarto argumento: La aceptación universal garantiza un Papa

St. Alfonso de Ligorio, Doctor de la Iglesia, explicó esta verdad de la siguiente manera:

.No importa que en los siglos pasados algún Pontífice haya sido elegido ilegítimamente o haya tomado posesión del Pontificado por fraude. Bastaría con que fuese aceptado posteriormente por toda la Iglesia como Papa, ya que con tal aceptación se convertiría en el Verdadero Pontífice.

El teólogo Doyle explica: “La Iglesia es una sociedad visible con un gobernante visible. Si puede haber alguna duda sobre quién es ese Gobernante visible, no es visible, y por lo tanto, cuando hay alguna duda sobre si una persona ha sido legítimamente elegida Papa, esa duda debe ser eliminada antes de que pueda convertirse en la cabeza visible de la Iglesia de Cristo. El Beato Belarmino, S.J., dice: “Un Papa dudoso debe ser considerado como no Papa”; y Suárez, S.J., dice: “En el momento del Concilio de Constanza había tres hombres que decían ser Papa… Por lo tanto, podría haber sido que ninguno de ellos fuera el verdadero Papa, y en ese caso, no hubiera Papa en absoluto…” (Ver La defensa de la Iglesia Católica, [1927], pg. 124) Por lo tanto, es posible que todos los miembros de la Iglesia pudieran haber aceptado a uno de esos hombres que no era Papa, como Vicario de Cristo.

Ya puedo escuchar la objeción: “Pero algunos reaccionarios (sedevacantistas) no pueden dar lugar a una duda cuando hay una aceptación moralmente unánime de Francisco como Papa”.

¿Los miembros de la R&R celebran la Janucá con judíos? ¿Participan en la adoración falsa con los protestantes y se arrodillan ante un llamado “obispo” para recibir una “bendición”? Bergoglio lo hizo como “cardenal” en Argentina. Hacerlo sería el pecado mortal de la comunicación in sacris y una negación de la Única Iglesia Verdadera. Considere también: “Como arzobispo de Buenos Aires, autorizó a las curas villeros, los sacerdotes enviados a las periferias, a dar la comunión a todos, aunque cuatro quintas partes de las parejas ni siquiera estaban casadas. Y como Papa, por teléfono o carta no tiene miedo de alentar a algunos de los fieles que se han vuelto a casar a recibir la comunión sin preocuparse por ello, incluso sin esos “caminos penitenciales bajo la guía del obispo diocesano” proyectados por algunos en el sínodo, y sin emitir ninguna negación cuando salga la noticia de sus acciones”.

(Véase chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1350910bdc4.html? eng=y)

Participar en estos servicios ecuménicos con protestantes y judíos es, en palabras del Papa Pío XI, “abandonar por completo la religión divinamente revelada“. (Ver Mortalium Animos para. #2) Sin embargo, de alguna manera si tal “cardenal” se convierte en “papa” sin abjuración pública de herejía, ¿cómo adquiriría el papado? ¿La “aceptación universal” de alguna manera “eliminaría” su herejía? ¿O significa que sus acciones, contrariamente a toda la enseñanza de la Iglesia pre-Vaticano II, no fueron heréticas? Los R&R ni siquiera intentan explicar esto.

Otro gran problema para ellos: Cum Ex Apostolatus Officio. Este es el decreto del Papa Pablo IV de 1559. El pontífice decretó que si alguna vez pareciera que si alguien que fuese elegido Romano Pontífice se había “desviado de antemano de la fe católica o caído en cualquier herejía”, su elección, incluso con el acuerdo y el consentimiento unánime de todos los cardenales, sería “nula, legalmente inválida y nula”.

Quinto argumento: Juicio incorrecto : concluir que el Papa es un hereje formal

Podríamos concluir que el Papa Francisco fue un hereje formal si nos dijera que no creía en lo que la Iglesia (Dios) enseña, que un católico debe creer. No lo estaríamos juzgando precipitadamente porque simplemente creeríamos lo que nos dice sobre sí mismo. Sin embargo, es imprudente juzgar la culpabilidad interior del Papa Francisco (o cualquier otra persona) y concluir que es un hereje formal simplemente porque es un hereje material, es decir, tiene opiniones heréticas y se niega a ser corregido por los católicos tradicionales.

¿Así que el Papa puede ser “corregido” por el R&R? ¿Qué pasa con su protección contra el error en la enseñanza, garantizado por el Espíritu Santo?

Según el teólogo MacKenzie, “Si el delincuente que hace esta afirmación [es decir, no sabía que algo era contrario al dogma católico: Introibo] es un clérigo, su petición de mitigación debe ser descartada, ya sea como falsa, o bien como indicador de ignorancia afectada, o al menos crasa y supina… Su formación eclesiástica en el seminario, con su teología moral y dogmática, su historia eclesiástica, por no mencionar su derecho canónico, todo asegura que se le impartiera la enseñanza de la Iglesia sobre la herejía”. Además, ¿algún católico con incluso el conocimiento de los fundamentos de la fe necesita más estudio / entrenamiento para saber que “No hay Dios católico” es herético? El argumento de que la “mala filosofía en el seminario” excusa a Bergoglio es ridículo por esta misma razón.

No se puede subestimar la importancia de Begoglio participando activamente en un culto falso siendo “cardenal”. Participar en el falso culto religioso, según los canonistas y teólogos aprobados, es una manifestación de herejía y/o apostasía. Según la teóloga Merkelbach, la herejía externa consiste no solo en lo que alguien dice, sino también dictis vel factis, es decir, “signos, hechos y omisión de hechos”. (Merkelbach, Summa Theologiae Moralis, 1:746; énfasis mío).

Los cismáticos son aquellos que se niegan a someterse al Sumo Pontífice y a mantener la comunión con aquellos miembros de la Iglesia a los que reconocen su supremacía. Summa, IIa IIae, Q.39, a.1, respondeo. Eso es lo que hacen los sedevacantistas, a saber, se niegan a someterse al Papa actual, afirmando que no tiene autoridad sobre ellos porque no es “realmente” el Papa.

Si uno tiene una sospecha razonable con respecto a la elección de un Papa, puede ser considerado como un Papa dudoso, y por lo tanto no es Papa en el orden práctico.

Según el teólogo Szal, “Tampoco comete cisma si uno simplemente transgrede una ley papal por la razón de que uno la considera demasiado difícil, o si se niega a obedecer en la medida en que sospecha de la persona del Papa o la validez de su elección, o si uno se le resiste como jefe civil de un estado”. (Ver La comunicación de los católicos con el cismático, [1948], p. 2; énfasis mío). Tenemos muchas buenas razones para negar abiertamente, no solo sospechar, la validez de la elección de Bergoglio.

Sexto argumento: El sedevacantismo es revolucionario

A diferencia de los Cristeros, los sedevacantistas son revolucionarios. Los sedevacantistas reconocen correctamente que el Papa ha cometido muchos errores. En lugar de resistir solo los errores cometidos por el Papa, siguen el patrón de otros revolucionarios utilizando estos errores como base para rechazar la autoridad del Papa como tal. Al igual que otros revolucionarios, culpan al Papa llevados de su rebelión, diciendo que sus palabras y acciones le han hecho perder su autoridad sobre ellos.

El rechazo de un mandamiento o decisión de un Papa puede ocurrir de una de tres maneras:

  • Rechazo de la cosa ordenada. Esto ocurre cuando uno desobedece algo (por ejemplo, un ayuno o restitución ordenado por el Pontífice) porque lo considera demasiado difícil. Esto supone ser pecado, pero no separación a través del cisma porque rechaza un mandamiento de la Iglesia, no la Cabeza de la Iglesia.
  • Rechazo del mandato cuando se considera al Papa en su calidad de individuo. Como el Papa no está por encima de la debilidad humana, podría hacer un mandamiento movido por el odio, la envidia o algún otro motivo pecaminoso que involucre una decisión individual (no uno que afecte a toda la Iglesia). El Papa también podría ordenar algo pecaminoso (por ejemplo, matar a alguien que no le gusta). En tal caso, no se comete pecado ni cisma por esta negativa a obedecer.
  • El rechazo atañe al Papa en cuanto tal. La persona es culpable de cisma y ya no es miembro de la Iglesia porque no desea someterse a la autoridad del Papa que dio la orden. (Véanse los teólogos McHugh y Callan, Moral Theology [1930], 1: 542-543)

Según el teólogo Van Noort, “La infalibilidad de la Iglesia se extiende a la disciplina general de la Iglesia… Por el término “disciplina general de la Iglesia” se entienden aquellas leyes eclesiásticas aprobadas para la la realización del culto cristiano y la vida cristiana”. (Ver Teología Dogmática, 2: 114-115; énfasis mío). Por lo tanto, el SSPX, Salza y el resto de la multitud de R&R no tienen base para rechazar la “misa” Novus Bogus (entre muchas otras cosas; elijo centrarme en la misa como solo un ejemplo). Si desde Roncalli a Bergoglio todos son reconocidos por ellos como “papas”, sus leyes eclesiásticas aprobadas para la dirección del culto cristiano deben ser consideradas como puras y santas. No tienen base para rechazar el Novus Bogus sin ser culpables de cisma, la misma carga del nivel de sedevacantistas.

La “misa” Novus Bogus es mala porque es sacrílega y/o inválida, por lo que no podría habernos llegado de la Iglesia, precisamente porque es un dogma que la Iglesia no puede fallar en la Fe.El hombre que lo promulgó debe haber enseñado previamente herejía como teólogo privado y perdido su cargo como Papa, o nunca fue elegido Papa válidamente desde el principio, como siempre han enseñado los teólogos de la Iglesia que podría suceder. (Sedevacantismo) Por lo tanto, lo que pretende ser la Iglesia Católica Romana es una secta hecha por el hombre, una institución maligna que debe ser rechazada. Esto no es “revolucionario”, sigue siendo católico.

Séptimo argumento: Nuestro deber católico: resistir el daño hecho por un mal Papa, pero (por supuesto) reconocer su autoridad

El Papa León XIII se hizo fielmente eco de los Apóstoles al enseñar esta verdad:

Cuando una ley se promulga en contra de la razón, o de la ley eterna, o de alguna ordenanza de Dios, la obediencia es ilegal, no sea que, mientras obedecemos al hombre, nos desobedezcamos a Dios. Libertas Praestantissimum

Por lo tanto, un papa podría ordenarnos que creamos en sus errores en materia de fe. El Papa puede cometer tales errores siempre que no esté hablando ex cátedra .

La cita aquí es apropiada para resistir las leyes de los hombres, no de la Iglesia porque las leyes universales de la Iglesia, que emanan del Papa, no pueden ser “contrarias a la razón, o a la ley eterna, o a alguna ordenanza de Dios”. Tampoco puede el Papa enseñar errores a la Iglesia universal. Según el teólogo Herrmann:

“La Iglesia es infalible en su disciplina general. Por el término disciplina general se entienden las leyes y prácticas que pertenecen al ordenamiento externo de toda la Iglesia. Tales cosas serían aquellas que se refieren al culto externo, como la liturgia y las rúbricas, o a la administración de los sacramentos… Si ella [la Iglesia] fuera capaz de prescribir, ordenar o tolerar en su disciplina algo en contra de la fe y la moral, o algo que atendiera en detrimento de la Iglesia o en perjuicio de los fieles, se alejaría de su misión divina, lo que sería imposible”.

(Institutiones Theologiae Dogmaticae, 1:258)

Esto es lo que el Papa León tenía que decir sobre el papado:

“Por lo tanto, como se desprende de lo que se ha dicho, Cristo instituyó en la Iglesia un Magisterio vivo, autorizado y permanente, que por su propio poder manda, por el Espíritu de verdad enseñó y por milagros confirmó. Él quiso y ordenó, bajo las penas más graves, que sus enseñanzas fueran recibidas como si fueran suyas“. (Ver Satis Cognitum, párr. # 9; énfasis mío).

“Porque Aquel que es el Espíritu de la Verdad, en la medida en que procede tanto del Padre, por lo que es la eternamente Verdadera, como del Hijo, que es la Verdad sustancial, recibe de cada uno tanto Su esencia como la plenitud de toda la verdad. Esta verdad la comunica a su Iglesia, protegiéndola con su ayuda todopoderosa de caer siempre en el error, y ayudándola a fomentar cada día más los gérmenes de la doctrina divina y hacerlos fecundo para el bienestar de los pueblos. Y puesto que el bienestar de los pueblos, para el que se estableció la Iglesia, requiere absolutamente que este oficio se continúe para siempre, el Espíritu Santo proporciona perpetuamente vida y fuerza para preservar y aumentar la Iglesia. “Pediré al Padre, y él os dará otro Paráclito, para que permanezca con vosotros para siempre, el Espíritu de la Verdad” (Juan xiv., 16, 17). (Ver Divinum Illud, párr. # 5; énfasis mío).

Octavo argumento: juzgar las palabras y hechos del Papa según la tradición católica

Los Papas pueden errar en cualquier otra enseñanza, a menos que esas enseñanzas sean en sí mismas una repetición fiel de la verdad contenida en la Tradición Católica infalible. Ningún Papa (ni nadie más) puede errar al repetir fielmente las enseñanzas de la Tradición Católica.

Este es el error Feeneyita de “solo hay que obedecer enseñanzas infalibles”. La Iglesia ha condenado esta misma idea.

  • La proposición condenada #22 del Syllabus de Errores, dirigida a toda la Iglesia, enseña: “22. La obligación por la que los maestros y escritores católicos están absolutamente obligados se limita solo a aquellos asuntos que son propuestos por el juicio infalible de la Iglesia, que todos deben creer como dogmas de la fe”.
  • El Papa Pío XII condena la idea de que no se exige estar de acuerdo con los papas en sus enseñanzas que no son ex cathedra: “No se debe pensar que lo que se establece en las Cartas Encíclicas no exija el consentimiento en sí mismo, porque en estas los papas no ejercen los poderes supremos de su Magisterio. Porque estos temas son enseñados por el Magisterio ordinario, sobre los cuales es pertinente lo siguiente: “El que te escucha, me escucha”; y generalmente lo que se expone e inculca en las Cartas Encíclicas, ya pertenece a la doctrina católica”. (Ver Humani Generis [1950]).

Noveno argumento: El Papa Juan XXII

Es un dogma de la fe católica que los santos vean la Visión Beatífica inmediatamente después de morir (y después de haber sido purgados en el Purgatorio, si es necesario). Concilio de Florencia, Papa Eugenio IV, Bola Laetentur coeli, 1439; Papa Benedicto XII Benedictus Deus, 1336, Denz. #530-531.

El Papa Juan XXII vivió antes de que este dogma fuera definido por el Magisterio Extraordinario de la Iglesia. Negó públicamente que los santos vean inmediatamente la Visión Beatífica después de morir, es decir, antes del Juicio General. Enciclopedia Católica, entrada: “Papa Juan XXII”.

Antes de que el Papa Juan XXII se convirtiera en Papa, escribió un libro negando públicamente esta doctrina de la Fe Católica (es decir, que Los Santos ven la Visión Beatífica inmediatamente después de morir y después de haber sido purgados en el Purgatorio, si es necesario). Sin embargo, tanto antes como después de definir esta doctrina, la Iglesia siempre ha reconocido la validez de la elección del Papa Juan XXII como Papa. Id.; véase también las ediciones del Anuario Pontificio 1939, 1942 y 1959. En otras palabras, su enseñanza pública de esta herejía no impidió su elección como Papa.

Fr. Cekada (RIP) destrozó este cuento de hadas:

La acusación de herejía surgió de una serie de sermones que Juan XXII predicó en Aviñón, Francia, en los que sostuvo que las almas de los benditos difuntos no ven a Dios hasta después del Juicio Final. Suena prometedor como argumento anti-sede al principio, ya que Juan XXII siempre fue reconocido como un verdadero Papa. Sin embargo:

(a) La doctrina sobre la Visión Beatífica aún no se había definido: el sucesor de Juan XXII, Benedicto XII, lo haría.

(b) Luego está el modo que Juan XXII, que había sido teólogo antes de su elección, empleó para presentar sus argumentos y conclusiones.

Aquí, el teólogo Le Bachlet dice que Juan XXII propuso su enseñanza solo como un “doctor privado que expresaba una opinión, hac opinionem, y que, mientras buscaba probarlo, reconoció que estaba abiertoal debate”. (“Benoit XII”, en Dictionnaire de Théologie Catholique, 2:662).

Ergo, ya que ver el Visón Beatífico por los salvos a la muerte aún no era un dogma, sino una discusión teológica, y el Papa Juan XXII, como teólogo, lo enseñó como una opinión sujeta a corrección por parte de la Iglesia, nunca enseñó ni propuso herejía.

Décimo argumento: Un hombre no necesita ser consagrado obispo u ordenado sacerdote para ser un Papa válido

Estos sedevacantistas declaran entonces que, debido a que las ordenaciones y consagraciones conciliares son definitivamente inválidas (así afirman), los papas conciliares más recientes no pueden ser papas reales porque no son obispos válidos.

No estoy al tanto de ningún sedevacantista de renombre que haga esta afirmación. Es correcto que un hombre no necesite ser sacerdote u obispo para ser elegido válidamente Papa, pero ni siquiera necesito ir más allá, ya que Bergoglio no logra el papado basado en la herejía.

Undécimo argumento: Las revelaciones a la hermana Lucía de Fátima muestran que la Iglesia Católica tiene un Papa

Este dogma [de supuestamente necesitar un Papa vivo, “sucesores perpetuos” en todo momento] encaja perfectamente con las revelaciones dadas a la Hermana Lucía (una de las videntes de Fátima) en relación con la solicitud de Nuestra Señora de Fátima de la consagración de Rusia a Su Inmaculado Corazón.

Las revelaciones privadas, incluso las aprobadas por la Iglesia, no necesitan ser creídas en absoluto. Ningún teólogo, nadie siquiera versado en teología católica básica, haría un argumento basado en lo que supuestamente dijo una aparición.

Conclusión

Considere este post como un “curso más fresco” sobre por qué la posición de R&R no tiene sentido y contradice la enseñanza de la Iglesia sobre el papado. La resistencia es inútil. Únete a la secta del Vaticano II y sigue a Bergoglio como debería hacerlo un católico, si reconoces su “papado”. De lo contrario, abraza el sedevacantismo, que es el verdadero catolicismo, para tener la esperanza de salvar tu alma.

http://introiboadaltaredei2.blogspot.com/2021/08/resistance-is-futile.html

Categorías:ALL POSTS

3 replies »

  1. Esto es lo que publicó “Foro Católico” el 30 de marzo de 2012

    EDITORIAL DE FORO CATÓLICO

    ¿Qué es una sede vacante?.

    Es cuando la sede episcopal, incluida la de Roma, jurídicamente queda vacante o sin ocupante legítimo o canónico.

    Entonces, la sede (silla) está vacante cada vez o en cada ocasión que muere su legítimo ocupante o es trasladado a otra sede, o es depuesto o renuncia a la misma. Es un hecho común y cotidiano en la Iglesia Católica y no tiene nada de extraordinario. Hay miles de casos para enumerar.

    Aunque la historia de la Iglesia haya registrado 260 sedes papales vacantes en 20 siglos y miles de sedes episcopales vacantes; no por ello se llamaría a los cardenales electores “sedevacantistas”, ni tampoco se calificaría así a los papas que cubren las sedes episcopales con nuevos obispos titulares. Se les llamaría simplemente católicos.

    Como entendemos, si a alguien se le llama “papista”, es porque está en favor del Papa; así que al que se le llama “sedevacantista” sería al que desea que la sede continúe vacante, o que no haya Papa; y la mejor manera para apuntalar dicho “sedevacantismo” es ocupar la sede con un usurpador o antipapa.

    Nos parece entonces que el mote “sedevacantista” de poder aplicarse, sería para las personas que desean que la sede vacante se prolongue lo más posible mediante un o varios antipapas…

    Quienes desean a un Papa legítimo en la Silla de Pedro serían lo contrario: “antisedevacantes”, nosotros los llamaríamos católicos, a secas…

    Unidad en la Verdad

    Fuente: https://forocatolico.wordpress.com/2012/03/30/sedevacantismo-o-catolicismo/

    Me gusta

  2. Es curioso como le 99% de los sedevacantistas reconocen a S.S.Pío XII pero lo resisten.
    Ante esto poca crítica, mientras llevan 40 años “consagrando” “Obispos” sin permiso del Papa, obtenido jurisdicción sin el Papa, porque lo que escribió bajo su Suprema Autoridad S.S.Pío XII es para ellos de derecho humano, y saltárselo según estos es de derecho Divino.

    Es decir la Constitución Apostólica Vacantis Apostolica Sedis de 1945, precisamente para periodos de sedevacante bajo la Suprema Autoridad de S.S.Pío XII es papel mojado, siendo todos estos que se llaman sedevacantistas.

    Por no hablar de Mystici Corporis Christi, Ad Sinarum Gentem, Ad Apostolorum Principis, sobre la potestad de jurisdicción que es papel mojado también, para ellos que provenga solamente a los Obispos a través del Papa es de derecho humano y se lo saltan, total que más da.
    Por no hablar de CIC todo el es de derecho humano, todo es derecho humano para los sedevacantistas, todo vale en sedevacante, y así están de tranquilos consagrando a diestro y siniestro y todos ellos o su mayoría parten de ser “consagrados” por un Obispo de Montini.

    Alguien me puede explicar por qué los sedevacantistas acusan de resistir, cuando ellos resisten a un Verdadero Papa y no a un Ánomos como hacen los otros.

    ¿Su resistencia es legitima? No.

    En fin.

    Me gusta

  3. Es bueno rescatar maravillas como esta de este maravilloso blog:

    DISCURSO DEL PAPA PIO XII .
    A LOS ESTUDIANTES Y PROFESORES DE LA
    UNIVERSIDAD DE VIENA

    Salón del Trono – Domingo 3 de junio de 1956

    “La ley de la Iglesia no es un fin en sí misma. Es un medio para un fin. Como todo lo demás en la Iglesia, está al servicio del “salus animarum” (salvación de las almas) y, por lo tanto, es una cuestión de cuidado pastoral. Debería ayudar a abrir y allanar caminos en los corazones de los hombres para la verdad y la gracia de Jesucristo … Muchos cánones, son solo normas protectoras para estar seguros, como los que protegen la Fe de la descomposición y mantienen la dignidad de la gracia y la dignidad de los . sacramentos lejos del sacrilegio. Pero además de estos hay cánones que están integrados en la estructura misma de la Iglesia por Su Divino Fundador y que, de hecho, están en directa conformidad con su naturaleza. Estos incluyen formas de organización del Cuerpo Místico de Cristo como las leyes que regulan la constitución de la Iglesia y las que definen los poderes del Papa y de los Obispos. Cristo fundó su Iglesia no como un movimiento espiritual sin forma, sino como una asociación fuertemente organizada “

    Les deseamos, queridos señores, éxito científico y enriquecimiento interior a partir de sus estudios jurídicos y, con paternal benevolencia, les concedemos la Bendición Apostólica.

    Discursos e Radiomessaggi di Sua Santita Pio XII , XVIII,
    18 años de pontificado, 2 marzo 1956-1 marzo 1957, pp . 259-260

    “cánones que están integrados en la estructura misma de la Iglesia por Su Divino Fundador y que, de hecho, están en directa conformidad con su naturaleza. Estos incluyen formas de organización del Cuerpo Místico de Cristo como las leyes que regulan la constitución de la Iglesia y las que definen los poderes del Papa y de los Obispos.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s