ALL POSTS

¿TRADICIÓN DEVORADA POR EL MAGISTERIO?


>


El importante blog Rorate Coeli de la línea “Reconocer y Resistir” con colaboradores traducidos en algún blog español de la misma línea, ha publicado un artículo aparecido en el blog Caminante /Wanderer el 14 de agosto . El magnífico artículo que traigo con citas de autoridades del Magisterio , demuestra contundentemente que el autor del artículo. ( que no aparece en la Traducción de Rorate) se aparta de la doctrina secular Católica y como dice el autor llega a ser por lo menos favorable a la herejía, aunque en mi opinión contradice el magisterio e incluso textos de concilios como el Concilio Vaticano. El apartarse de las verdades católicas es en mi opinión corriente en el autor del blog original y en suscomentarios. El lector decidirá si es exagerada mi opinión.

Refutación de otro intento para evitar el sedevacantismo …

En sus esfuerzos por tomar un camino intermedio entre la religión del Novus Ordo por un lado y el sedevacantismo por el otro, los tradicionalistas de “reconocer y resistir” tienen que proponer continuamente ideas y argumentos que justifiquen el divorcio del Depósito de Fe de la Iglesia y el magisterio. La razón es simple: el hombre al que insisten obstinadamente en reconocer como el verdadero y válido Papa de la Iglesia Católica, él mismo no es católicoy enseña herejíasy otros errores anticatólicos incluso en su magisteriales oficial.

Una de las manifestaciones más recientes es el artículo “Tradición devorada por el magisterio”que apareció en el blog semitradicionalista (reconocer-y-resistir) Rorate Caeli del 1 de septiembre de 2021. Es una traducción del original español La Tradición devorada por el Magisterio, que apareció en el blog en español Caminante Wandererel de 14 de agosto. Aunque no se nombra ningún autor, el traductor se identifica como Peter Kwasniewski.

El artículo propone la tesis de que “a lo largo de los siglos, y especialmente después del Concilio de Trento, se ha pasado de una noción objetiva de Tradición como depósito revelado a una noción subjetiva, que insiste sobre todo en el órgano que propone la verdad, es decir, el Magisterio «.

Nada menos que el Doctor Universal de la Iglesia,  Santo Tomás de Aquino (1225-1274), es citado, aunque indirectamente, para apoyar esta tesis engañosa y peligrosa, ya que se dice que no apeló mucho a los pronunciamientos magisteriales sino directamente a las fuentes del Apocalipsis – Sagrada Escritura y Sagrada Tradición: “En Santo Tomás… no hay pruebas sacadas del Magisterio; para él los auctoritates [autoridades] son la Escritura y los Padres. Las citas de papas o concilios son escasas «. Esto, que aparentemente se supone que debemos inferir, muestra que el gran santo y doctor no consideraba al magisterio eclesiástico como una autoridad.

¿Pero es así? Podemos simplemente pasar por alto este tema particular, porque el Aquinate nos dice directamente lo bastante, cuál es su posición sobre la Iglesia Docente como regla de fe:

– Ahora bien, el objeto formal de la fe es la Primera Verdad, tal como se manifiesta en la Sagrada Escritura y la enseñanza de la Iglesia, que procede de la Primera Verdad. En consecuencia, quien no se adhiere a la enseñanza de la Iglesia, como regla infalible y divina, que procede de la Primera Verdad manifestada en la Sagrada Escritura, no tiene el hábito de la fe, sino que sostiene lo que es de fe de otra manera que por la fe. . Aun así, es evidente que un hombre cuya mente saca una conclusión sin saber cómo probarla, no tiene conocimiento científico, sino simplemente una opinión al respecto. Ahora bien, es manifiesto que el que se adhiere a la enseñanza de la Iglesia, como una regla infalible, asiente a todo lo que la Iglesia enseña; de lo contrario, si de las cosas enseñadas por la Iglesia, él sostiene lo que elige retener y rechaza lo que elige rechazar, ya no se adhiere a la enseñanza de la Iglesia como una regla infalible, sino a su propia voluntad. Por tanto, es evidente que un hereje que obstinadamente no cree en un artículo de fe, no está dispuesto a seguir la enseñanza de la Iglesia en todas las cosas; pero si no lo hace con obstinación, ya no está en herejía sino sólo en error. Por lo tanto, está claro que tal hereje con respecto a un artículo no tiene fe en los otros artículos, sino sólo una especie de opinión de acuerdo con su propia voluntad.

– (Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica, II-II, q. 5, a. 3; subrayado agregado).

Asimismo, hablando del célebre Credo Atanasiano, Santo Tomás sugiere que no se convirtió en una regla de fe hasta que fue aprobado por el Romano Pontífice: “Pero como contenía brevemente toda la verdad de la fe, fue aceptado por la autoridad de el Soberano Pontífice, para ser considerado como una regla de fe ”( ST, II-II, q. 1, a. 10, ad 3).

Por lo tanto, podemos ver fácilmente que la actitud del Doctor Universal hacia la autoridad docente de la Iglesia era exactamente la que debe tener cualquier católico, y descartó claramente cualquier tipo de posición de “reconocer y resistir”.

Es lamentable que el autor anónimo del artículo de Rorate Coeli divida la regla de fe en subjetiva y objetiva, asignando respectivamente estas categorías al magisterio y al depósito de fe (Escritura / Tradición), pero lo hace sin ningún tipo de argumentos. En otras palabras, el autor se limita a afirmar que que esta distinción, tal como la entiende, es legítima sin aportar ninguna prueba. Pero lo que se afirma sin pruebas, puede descartarse sin pruebas, por lo que realmente no hay nada que refutar.

Decir que el magisterio es una regla subjetiva es completamente ridículo, porque no tiene nada de subjetivo. Su función, como veremos en breve, es salvaguardar y transmitir la revelación objetiva de Dios; por tanto, también el magisterio debe ser necesariamente objetivo.  Una regla de fe verdaderamente subjetiva(y por lo tanto falsa), por el contrario, sería el juicio privado de los protestantes.

A continuación, el autor anónimo del  artículo de Rorate Caelise se apresura a aclarar:

Todo esto no significa —y es importante aclararlo— que la primacía de la Sede romana esté en duda; es simplemente señalar que antes de los tiempos modernos esta Sede no ejerció el magisterio activo de definiciones dogmáticas y formulación constante de la doctrina católica que ha ejercido desde los pontificados de Gregorio XVI [1831-46] y, sobre todo, de Pío IX [ 1846-78].

( “Tradición devorada por el magisterio” , Rorate Caeli , 1 de septiembre de 2021)

Como hecho histórico, puede muy bien ser cierto que el magisterio católico fue mucho más activo desde Gregorio XVI hasta Pío XII (1831-1958), en comparación con períodos históricos anteriores, pero…  ¿y qué?  Quizás la razón sea que, a medida que los materiales impresos se hicieron más frecuentes y la información comenzó a circular más rápidamente, de manera más amplia y con mayor eficiencia, las intervenciones más frecuentes del magisterio se hicieron no solo posibles sino también aconsejables.

En cualquier caso, simplemente no importa cuantas  veces el Romano Pontífice decida usar su oficio magisterial, eso es simplemente una decisión suya : 

  • “Todos saben a quién Dios ha dado la autoridad docente de la Iglesia: él posee perfecto derecho a hablar como quiera y cuando lo crea oportuno. El deber de los demás es escucharlo con reverencia cuando habla y cumplir lo que dice ”(Papa Benedicto XV, Encíclica Ad Beatissimi, n. 22).

Lo que debe preocuparnos no es el tiempo  o frecuencia de la actividad magisterial, sino lo que la doctrina católica tiene respecto a la naturaleza, función y autoridad del magisterio eclesiástico, sobre todo del Papa. Como reconoce el propio artículo de Rorate Caeli, el magisterio es la regla próximade la fe; sin embargo, critica ese desarrollo:

Podemos decir a grandes rasgos que en los primeros siglos y hasta bien entrado el segundo milenio, la Regula fidei era objetiva, es decir, era la misma doctrina recibida de los Apóstoles, y que los papas, concilios y obispos cumplían una función de conservación. y de dar testimonio de que siempre se había mantenido una doctrina, que se remontaba a los orígenes y, por tanto, pertenecía a la mencionada Regula fidei.

– Lo que se puede observar es que una especie de reducción de la Tradición al Magisterio se ha ido produciendo lentamentedesde el comienzo del segundo milenio y más rápidamente en los últimos siglos. Se pasa de concebir la Tradición como contenido del Depósito Apostólico a concebir la Tradición desde la posición ventajosa del órgano transmisor, considerado como residente del Magisterio de la Iglesia.El siguiente paso fue hablar, probablemente a partir del siglo XIX, de la Tradición y la Escritura como «reglas remotas» de la fe, mientras que el Magisterio sería la «regla próxima». Los teólogos de principios del siglo XX ya hablan del Magisterio como una función formal en relación con el depósito objetivo. Finalmente, se critica la noción de gobierno a distancia y se llega a la conclusión de atribuir la calidad de regla de fe exclusivamente al “Magisterio vivo”. Con este proceso, el Magisterio se ha introducido en la definición misma de Tradición. Para decirlo de manera exagerada, los católicos hoy creen en la Tradición porque el Magisterio lo manda.Y por eso, los fieles hoy esperan que el Papa se pronuncie sobre tal o cual asunto, para saber qué creer. Y obedecen servilmente en absolutamente todo lo que se le ocurre al Papa de turno, incluso en sus gestos o gustos personales.

  • ( “Tradición devorada por el Magisterio”, Rorate Caeli, 1 de septiembre de 2021; cursiva y negrita dadas).

  • ¡.

Todo el propósito del magisterio de la Iglesia es ser el intérprete oficial del Depósito de la Fe tal como se encuentra en la Sagrada Escritura y la Sagrada Tradición. ¿Cual seria la alternativa? Sería el protestantismo , con cada creyente decidiendo por sí mismo qué es la revelación de Dios y cómo entenderla. No perdamos de vista el hecho de que los protestantes también creen en las Escrituras y algunos incluso en la Tradición; sin embargo, lo hacen tal como ellos lo  entienden, no como lo enseña la Iglesia.

Estas líneas son un ultraje increíble! ¡Atacan la validez del magisterio papal al menos en los siglos XIX y XX! Pero vamos a desarmar a este chiflado paso a paso

Que la remota regla de la fe a veces no está clara y necesita interpretación, no es nada nuevo. En el siglo I, el Papa San Pedro advirtió a los fieles que en las epístolas de San Pablo, “hay ciertas cosas difíciles de entender, que los indoctos e inestables tuercen, como también las otras escrituras, para su propia destrucción. ”(2 Pedro 3:16). De hecho, ¿los herejes de la historia siempre no han apelado a éste o aquel texto de prueba, distorsionando la verdad de Dios de una forma u otra, en apoyo de sus falsas enseñanzas?

La necesidad de un magisterio eclesiástico autoritario es muy clara, porque sólo él puede garantizar que los fieles estarán unidos en la verdadera Fe.

Los Papas han sido muy insistentes y claros en esto. Por ejemplo, el Papa León XIII enseñó:

  • … Los cristianos… reciben su regla de fe de la Iglesia, por cuya autoridad y bajo cuya dirección están conscientes de que han alcanzado la verdad más allá de toda duda. En consecuencia, así como la Iglesia es una, porque Jesucristo es uno, así en todo el mundo cristiano hay, y debe haber, una sola doctrina: «Un Señor, una fe»; “Pero teniendo el mismo espíritu de fe”, poseen el principio salvífico de donde proceden espontáneamente una y la misma voluntad en todos, y un mismo tenor de acción.

– … Sin embargo, determinar cuáles son las doctrinas divinamente reveladas pertenece a la Iglesia docente, a quien Dios ha confiado la custodia e interpretación de Sus declaraciones. Pero el maestro supremo de la Iglesia es el Romano Pontífice. Por tanto, la unión de los espíritus requiere, junto con una perfecta concordancia en la única fe, la completa sumisión y obediencia de la voluntad a la Iglesia y al Romano Pontífice, como a Dios mismo.. Esta obediencia debe, sin embargo, ser perfecta, porque es ordenada por la fe misma, y tiene esto en común con la fe, que no puede darse en pedazos; es más, si no fuera absoluto y perfecto en todos los detalles, podría llevar el nombre de obediencia, pero su esencia desaparecería. El uso cristiano atribuye tal valor a esta perfección de la obediencia que ha sido, y siempre será, la marca distintiva por la que podemos reconocer a los católicos….

– Al definir los límites de la obediencia debida a los pastores de almas, pero sobre todo a la autoridad del Romano Pontífice, no se debe suponer que sólo debe cederse en relación con dogmas de los que no es posible desvincular la negación obstinada. del crimen de herejía. Más aún, no basta con asentir con sinceridad y firmeza a doctrinas que, aunque no están definidas por ningún pronunciamiento solemne de la Iglesia, son propuestas por ella para creer, como divinamente reveladas, en su enseñanza común y universal, y que el Concilio Vaticano declaró que deben ser creídas «con fe católica y divina». Pero esto también debe tenerse en cuenta entre los deberes de los cristianos, que se dejen gobernar y dirigir por la autoridad y dirección de los obispos y, sobre todo, de la sede apostólica.Y qué es apropiado que esto sea así para que cualquiera pueda percibirlo fácilmente. Porque las cosas contenidas en los oráculos divinos se refieren en parte a Dios, y en parte al hombre, y a todo lo necesario para alcanzar su salvación eterna. Ahora bien, tanto esto, es decir, lo que estamos obligados a creer como lo que estamos obligados a hacer, están establecidos, como hemos dicho, por la Iglesia en ejercicio de su derecho divino, y dentro de la Iglesia por el Sumo Pontífice. Por lotanto, le corresponde al Papa juzgar con autoridad qué cosas contienen los sagrados oráculos, así como qué doctrinas están en armonía y qué en desacuerdo con ellas.; y también, por la misma razón, para mostrar qué cosas deben aceptarse como correctas y cuáles rechazarse como inútiles; lo qué es necesario hacer y lo que hay qué evitar hacer para alcanzar la salvación eterna. Porque, de lo contrario, no habría un intérprete seguro de los mandamientos de Dios, ni habría ningún guía seguro que mostrara al hombre la forma en que debe vivir.

  • (Papa León XIII, Encíclica Sapientiae Christianae, nn. 21-22,24; subrayado añadido).

  • El Papa Pío XII, escribiendo en 1950, confirmó la enseñanza de su predecesor:

– … su sagrado Oficio de Maestro en materia de fe y moral debe ser el criterio de verdad próximo y universal para todos los teólogos, ya que a él le ha sido confiado por Cristo Nuestro Señor todo el depósito de la fe – Sagrada Escritura y Tradición divina – para ser preservado, custodiado e interpretado….

– (Papa Pío XII, Encíclica Humani Generis, n. 18)

Para que nadie piense que el asentimiento al magisterio católico pudiera ser tenido internamente mientras se dé la sumisión externa, hace mucho por el Papa Clemente XI lo refutó, al ordenar que “que todos los hijos de la Iglesia Católica aprendan a escuchar a la Iglesia, no sólo en silencio (porque, “incluso los impíos callan en las tinieblas” [1 Samuel 2: 9]), sino con una obediencia interior, que es la verdadera obediencia de un hombre ortodoxo … ”(Constitución Apostólica  Vineam Domini Sabaoth; Denz.1350).

A principios del siglo XX, el Papa San Pío X identificó la obediencia al magisterio vivo (actual) como la última prueba de fuego de la ortodoxia:

  • pues el primer y mayor criterio de la fe, prueba última e irrefutable de la ortodoxia, es la obediencia a la autoridad docente de la Iglesia, siempre viva e infalible, ya que Cristo la estableció como columna et firmamentum veritatis, “la columna y sostén de la verdad ”(1 Timoteo 3:15)
  • (Papa Pío X, Discurso Con Vera Soddisfazione, 10 de mayo de 1909. Traducción tomada de Enseñanzas papales: La Iglesia, n. 716.)

Esto solo tiene sentido, considerando la función intrínseca y el propósito del magisterio de la Iglesia:

– La autoridad docente de la Iglesia, que en la sabiduría divina fue constituida en la tierra para que las doctrinas reveladas permanezcan intactas para siempre, y que puedan ser llevadas con facilidad y seguridad al conocimiento de los hombres, y que se ejerce diariamente a través de El Romano Pontífice y los Obispos que están en comunión con él, tiene también el oficio de definir, cuando lo considere oportuno, cualquier verdad con ritos y decretos solemnes, siempre que sea necesario para oponerse a los errores o los ataques de los herejes, o más. de forma clara y detallada para estampar en la mente de los fieles los artículos de la sagrada doctrina que se han explicado.

  • (Papa Pío XI, Encíclica Mortalium Animos, n. 9; subrayado añadido).

Podemos ver, entonces, que la doctrina católica tradicional sobre el magisterio requiere que aquellos que reconocen la jerarquía del Novus Ordo y sus falsos papas como válidos, estén sujetos a ellos y se traguen todas sus herejías y errores. . “Reconocer y resistir” no es una opción – más bien, es necesario que ellos “reconozcan y obedezcan a la autoridad y supremacía de Pedro y sus legítimos sucesores” (Pío XI, Mortalium Animos, n. 11; cursiva agregada). Solo la posición sedevacantista, que niega que los papas del Vaticano II sean de hecho papas legítimos, proporciona una salida a este dilema.

Ahora bien, por supuesto, la mayoría de las citas que acabamos de presentar son de los Papas durante el período de tiempo más magistralmente activo del que se queja el autor anónimo de Rorate. Pero  ¿y qué?  La verdad es la verdad. ¡Lo acabamos de ver  esla doctrina católica tradicional! El magisterio no “devora” la Tradición, la defiende, la salvaguarda y la garantiza, a diferencia del blog de Rorate Caeli, por ejemplo.

Para mostrar que esta doctrina del magisterio de la Iglesia como la regla próxima y última de la fe no es una invención moderna, sino un desarrollo legítimo que, en esencia, se remonta a la antigüedad, el Papa León XIII escribió lo siguiente en su magnífica encíclica de 1896 sobre la unidad de la Iglesia:

– La práctica de la Iglesia ha sido siempre la misma, como lo demuestra la enseñanza unánime de los Padres, que solían sostener como ajenos a la comunión católica y ajenos a la Iglesia, a quien se apartara en lo más mínimo de cualquier punto de doctrina. propuesto por su magisterio autorizado. Epifanio, Agustín, Teodoro elaboraron una larga lista de herejías de su época. San Agustín señala que pueden surgir otras herejías, de las cuales, si alguien da su consentimiento, por el mismo hecho está separado de la unidad católica. “Nadie que simplemente crea en todas (estas herejías) no puede por esa razón considerarse o llamarse a sí mismo católico . Porque pueden haber o pueden surgir algunas otras herejías, que no están expuestas en esta obra nuestra, y, si alguien se aferra a una sola de ellas, no es católico ”(S. Augustinus, De Haeresibus, n. 88).

– La necesidad de este medio de institución divina para la preservación de la unidad, de la que hablamos es manifestada por San Pablo en su epístola a los Efesios. En esto les advierte que primero conserven con todo cuidado la concordia de los espíritus: “solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” (Ef. Iv., 3, et seq.). Y como las almas no pueden estar perfectamente unidas en la caridad a menos que las mentes estén de acuerdo en la fe, desea que todos tengan la misma fe: «Un Señor, una fe», y ésta tan perfectamente tenida como para evitar todo peligro de error: «que de ahora en adelante no seamos más niños, llevados de un lado a otro, a todas partes por un viento de doctrina por la maldad de los hombres, por la astucia sagaz con la que acechan para engañar ”(Ef. 4, 14): y esto que él enseña debe ser observado, no solo por un tiempo -“ sino mientras todos estén. reunidos en la unidad de la fe… hasta la medida de la edad de la plenitud de Cristo ”(13). Pero, ¿en qué ha colocado Cristo el principio primordialy los medios para preservar esta unidad? En eso – “Él puso a unos como Apóstoles – ya otros como pastores y doctores, para el perfeccionamiento de los santos, para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo” (11-12).

– Por tanto, desde los tiempos más remotos los padres y doctores de la Iglesia se han acostumbrado a seguir y defender unánimemente esta regla. Orígenes escribe: “Siempre que los herejes alegan la posesión de las escrituras canónicas, a las que todos los cristianos dan su consentimiento unánime, parecen decir: ‘He aquí expuesta la palabra de verdad ‘. Pero no debemos creerlos y no abandonar la tradición primaria y eclesiástica. No debemos creer de otra manera que la que nos ha transmitido la tradición de la Iglesia de Dios ”( Vetus Interpretatio Commentariorum en Mat.N. 46). Ireneo también dice: “La doctrina de los Apóstoles es la verdadera fe …y la conocemos a través de la sucesión episcopal… Que ha llegado hasta nuestra época por el mismo hecho de que las Escrituras han sido celosamente guardadas y plenamente interpretadas ”( Contra Haereses, lib. Iv., Cap. 33, n. 8). Y Tertuliano: “Por tanto, está claro que toda doctrina que concuerde con la de las iglesias apostólicas, matrices y centros originales de la fe, debe ser considerada como la verdad, sosteniendo sin vacilar que la Iglesia la recibió de los Apóstoles, la Apóstoles de Cristo y Cristo de Dios…. Estamos en comunión con las Iglesias apostólicas, y por el mismo hecho de que se pongan de acuerdo entre ellas tenemos un testimonio de la verdad ”( De Praescrip., gorra. xxxi). Y entonces Hilary: “La enseñanza de Cristo desde la barca significa que aquellos que están fuera de la Iglesia nunca podrán captar la enseñanza divina; porque la barca tipifica la Iglesia donde se deposita y se predica la palabra de vida. Los que están afuera son como arena estéril y sin valor: no pueden comprender ”( Comentario en Mateo xiii., N. 1). Rufinus elogia a Gregorio de Nazianzum y a Basilio porque “estudiaron sólo el texto de la Sagrada Escritura y tomaron la interpretación de su significado no de su propia conciencia interior, sino de los escritos y de la autoridad de los antiguos, quienes a su vez, como está claro, tomaron su regla para entender el significado, de la sucesión apostólica”( Hist. Eccl., lib. ii., cap. 9).

– Por tanto, como se desprende de lo dicho, Cristo instituyó en la Iglesia un Magisterio vivo, autoritario y permanente, que con su propio poder fortaleció, con el Espíritu de verdad enseñó y confirmó con milagros. Quiso y ordenó, bajo las penas más graves, que sus enseñanzas fueran recibidas como si fueran las suyas.

– (Papa León XIII, Encíclica Satis Cognitum, n. 9; cursiva dada; subrayado agregado).

De la enseñanza del Papa León, y de la evidencia histórica que aduce, queda muy claro que el Depósito de la Fe revelado en la Sagrada Escritura y la Tradición Apostólica es lo que el magisterio de la Iglesia enseña y garantiza. Para empezar, ese es el objetivo de Dios dándonos una Iglesia, que es “columna y baluarte de la verdad” (1 Timoteo 3:15).

Quizás sea demasiado pedir a los autores de Rorate Caeli que realicen una investigación básica sobre los problemas teológicos sobre los que escriben, pero antes de publicar las tonterías que escribe, Peter Kwasniewski, como traductor y editor de la publicación anónima, al menos podría haber consultado la Enciclopedia Católica, una obra de referencia que parece evitar cuidadosamente:

– Cabe señalar que los Padres, especialmente Tertuliano y San Ireneo, usan el término tradición no sólo pasivamente, es decir, de la enseñanza divina otorgada oralmente, sino en el sentido activo de interpretación eclesiástica. Y este es sin duda el significado de San Pablo cuando le dice a Timoteo que mantenga “el significado de las sanas palabras que de mí oíste” (2 Timoteo 1:13). En este sentido las diversas fórmulas de fe, de las cuales tenemos la muestra más antigua en 1 Corintios 15: 3-4, se convirtieron en la regla de la fe.

  • ( Enciclopedia Católica, sv «Regla de Fe»).

Allí vemos que el magisterio de la Iglesia como parte de “la propia definición de Tradición” no es un concepto novedoso, es bastante tradicional. Más sobre eso en breve.

Lo que el autor de la publicación de Rorate Coeli critica como una “reducción de la Tradición al Magisterio” existe solo en su mente. En ningún momento la Tradición se redujo realmente al magisterio ; en todo caso, la enseñanza de la Iglesia simplemente se ha cristalizado a lo largo de los siglos, de modo que ahora hablamos apropiadamente de la Sagrada Escritura y la Sagrada Tradición como la regla remota o indirecta de la Fe, y la autoridad de la enseñanza católica. el magisterio, como la regla próxima  directa de la Fe, como se discutió anteriormente:

– La única regla directa en un momento dado es la enseñanza real de la Iglesia, ya sea expresada solemnemente por el Papa o el concilio o de manera ordinaria por instrucción de sus obispos y sacerdotes. La regla indirecta o remota, es decir la fuente de donde se toma esta enseñanza, es doble, las Escrituras y la Tradición Apostólica.

  • (Donald Attwater, ed., A Catholic Dictionary, 3ª ed.[Nueva York, NY: The Macmillan Company, 1958], sv «Rule of Faith», p. 439)

El magisterio eclesiástico (regla directa) no puede estar en conflicto con la Escritura o la Tradición (regla remota), de modo que los católicos tendrían que decidir, por sí mismos, entre una u otra. Por el contrario, en cierto sentido los dos dependen el uno de las otras:

  • Entonces, no puede haber oposición o conflicto real entre la misión invisible del Espíritu Santo y la comisión jurídica de Gobernante y Maestro recibida de Cristo, ya que se complementan y perfeccionan mutuamente, como lo hacen el cuerpo y el alma en el hombre, y proceden de nuestro único Redentor que no sólo dijo, cuando sopló sobre los Apóstoles, «Recibid el Espíritu Santo» [Jn 20, 22], pero que también ordenó claramente: «Como el Padre me envió a mí, yo también os envío» [Jn 20 : 21]; y otra vez: “El que a vosotros oye, a mí me escucha” [Lc 10, 16].

– (Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis, n. 65)

Esas son malas noticias para nuestro  autor de Rorate. Sin embargo, como ya vimos, él continúa diciendo:

  • Para decirlo de manera exagerada, los católicos hoy creen en la Tradición porque el Magisterio lo manda. Y por eso, los fieles hoy esperan que el Papa se pronuncie sobre tal o cual asunto, para saber qué creer. Y obedecen servilmente en absolutamente todo lo que se le ocurre al Papa de turno, incluso en sus gestos o gustos personales.

Uno se pregunta en qué clase de mundo vive este hombre: ¿dónde están todas esas personas que obedecen servilmente a Francisco en absolutamente todo lo que se le ocurre? (No es que el apóstata sea en realidad el Papa, pero eso es irrelevante en la crítica que se hizo.)

El magisterio no se ha introducidorecientemente en la definición misma de Tradición, ha sido parte deesa definición desde el principio, de dos maneras: primero, en la medida en que es parte de la Tradición que hay una autoridad docente en la Iglesia, como lo demostró el Papa León XIII arriba; y en segundo lugar, en la medida en que la única manera de saber qué es la Tradición, es mediante la enseñanza de la Iglesia. En ese sentido, el escritor anónimo tiene toda la razón, pero su sorpresa y desacuerdo están fuera de lugar, pues no es nada nuevo.

Sin la autoridad de la Iglesia para enseñar y atar la conciencia, ¿cómo sabría un católico lo que constituye la revelación divina? ¿Cómo sabría qué escritos de la antigüedad están inspirados por Dios? ¿Cómo sabría qué maestros de los primeros siglos son propiamente Padres de la Iglesia? ¿Cómo sabría qué traducciones de estos escritos son seguras?

Fue el Doctor de la Iglesia  San Agustín de Hipona (354-430), con suerte lo suficientemente tradicional para Rorate Caeli, quien escribió lo siguiente en el Capítulo 5 de su Tratado contra la Epístola Fundamental de Maniqueo: “Por mi parte, no debería creer en el evangelio, excepto si lo mueve la autoridad de la Iglesia Católica «. Ese es el testimonio de la Tradición, no simplemente de algún desarrollo reciente; y solo tiene sentido, ya que la Iglesia existió antes de que la revelación divina fuera incluso completa. En otras palabras, el magisterio ya estaba en su lugar antes de que la Sagrada Tradición hubiera sido revelada públicamente y toda la Sagrada Escritura hubiera sido escrita. Debemos recordar que la revelación divina pública no cesó hasta la muerte del último Apóstol (San Juan), que fue alrededor del año 100 d.C. La Iglesia fue fundada en el 33.

Entonces surgirá la pregunta de por qué creemos en la Iglesia Católica . ¿Por qué aceptamos su autoridad? En pocas palabras, lo hacemos por la historia y la razón. Los llamados motivos externos de credibilidad son el fundamento objetivo y racional sobre el que descansa la verdad de la religión católica. Se pueden encontrar explicados y defendidos extensamente en libros de apologética anteriores al Vaticano II, como We Stand with Christ, del P. Joseph Fenton (ahora reimpreso como Sentar las bases), Credenciales de la Iglesia Católica por el Rev. JB Bagshawe, Defensa de la Iglesia Católicapor el P. Francis X. Doyle y las ediciones anteriores a 1959 del libroLa fe de millonespor el p. John A. O’Brien[divulgación completa: hacemos una pequeña comisión por las compras realizadas a través de enlaces de libros de Amazon]. Estos son solo algunos ejemplos de libros populares escritos para los laicos para probar el fundamento racional de la religión católica romana.

Los motivos de la credibilidad son muy importantes, especialmente en nuestros días, porque son continuamente negados y atacados por los modernistas del Novus Ordo, que socavan este fundamento racional apelando en cambio a una experiencia subjetiva, a un “encuentro” con Dios, como fundamento. de fe. Pero eso nunca puede ser el fundamento de la verdadera Fe, porque, como San Pío X señaló de manera tan pertinente: “¿Sobre qué bases pueden los modernistas negar la verdad de una experiencia afirmada por un seguidor del Islam? ¿Reclamarán el monopolio de las experiencias verdaderas solo para los católicos? » ( Encíclica Pascendi Dominici, n. 14).

Los motivos externos de credibilidad establecen objetivamente y con certeza que es razonable creer en Jesucristo y adherirse a la Iglesia Católica. Aunque la razón es, pues, el fundamento de la fe, todo hombre es  libre de elegir entre creer o no. Al mismo tiempo, está más allá de nuestras facultades naturales dar el asentimiento interno de la Fe; Dios debe ayudarnos con Su gracia sobrenatural y, en ese sentido, la Fe es un don divino.

En 1870, el Concilio Vaticano I emitió una hermosa constitución dogmática sobre la fe y la razón llamada Dei Filius. Explica la relación entre los dos y no es ni muy largo ni muy difícil de entender. En pocas palabras, podemos decir que los motivos de la credibilidad muestran que es razonable tener fe y poco razonable no tenerla .

Más adelante en su artículo, el autor anónimo de Rorate Caeli escribe :

  • Las posiciones más ultramontanas podrían argumentar que el Concilio Vaticano I definió, como cuestión de fide, que el Romano Pontífice posee poder universal, supremo e inmediato incluso en materias jurisdiccionales y disciplinarias, y quien no quiera aceptarlo, anatema sit( Denzinger 1821-1831); por tanto, la tesis anterior podría verse como un ataque contra este dogma de fe.

– Definitivamente no es así, porque lo que se cuestiona no es el poder universal del Papa sino el absolutismo papal del segundo milenio. El poder supremo no equivale al absolutismo, que es el mismo poder llevado al exceso.

Ah, entonces se está avanzando la tesis de que los Papas habitualmente excedían sus límites en el ejercicio del Papado; sin embargo, aparentemente todos los teólogos, doctores  y santos simplemente estaban de acuerdo con un abuso de poder tan atroz; peor aún, este “absolutismo” incluso se infiltró en el magisterio mismo, de modo que ahora estamos atrapados con los papas enseñando en una distorsión del papado en sus documentos oficiales.

Esto no es más que una tontería absoluta que, si no es completamente herética, debería al menos recibir la censura «favorable a la herejía». Hemos abordado el fondo de esta objeción en detalle antes:

  • ¿Es el Papa un monarca absoluto? La autoridad del Romano Pontífice en la Iglesia Católica
    El autor “tradicionalista” de Rorate no es el único, dicho sea de paso, en sospechar del papado por su “ejercicio” en el segundo milenio. Se encuentra en buena compañía con el modernista Joseph Ratzinger (también conocido como «Papa Benedicto XVI»), quien, justo cuando se trasladaba de Munich a Roma para convertirse en Prefecto de la Congregación para la Destrucción de la Fe, publicó un libro negando la Dogma católico definido en el Vaticano I:

– No podemos interpretar como verdad lo que es, en realidad, un desarrollo histórico con una relación más o menos estrecha con la verdad. …

– … Ciertamente, nadie que reclame lealtad a la teología católica puede simplemente declarar nula y sin efecto la doctrina de la primacía, especialmente si busca comprender las objeciones y evalúa con una mente abierta el peso relativo de lo que se puede determinar históricamente. Tampoco le es posible, por otra parte, considerar como única forma posible y, por tanto, obligatoria para todos los cristianos la forma que ha tomado este primado en los siglos XIX y XX. Los gestos simbólicos del Papa [ sic] Pablo VI y, en particular, su arrodillamiento ante el representante del Patriarca Ecuménico [el Patriarca cismático Atenágoras I] fueron un intento de expresar precisamente esto y, mediante tales signos, señalar la salida de el callejón sin salida histórico. …

– … Roma no debe exigir a Oriente con respecto a la doctrina del primado más de lo que se había formulado y vivido en el primer milenio. Cuando el Patriarca [herético-cismático] Atenágoras, el 25 de julio de 1967, con motivo de la visita del Papa a Fanar, lo designó como sucesor de San Pedro, como el más estimado entre nosotros, como quien preside en la caridad, este gran líder de la Iglesia estaba expresando el contenido esencial de la doctrina de la primacía como se la conocía en el primer milenio. Roma no necesita pedir más.La reunión podría tener lugar en este contexto si, por un lado, Oriente dejara de oponerse como heréticos a los desarrollos que tuvieron lugar en Occidente en el segundo milenio y aceptara a la Iglesia católica como legítima y ortodoxa en la forma que había adquirido. en el curso de ese desarrollo, mientras que, por otro lado, Occidente reconocería a la Iglesia de Oriente como ortodoxa y legítima en la forma que siempre ha tenido.

– …

– El propio Patriarca Atenágoras habló … con fuerza cuando saludó al Papa en Fanar: “Contra toda expectativa, el obispo de Roma está entre nosotros, el primero entre nosotros en honor, ‘el que preside en amor’ (Ignacio de Antioquía, epistola“ Ad Romano ”, PG 5, col. 801, prólogo)”. Está claro que, al decir esto, el Patriarca no abandonó las pretensiones de las Iglesias orientales ni reconoció la primacía de Occidente. Más bien, afirmó claramente lo que Oriente entendía como el orden, el rango y el título de los obispos iguales en la Iglesia, y valdría la pena considerar si esta confesión arcaica, que no tiene nada que ver con la “primacía de jurisdicción ”[definida en el Vaticano I] pero confiesa una primacía de“ honor ”(τιμή) y ágape[el amor], tal vez no se reconozca como una fórmula que refleje adecuadamente la posición que ocupa Roma en la Iglesia- la “santa valentía” requiere que la prudencia se combine con la “audacia”: “El reino de Dios sufre violencia” [cf. Mt 11:12].

Eso es HEREJÍA, como se demuestra aquí.

Aunque Rorate no llega tan lejos como lo hace Ratzinger en este texto, los paralelos son evidentes, y no pasará mucho tiempo antes de que los reconocen-and-resistentes comiencen a dudar del “ primer” Concilio Vaticano II. Peter Kwasniewski ya está cuestionando su «espíritu».

El escritor de Rorate continúa:

  • Por otro lado, es necesario precisar qué se entiende por “poder supremo y universal”, ya que muchos consideran que faculta al Romano Pontífice para hacer lo que quiera. No es así. Hay muchas cosas que el Papa no puede hacer. No puede suprimir las instituciones de derecho divino. No puede suprimir el orden episcopal. No puede abrogar los sacramentos. No puede modificar ni anular los mandamientos. No puede admitir a alguien en pecado mortal a la comunión sacramental. No puede bendecir actos moralmente malos.

(impresión en negrita dada)
Aquí hay un desacuerdo fundamental entre la posición de reconocer y resistir y el sedevacantismo. Estamos de acuerdo, por supuesto, en que el Papa no puede hacer lo que quiera, no puede cambiar la Fe, no puede abolir los sacramentos, etc. Sin embargo, entendemos que el término «no puede” significa precisamente eso: No le es posible hacer tal cosa. Es decir, en realidad nunca hará tal cosa, precisamente porque Dios lo ha hecho imposible, es decir, incapaz de suceder. Lo que creen los semi-tradicionales, por el contrario, es que el Papa puede hacer todo eso pero no lo hace  porque Dios lo prohíbe, por lo que el resto de la Iglesia debe ir contra el Papa y decirle que está siendo un muchacho travieso y sus decretos son inválidos.

Si los que reconocen y resisten pueden presentar alguna prueba sacada del magisterio de que así es como la Iglesia entiende los límites del papado, sería genial si pudieran proporcionarla en algún momento. Daría la vuelta a la enseñanza sobre el papadoy anularía las palabras de nuestro divino Salvador: “Y todo lo que ates en la tierra, será atado en los cielos; y todo lo que desates en la tierra, será desatado. también en el cielo ”(Mt 16, 19).

El autor prosigue:

  • Y sobre todo, hay un principio general de la ley natural que se aplica a cualquier autoridad: los mandatos deben ser racionales. Si un mandato no está ordenado por la razón, no es ley sino fuerza y violencia. Y aunque el Papa no puede ser juzgado por nadie en la tierra, sus leyes o mandamientos manifiestamente irracionales pueden ser resistidos.

Eso es bastante justo, y si un Papa emitiera una orden irracional por ejemplo, si le dijera al sacristán principal de la Basílica de San Pedro que tendría que hacer 10,000 flexiones por día o de lo contrario sería excomulgado, entonces tal mandato sería nulo y sin efecto.

Sin embargo, la situación a la que nos enfrentamos desde la muerte del Papa Pío XII no es la de un Papa dando órdenes irracionales a los individuos; es la de una serie de supuestos Papas imponen doctrinas falsas, incluida la herejía, sobre la Iglesia universal, así como una liturgia modernista-protestante, ritos sacramentales inválidos y todo tipo de leyes universales blasfemas, sacrílegas e impías. Eso es algo completamente diferente.

El punto en cuestión, entonces, no es negarse a obedecer órdenes ilegítimas, sino negarse a someterse al Papa como Supremo Maestro y Legislador.

El escrito de Rorate Caeli termina su monografía tóxica de la siguiente manera:

  • Finalmente, un argumento de autoridad. Cuando Benedicto XVI asumió el cargo de obispo de Roma en la Basílica de San Juan de Letrán, dijo en su homilía: “El Papa no es un monarca absoluto cuyos pensamientos y voluntades son ley”. Y siendo todavía prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, escribió: “El Papa no es un monarca absoluto cuya voluntad es la ley. Es más bien el guardián de la Tradición auténtica y, por tanto, el primer garante de la obediencia. No puede hacer lo que se le ocurra y así puede oponerse a aquellas personas que, por su parte, quieren hacer lo que se les ocurra. Sus reglas no son las del poder arbitrario, sino las de la obediencia en la fe ”(Prólogo a Alcuin Reid, El desarrollo orgánico de la liturgia, Ignatius Press, San Francisco, 2004, p. 18).

A la luz de la tesis anterior y de las palabras del Papa Benedicto XVI, cabe preguntarse, una vez más, hasta qué punto el acto despótico con el que Francisco ha sofocado la liturgia tradicional a través de las Traditiones Custodes debe ser obedecido, dejando así de ser el “guardián de la auténtica tradición”y convirtiéndose en su verdugo.
Es bastante revelador, y para nada sorprendente, que cuando los semi-tradis finalmente citan lo que creen que es una autoridad teológica en todo el asunto, eligen a un modernista que públicamente rechaza el dogma del papado. Y esa no es la primera vez que lo hacen, como demostramos aquí. Aparentemente no pudieron encontrar un teólogo de antes del Vaticano II que estuviera de acuerdo con ellos. ¡Qué hay sobre eso! Qué manera más apropiada para el autor de terminar su artículo teológicamente desastroso.

Por cierto, respondimos a este artículo también en formato de audio, en nuestro reciente episodio de podcast TRADCAST EXPRESS 140. Puedes escuchar aquí:

Puede encontrarmás de nuestros podcasts aquí.

¿Qué les está sucediendo a estos autodenominados “tradicionalistas”? Se están alejando cada vez más de la próxima regla de fe, ¡todo porque están intentando defender la legitimidad de un apóstata público como el Papa de la Iglesia Católica! ¡Qué trágico es ver a personas más dispuestas a renunciar a la doctrina perenne de la Iglesia que a dejar finalmente ir a ese apóstata de Buenos Aires!

Rorate Caeliestá comenzando a retomar después de  One Peter Five, donde parece ser el modus operandi: no importa cuán teológicamente deficiente sea la argumentación, siempre que se defienda la posición de reconocer y resistir; después de todo ¡No somos Novus Ordo y no queremos ser sedevacantistas! Pero esa no es la forma de proceder. Esa no es forma de ser fiel a Aquel que dijo “la verdad os hará libres” (Jn 8, 32).

Se puede suponer que el autor anónimo del problemático post de Rorate es un laico, de lo contrario los operadores del blog seguramente habrían dicho a sus lectores que estas líneas fueron escritas por un sacerdote, precisamente para dar mayor peso a su tesis. No es que realmente importe de una forma u otra, porque el error es error, sin importar si procede de la mente de un laico o de un sacerdote.

En 1954, el Papa Pío XII tuvo algunas palabras para los teólogos laicos en desacuerdo con el magisterio vivo de la Iglesia, pero la crítica de Su Santidad se aplica tanto a los sacerdotes (válidos o inválidos):

  • Recientemente, lo que se llama “teología laica” ha surgido y se ha extendido a varios lugares, y ha surgido una nueva clase de “teólogo laico”, que afirma ser sui juris; hay profesores de esta teología que ocupan cátedras establecidas, se imparten cursos, se publican notas, se realizan seminarios. Estos profesores distinguen su autoridad docente de la autoridad docente pública de la Iglesia y, en cierto modo, la contraponen.; a veces, para justificar su posición, apelan a los dones carismáticos de la enseñanza y de la interpretación de la profecía, que se mencionan más de una vez en el Nuevo Testamento, especialmente en las Epístolas Paulinas (p. ej., Rom. 12: 6 s .; I Corintios 12: 28-30); apelan a la historia, que desde los inicios de la religión cristiana hasta hoy presenta tantos nombres de laicos que, por el bien de las almas, han enseñado la verdad de Cristo oralmente y por escrito, aunque no llamados a ello por los obispos y sin que pidieran o recibieran la autoridad docente sagrada, guiados por su propio impulso interior y celo apostólico. Sin embargo, es necesario sostener lo contrario y es que nunca ha habido, ni hay ahora, y nunca habrá en la Iglesia una autoridad de enseñanza legítima del laicado apartada por Dios de la autoridad, guía y vigilancia de la sagrada Autoridad de Enseñanza; De hecho, la misma negación de la sumisión ofrece una prueba y un criterio convincentes de que los laicos que así hablan y actúan no son guiados por el Espíritu de Dios y de Cristo.. Además, todos pueden ver el gran peligro de confusión y error que hay en esta “teología laica”; un peligro también de que otros comiencen a ser enseñados por hombres claramente incapaces de hacerlo, o incluso por hombres engañosos y fraudulentos, a quienes San Pablo describió: “Llegará el tiempo en que los hombres …, siempre ansiosos por escuchar algo nuevo, se proveerán a sí mismos con nuevos maestros, según su capricho, haciendo oídos sordos a la verdad, prestando su atención a las fábulas ”(cf. II Tim. 4: 3 s.).
  • (Papa Pío XII, Alocución Si Diligiscon motivo de la Canonización de San Pío X, 31 de mayo de 1954) .
    Touché! Laico o clérigo, esto condena a todos los teólogos / apologistas de “reconocer y resistir” especialmente a los de alto perfil como Peter Kwasniewski, Michael Voris, Taylor Marshall, el difunto John Vennari y el reverendo Gregorius Hesse, Michael Matt, Christopher Ferrara, Resistentes de Rorate Caeli, y tantos otros. Los teólogos laicos y sacerdotes de la Fraternidad San Pío X (FSSPX) también caen bajo la condena del Papa, quizás más que cualquier otro, ya que están formalmente afiliados a una sociedad religiosa para la que la oposición al magisterio del Novus Ordo es fundamental.

En un discurso pronunciado el 14 de septiembre de 1956, el mismo Papa Pío XII volvió a plantear este tema y señaló que los teólogos o son los “maestros del magisterio”, sino al revés: “Revertir el asunto sería estar convirtiendo a los teólogos en prácticamente los ‘magistri Magisterii’ [maestros del Magisterio’], lo cual es obviamente un error ”, aclaró el Papa ( The Pope Speaks, primavera de 1957, p. 390).

Todo esto tiene perfecto sentido. No puede haber teólogos, ni maestros de teología que enseñen contra el magisterio vivo de la Iglesia. Cuando hay un verdadero Papa reinando, hay que estar en comunión con él, y cualquier enseñanza contraria al magisterio del Papa es inadmisible:

Para que cualquiera pueda demostrar su fe católica y afirmar que es verdaderamente católico, debe poder convencer a la Sede Apostólica de ello. Porque esta Sede es predominante y con ella deben estar de acuerdo los fieles de toda la Iglesia. Y el hombre que abandona la Sede de Pedro sólo puede tener una seguridad falsa de estar en la Iglesia. Como resultado, ese hombre ya es un cismático y un pecador que establece una sede opuesta a la Sede única del bienaventurado Pedro, de la que derivan los derechos de la sagrada comunión para todos los hombres.

(Papa Pío IX, Encíclica Quartus Supra, n. 8)

No hay forma de evitarlo: un católico debe estar sujeto al Papa, 31-32; Mt 16:18). Cuando no hay Papa , la Iglesia se ve sumida en una gran confusión y angustia.

Nada de esto es demasiado difícil de comprender, y la multitud de “reconocer y resistir”sin duda estaría de acuerdo con la teología tradicional si Pío XII fuera todavía Papa y la revolución modernista no hubiera sucedido. Sin embargo, después de más de 50 años desde el Concilio Vaticano IIy después de más de 8 años de Francisco como su “Papa”, los que reconocen y se resisten se están agarrando a cualquier cosa en este momento.

Debido a que se niegan a aprobar la idea de que Bergoglio no es de hecho el Papa, se ven obligados a proponer cualquier cosa para impugnar la validez, veracidad y autoridad del magisterio católico romano. No se avergüenzan de oponerla a la revelación divina misma, cuando es precisamente ese Depósito de Fe el que testifica que el magisterio viviente es la norma próxima para la fe y la acción católicas.

De Novus Ordo Watch

Categorías:ALL POSTS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s