ALL POSTS

FELIX M. CAPELLO : UN VERDADERO PAPA NECESARIAMENTE ES INFALIBLE, ES DECIR, NO PUEDE CAER EN HEREJÍA [AÑADIDO : O ERROR CONTRA LA FE]


Padre Felix Cappello, SJ, sobre un tema candente…

Distinguido teólogo anterior al Vaticano II: 
Un Papa herético es imposible

El jesuita p. Félix Cappello (1879-1962) fue un destacado teólogo de la Iglesia Católica. Tiene doctorados en Sagrada Teología, Filosofía y Derecho Canónico. Enseñó en la Pontificia Universidad Gregoriana de 1920 a 1959 y se desempeñó como asesor del Vaticano.

En 1911/12, el P. Capello  publicó la obra de 2 volúmenes  De Curia Romana  («Sobre la Curia romana»). El volumen 2 trata específicamente de la Curia romana durante un tiempo en el que no hay Papa, en sede vacante . Contiene un tratamiento de la cuestión del “Papa hereje” ( Papa haereticus ) y si la Iglesia tiene el poder de deponerlo. Este es un asunto que es de gran interés en nuestros días y lo ha sido durante un tiempo, incluso en el Vaticano:

Recientemente, Taylor Marshall planteó este tema ( en este clip ), y el dúo antisedevacantista John Salza y Robert Siscoe han centrado gran parte de su atención en él. Pensamos útil, por lo tanto, presentar este artículo al público en una traducción exclusiva al inglés [ aquí en español en traducción propia de este texto inglés]

Escribiendo en 1912,  ante  el Concilio Vaticano II , el P. Cappello obviamente no está influenciado por el desorden eclesial actual, por lo que no está sesgado en la cuestión de una forma u otra. Al mismo tiempo, como está escrito después  del Concilio Vaticano I  y también del pontificado del Papa León XIII, su tratado teológico está informado por una gran cantidad de enseñanzas dogmáticas y doctrinales que fueron emitidas por el magisterio papal en el siglo XIX, una ventaja que no tenían muchos teólogos que discutieron el tema del Papa haereticus, en el pasado.

Así pues, el análisis del P. Cappello es extremadamente competente e imparcial. Escribe en un escenario histórico que tiene lo mejor [del pasado de la Iglesia y los estudios posteriores al Vaticano I]


ARTÍCULO II

Si el Romano Pontífice puede ser depuesto por los Cardenales o por un Concilio General

1. Opiniones erróneas.  – Un error múltiple, que claramente sabe a herejía, fue planteado por realistas y otros pseudocatólicos, más o menos imbuidos de los principios del galicanismo.

1º Algunos enseñan que los Cardenales tienen derecho, no sólo de elegir al Sumo Pontífice, sino también de destituirlo por justa causa.

2º Otros afirman que la potestad de deponer al Papa pertenece a la sociedad universal de los fieles, es decir, a la Iglesia.

3º Otros dicen que la referida facultad no pertenece a los Cardenales, ni a la Iglesia o comunidad de fieles, sino sólo a un Concilio general. De ahí la proposición del galicanismo: “Los Concilios Ecuménicos están por encima del Papa, incluso fuera del tiempo del cisma”.

4º Algunos dicen que el Romano Pontífice debe ser depuesto por un Concilio general cuando concurre una causa gravísima, como por ejemplo: a ) si gobierna la Iglesia con ineptitud; b ) si se vuelve odioso al conjunto de los obispos o de los fieles; c ) si gobierna a sus súbditos impía o injustamente; d ) si lleva una vida vergonzosa; e ) si cae en herejía.

5º Otras restringen la autoridad de los Concilios ecuménicos para deponer al Papa sólo a casos extraordinarios, por ejemplo, si es escandaloso, o herético, o de dudosa legitimidad. Así véase Bossuet [Defensio , lib. X, gorra. XXI].

6º No faltan también los Doctores que dicen que el Romano Pontífice por algunos delitos más atroces, especialmente por depravación moral, herejía, etc., pierde jurisdicción  ipso facto , de modo que no se requiere sentencia de deposición de un Concilio general; a lo sumo, dicen, se requiere y es suficiente meramente una sentencia declaratoria del delito.

Tales opiniones son claramente erróneas, como se desprenderá de lo que se dice a continuación.

2. La Cuestión de un Papa hereje.  – Es un dogma católico que cuando el Romano Pontífice habla ex cathedra, es decir, cuando lleva a cabo el deber de pastor y maestro de todos los cristianos, es infalible por una especial asistencia del Espíritu Santo. Así, la presente cuestión no se refiere al Pontífice en cuanto Pastor y Maestro universal de la Iglesia, sino en cuanto se le considera como persona privada . Al respecto, los Autores suelen preguntarse si un Romano Pontífice que cae en herejía pierde  ipso facto el poder supremo , o si debe ser depuesto por un Concilio ecuménico.

Veremos más adelante si se admite o no esta suposición. Comúnmente se sostienen varias opiniones. 

La primera afirma que el Romano Pontífice pierde  ipso facto la jurisdicción papal  por herejía, incluso por herejía  oculta, sin necesidad de que sea depuesto [cfr. Palmieri, De Romano Pontífice , p. 40].

La segunda  afirma que por  herejía notoria  y  abiertamente  pública y divulgada,  el Papa es privado de su poder ipso facto, antes de cualquier sentencia declaratoria [cfr. Bellarm., De Romano Pontif. , lib. II, cap. 30; Bouix, De Papa , ad. II, pág. 653 ss.].

La tercera  sostiene que el Romano Pontífice no cae de su poder ipso facto ni siquiera por herejía que sea  notoria  o  pública ; pero, sin embargo, puede y debe  ser depuesto  por una sentencia, que al menos declare el delito [Cfr. Suárez, De fide , disp. 10, secc. 6, s. 6 cuadrados].

La cuarta  sostiene que el Sumo Pontífice no pierde su jurisdicción por herejía, ni puede ser privado de ella por deposición [Cfr. Bellarm., lc].

La quinta  declara que el Romano Pontífice no puede caer en herejía, ni siquiera como doctor particular; es decir, niega el supuesto mismo [Cfr. Billot, a. III, pág. 141 cuadrados].

¿Cuál de estas opiniones es la más probable?

3. La doctrina católica que se ha de sostener.  – Primero, es cierto que el Romano Pontífice no está sujeto al Colegio cardenalicio, ni a un concilio de obispos, ya que él mismo es el Obispo de los obispos, el pastor de los pastores, la cabeza de todas las iglesias particulares y de la Iglesia universal misma. Por tanto, el Papa está simple y absolutamente por encima de la Iglesia universal, y por encima de un Concilio general, de modo que por encima de sí mismo no se reconoce a nadie en la tierra como su Superior [Cfr. Bellarm., De Concil. subasta , lib. II, cap. XIII ss.].

Por lo tanto, es inadecuado afirmar que los cardenales o los obispos juntos tienen el derecho de deponer al Romano Pontífice. Y de hecho:

a ) Cristo estableció a Pedro y a sus sucesores, no a los cardenales ni a los obispos, como fundamento de la Iglesia. Ahora bien, si el Colegio de Cardenales o un Concilio de Obispos pudiera deponer al Pontífice, ¿no tendríamos que decir que esos Cardenales y Obispos son el fundamento de la Iglesia, contra la voluntad positiva de Cristo?

b ) Cristo encomendó a Pedro ya sus sucesores el deber de apacentar a los corderos y a las ovejas, así como de confirmar en la Fe a los hermanos. Pero si el Papa pudiera ser depuesto, no sería él quien apacienta o confirma, sino que sería apacentado confirmado por otros.

c ) El Romano Pontífice posee plena y completa potestad en la Iglesia, de modo que ninguna potestad independiente de él existe de hecho ni puede concebirse.

d ) los obispos no tienen jurisdicción, o por lo menos nunca pueden ejercerla válida y lícitamente, sino en cuanto dependen del Sumo Pontífice; pero si tuvieran el derecho de deponer al Papa, actuarían no sólo independientemente del Papa, sino contra él.

e ) Un Concilio general no tiene ningún valor, a menos que el Romano Pontífice lo convoque, lo presida y confirme sus decisiones y actos por su suprema autoridad.

f ) Los obispos y otros tienen potestad, sólo en cuanto les es concedida por la ley divina, natural o eclesiástica. Pero ni la ley divina, ni la natural, ni la eclesiástica conceden a los obispos y demás prelados la potestad de deponer al Romano Pontífice. Así que [se sigue la conclusión].

g ) Todo lo que hagan los obispos o los cardenales, o cualquier otra persona, en cuanto sean  ajenas a la Iglesia , debe reputarse sin valor e ilícito. Porque donde está Pedro, o el Romano Pontífice, allí está la Iglesia, según el axioma de los Santos Padres; en consecuencia, si alguien quiere actuar contra el Papa, por eso mismo está fuera de la Iglesia, y consecuentemente actúa mal. Así, el derecho de deponer al Romano Pontífice, cualquiera que sea el aspecto en que se considere y el caso en que se considere como apto para ser aplicado, debe ser considerado como un absurdo, como manifiestamente contrario a la voluntad positiva de Cristo, y a la naturaleza del Primado, y a la constitución esencial de la Iglesia.

h ) El Concilio ecuménico VIII, sesión 8ª declaró: “Leemos que el Romano Pontífice ha juzgado a todos los obispos de las Iglesias, pero no leemos que alguno le haya juzgado a él.

i ) El V Concilio de Letrán, ses. XI enseñó: “Que solo el Romano Pontífice, tiene autoridad sobre todos los concilios, tiene pleno derecho y poder de convocar, transferir y disolver concilios, lo cual es claro no sólo por el testimonio de la Sagrada Escritura, los dichos de la santa [Iglesia] y de los santos Padres y de otros Romanos Pontífices, sino también por lo promulgado en esos mismos concilios.”

[NB: Las letras j y k  no existen en el alfabeto latino.]

l ) [El Papa] Gelasio en su epístola a los obispos de Dardania dice: “La Iglesia en todo el mundo sabe que la Santa Sede Romana tiene el derecho de juzgar a todos, y que a nadie se le permite juzgarle a él.

m ) [El Papa] Nicolás I en su epístola a Miguel escribe: “Está perfectamente claro que el juicio de la Sede Apostólica, cuya autoridad no es superada por ninguna otra, no debe ser revisado por nadie”.

n ) El [Papa] Gregorio dice [Lib. 9, epístola. 39 ad Theotistam.]: “Si el Bienaventurado Pedro, cuando fue injuriado por los fieles, hubiera prestado atención a la autoridad que había recibido sobre la santa Iglesia, podría haber respondido:  que las ovejas no se atrevan a reprender a su pastor .”

o ) El [Papa] Bonifacio VIII dice [In extrav. Viam sanctam , de maiorit. et obediente. ]: “Si un poder terrenal hace el mal , será juzgado por el poder espiritual. Si el espiritual hace el mal, el menor [es juzgado] por el mayor, pero si el supremo hace el mal [es juzgado] sólo por Dios, porque no puede ser juzgado por ningún hombre”.

La opinión más probable, de hecho  cierta , si podemos dar nuestra opinión, es la última, es decir, la que afirma que el Romano Pontífice no puede caer en herejía ni siquiera como  doctor privado .

En consecuencia, el Papa no puede ser depuesto en ningún caso, ni directamente por una sentencia condenatoria, ni indirectamente por una sentencia que se limite a declarar el crimen.

La razón por la cual es clara.

a ) Cristo el Señor instituyó la Iglesia de tal manera que tuviera un recto gobierno y el beneficio espiritual de los fieles. Pero si el Romano Pontífice pudiera convertirse en hereje incluso como doctor privado, esto conduciría sin duda a un mayor o menor daño y desgracia de la Iglesia.

b ) Cristo dijo absoluta y simplemente: “Pero yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y  cuando te hubieres convertido, confirmes a tus hermanos”  [Lc 22,32], sin distinguir entre  la función pública  o  privada  de la enseñanza.

c ) El Romano Pontífice, por la fuerza del Primado, debe conducirse por la intención positiva de Cristo, de modo que sea digno de la plena confianza de parte de sus súbditos. Pero, ¿qué confianza podría merecer, si él mismo pudiera errar como los demás?

d ) Es difícil distinguir en los casos individuales si el Papa habló ex cathedra [ejerciendo su oficio propio] o sólo como doctor privado y, en consecuencia, si es infalible o está sujeto a error como los demás hombres. En consecuencia, los fieles, es este caso, con razón, quedarían atrapados en la duda de si una doctrina debe aceptarse con la cabeza gacha como propuesta por el Pontífice o no. De esto surgirían muchísimas dudas, interrogantes, angustias de las almas. Todos estos inconvenientes se evaporan claramente, si se acepta nuestra opinión.

e ) Los argumentos en que se apoyan los defensores de las opiniones contrarias carecen de fuerza. Así: 1º el ejemplo del [Papa] Liberio o de otro Pontífice hereje es en nuestro tiempo justamente rechazado, ya que la historia crítica ha demostrado que es falso, como se puede ver entre los Autores más recientes sobre este tema; 2º Cánones c. 6, D. 40, c. 13. C. II, q. 7, que hablan de haber sido un Papa hereje son apócrifos; 3º Las palabras del [Papa] Inocencio III [ Serm. IV in consecratione Pontificis] deben ser referidos en general a los Pontífices, es decir, a los Obispos; o no han de entenderse de herejía propiamente dicha; o finalmente, como sostienen no pocos autores, son apócrifas.

A la luz de todo esto, con razón concluimos que la opinión que afirma que el Romano Pontífice no puede convertirse en hereje ni siquiera como doctor privado, es muy probable, más aún, según nuestro juicio, es del todo cierta.


Fuente: Rev. Felix M. Cappello, De Curia Romana iuxta Reformationem a Pio X , vol. II: De Curia Romana “Sede Vacante”(Roma: Fridericus Pustet, 1912), pp. 8-13. Negrita y cursiva en el original. Agradecemos al voluntario que tradujo al el artículo del P. Cappello y ha permitido su publicación.


No en vano, la posición del P. Cappello está de acuerdo con la de San Roberto Belarmino: “Es probable y puede creerse piadosamente que no sólo como ‘Papa’ el Sumo Pontífice no puede errar, sino que no puede ser hereje, ni siquiera como persona particular, al creer pertinazmente algo falso contra la fe” ( De Romano Pontifice , Libro IV, Capítulo 6 ).

Sin embargo, San Roberto Belarmino reconoció que esta posición “no es cierta, y no es la opinión común si no que lo es es la contraria”, en la época en que escribe (siglos XVI/XVII), por lo que ahonda en el tema:

Hay que recordar que el Cardenal Belarmino aún no había sido declarado Santo ni Doctor de la Iglesia cuando el autor de  De Curia Romana el P. Cappello publicó su libro a principios de la década de 1910.

Para leer más sobre este tema, recomendamos las siguientes publicaciones:

Es importante entender que, si bien la correcta resolución del tema del “Papa hereje” tiene su relevancia y utilidad para la posición sedevacantista, la validez del sedevacantismo no depende de ella en absoluto. Hay más de una manera de llegar a la conclusión de que Francisco [o todos los papas conciliares]no puede ser un Papa válido, y no todas requieren que uno sostenga que Francisco es personalmente culpable del pecado de herejía. Aquí hay algunos argumentos alternativos:

Con respecto a la persona del P. Cappello, hay un video clip que incluye fotos de él  disponible aquí .

Que descanse en paz.

[Los añadidos entre corchetes no son del autor del artículo sino propios]

Tomado de Novus Ordo Watch


san-alfonso-mc2aa-ligorio

San Alfonso María de Ligorio escribió, en referencia a lo dicho por el propio Belarmino:

“Si el Papa, como persona privada, cayese en la herejía”, pues el Papa, en cuanto Papa, es decir, dando sus enseñanzas EX CATHEDRA a la Iglesia universal, no puede enseñar ningún error contra la fe, dado que la promesa de Jesucristo no puede dejar de realizarse, a saber, que las puertas del infierno no prevalecerían jamás contra la Iglesia….»

“Que algunos papas hayan caído en la herejía, algunos han tratado de probarlo, pero no lo han probado, ni nunca lo probarán; nosotros  vamos a probar claramente lo contrario en el capítulo X. Pero además, si Dios permitiese que un Papa fuese hereje notorio y contumaz, éste dejaría de ser Papa, y la sede quedaría vacante. Mas si fuera hereje oculto, y  no propusiese a la Iglesia ningún dogma falso, entonces no causaría ningún daño a la Iglesia, pero nosotros tenemos   que presumir  con justicia, como dice el cardenal Belarmino, que Dios no permitirá jamás que ningún Pontífice romano,  ni siquiera como hombre particular, llegue a ser hereje notorio ni siquiera  oculto “ .

OEUVRES COMPLÉTES DE SAN ALPHONSE DE LIGUORI, Docteur de l’Église. Oeuvres dogmatiques, t. IX: Traités sur le Pape et le Concile: “Défense du pouvoir supréme du Souverain Pontifice contre Justin Fébronlus” 1881; réimpressiom 1975, Gent, Belgium).Sigue el Santo doctor a “apud Bellarmino: de Romano Pontífice, liber 4, cap. 3)».

1 respuesta »

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s