ALL POSTS

PRECISIONES SOBRE LA INFALIBILIDAD DEL PAPA


[El siguiente texto, de nuestro comentarista Cefas, responde, en general, a quienes rebajan la autoridad y certeza en aquellos documentos magisteriales en los que no aparece la nota de la infalibilidad, y en particular al anterior comentario de Raul de México.

Hay que observar además en este tema, que todos los documentos e intervenciones oficiales del papa, gozan de una infalibilidad llamada negativa (en contraste con la infalibilidad positiva) o sea que están libres de herejía o error contra la Fe, debido a la protección divina del que dijo a San Pedro “ yo velaré para que tú Fe no falle” . Como dijo San León IX amonestando a los cismáticos griegos Miguel Cerulario y León de Acrida en su carta In terra pax de 2 de septiembre de 1053: “Alguien será lo bastante loco para osar pensar que la plegaria de Aquél para quien querer es poder pueda ser sin efecto sobre un punto? La Sede del Príncipe de los Apóstoles, la Iglesia Romana, sea por Pedro mismo, sea por sus sucesores, ¿no ha  condenado, refutado y vencido todos los errores de los herejes? ¿No ha confirmado los corazones de los hermanos en la fe de Pedro, que hasta ahora no ha fallado y que hasta el fin no fallará?”

Por otra parte algunos abusan de la expresión “Ex Cathedra” dándole un significado referido al Magisterio Solemne que desde el principio de su uso NUNCA tuvo. En este sentido interpretan el canon de la infalibilidad de la Constitución Pastor Aeternus de una manera abusiva. El catecismo Mayor de San Pío X de 1905, en sus números 199 y 200 sugiere esto mismo, razón por la cual fue prohibido (é vietato) por el papa. En su lugar publicó el Catecismo de 1912, donde en el número 116 dice.

El Papa, por sí solo, (da solo) NO PUEDE ERRAR cuando enseña verdades reveladas por Dios, o sea es infalible cuando como Pastor y Maestro de todos los cristianos define doctrinas acerca de la fe y de las costumbres. (Véase el interesante estudio sobre los dos catecismos Los catecismos de San Pío X”

Véase el siguiente texto de San Alfonso, en el que se advierte que el santo doctor, utiliza el término EX CATHEDRA como magisterio opuesto a las intervenciones del Papa meramente privadas.
San Roberto Belarmino utliza los términos “in quantum papa” ( para el magisterio papal, y “in quantum hominem particularem” (para los dichos e intervenciones privadas del Papa en los que no utiliza la autoridad papal)


San Alfonso María de Ligorio escribió, en referencia a lo dicho por el propio Belarmino:

“Si el Papa, como persona privada, cayese en la herejía”, pues el Papa, en cuanto Papa, es decir, dando sus enseñanzas EX CATHEDRA a la Iglesia universal, no puede enseñar ningún error contra la fe, dado que la promesa de Jesucristo no puede dejar de realizarse, a saber, que las puertas del infierno no prevalecerían jamás contra la Iglesia….»

“Que algunos papas hayan caído en la herejía, algunos han tratado de probarlo, pero no lo han probado, ni nunca lo probarán; nosotros  vamos a probar claramente lo contrario en el capítulo X. Pero además, si Dios permitiese que un Papa fuese hereje notorio y contumaz, éste dejaría de ser Papa, y la sede quedaría vacante. Mas si fuera hereje oculto, y  no propusiese a la Iglesia ningún dogma falso, entonces no causaría ningún daño a la Iglesia, pero nosotros tenemos   que presumir  con justicia, como dice el cardenal Belarmino, que Dios no permitirá jamás que ningún Pontífice romano,  ni siquiera como hombre particular, llegue a ser hereje notorio ni siquiera  oculto “ .

OEUVRES COMPLÉTES DE SAN ALPHONSE DE LIGUORI, Docteur de l’Église. Oeuvres dogmatiques, t. IX: Traités sur le Pape et le Concile: “Défense du pouvoir supréme du Souverain Pontifice contre Justin Fébronlus” 1881; réimpressiom 1975, Gent, Belgium).Sigue el Santo doctor a “apud Bellarmino: de Romano Pontífice, liber 4, cap. 3)».]

.[Sigue el importante comentario de Cefas ]

Mons. Joseph Clifford Fenton
American Ecclesiastical Review , vol. CXXI, agosto de 1949, págs. 136-150
https://archive.org/details/sim_american-ecclesiastical-review_1949-09_121_3/page/210/mode/2up
«Es evidente que en las encíclicas que se dirigen a todos los ordinarios de la Iglesia católica en todo el mundo, el Santo Padre está ejerciendo su función de pastor y maestro de todos los cristianos. Ejerce esa misma función también cuando emite un pronunciamiento directamente a algún individuo o a alguna parte de la Iglesia, sin embargo, en última instancia, lo dirige y lo pretende como normativo para toda la Iglesia militante. Todas las encíclicas doctrinales califican bajo este punto, así como por el hecho de que contienen las enseñanzas del Santo Padre en materia de fe o moral.

No hay razón alguna para suponer que el estilo de las encíclicas sea en modo alguno incompatible con la posibilidad de una auténtica definición papal, en la que el Soberano Pontífice, pro suprema sua Apostolica auctoritate , define una enseñanza sobre la fe o la moral como algo que debe sostener la Iglesia universal. Una definición es una decisión doctrinal definitiva e irrevocable. La ecclesia docens pronuncia esta decisión y tiene la intención de que nadie en el futuro la contradiga. Una doctrina definida es una enseñanza que no puede ser cuestionada legítimamente en ningún momento después de que se da la definición.

Cuando el Santo Padre emite una definición, obviamente deja en claro que está haciendo una declaración de doctrina irrevocable. La manifestación viene en forma solemne donde, como en el caso de la definición de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora en el Ineffabilis Deus , o en la decisión sobre las órdenes anglicanas en el Apostolicae curae, se emplea un conjunto de términos consagrados. Pero, obviamente, puede haber una definición genuina incluso fuera de esta forma solemne de pronunciamiento. Donde una cuestión de momento grave ha sido disputada entre los católicos, y donde el Santo Padre interviene para resolver esta cuestión de una vez por todas, hay claramente una definición, una decisión que todos los católicos están obligados a aceptar siempre como cierta, aunque no se emplee terminología solemne.

[…]
Si propone alguna enseñanza como meramente segura o meramente probable, entonces es obvio que no tiene la intención de utilizar la plenitud de su poder apostólico. Si, por el contrario, les dice a sus hijos que una doctrina definida debe ser sostenida irrevocablemente por todos, o, por el contrario, si formal y definitivamente estigmatiza una enseñanza con doctrina, a diferencia de una mera censura disciplinaria, es claro que está ejerciendo la plenitud de su autoridad doctrinal apostólica cuando habla por toda la Iglesia militante. Definitivamente está pidiendo el asentimiento interno de todos los cristianos para una enseñanza que impone bajo su propia responsabilidad. Esta es manifiestamente la expresión suprema del poder doctrinal apostólico.

_________________

En su artículo “Humani Generis y el Magisterio Ordinario del Santo Padre” ( American Ecclesiastical Review , 1951), Mons. Joseph C. Fenton explica cómo deben entender los fieles ese párrafo de HUMANI GENERIS PIO XII
1950

Pío XII dice:
«Neque putandum est, ea quae in Encyclicis Litteris proponuntur, assensum per se non postulare, cum in iis Pontifices supremam sui Magisterii potestatem non exerceant. Magisterio enim ordinario haec docentur, de quo illud etiam valet: « Qui vos audit, me audit » (Luc. 10, 16); ac plerumque quae in Encyclicis Litteris proponuntur et inculcantur, iam aliunde ad doctrinam catholicam pertinent. Quodsi Summi Pontifices in actis suis de re hactenus controversa data opera sententiam ferunt, omnibus patet rem illam, secundum mentem ac voluntatem eorumdem Pontificum, quaestionem liberae inter theologos disceptationis iam haberi non posse.»

«Ni puede afirmarse que las enseñanzas de las encíclicas no exijan de por sí nuestro asentimiento, pretextando que los Romanos Pontífices no ejercen en ellas la suprema majestad de su Magisterio.
Pues son enseñanzas del Magisterio ordinario, para las cuales valen también aquellas palabras: El que a vosotros oye, a mí me oye[3]; y la mayor parte de las veces, lo que se propone e inculca en las Encíclicas pertenece ya —por otras razones— al patrimonio de la doctrina católica. Y si los sumos pontífices, en sus constituciones, de propósito pronuncian una sentencia en materia hasta aquí disputada, es evidente que, según la intención y voluntad de los mismos pontífices, esa cuestión ya no se puede tener como de libre discusión entre los teólogos.»

Humani Generis and the Holy Father’s Ordinary Magisterium
https://archive.org/details/sim_american-ecclesiastical-review_1951-07_125_1/page/52/mode/2up?q=
Traducción automática del articulo:
“Cada oración de este párrafo [de Humani generis arriba] contiene una verdad teológica importante. La primera expresa un hecho a veces oscurecido de la actividad docente del Santo Padre. La segunda oración saca a relucir una verdad que hasta ahora no ha sido establecida con mucha frecuencia en esa sección de la escritura teológica que trata sobre el poder de enseñanza del Santo Padre. Constituye una notable contribución a la literatura teológica. La tercera se erige como una inferencia necesaria de la primera y la segunda oración. Tiene implicaciones definidas e intensamente prácticas para los teólogos actuales.

“La primera declaración de este párrafo condena cualquier minimización de la autoridad de las encíclicas papales que podría estar basada en el subterfugio de que el Santo Padre no usa la plenitud de su poder doctrinal en tales documentos. La enseñanza de las encíclicas postula un assensum per se , una aceptación por parte de los católicos precisamente porque es la enseñanza de la suprema autoridad doctrinal dentro de la Iglesia universal de Jesucristo en la tierra. Exige tal aceptación incluso cuando el Santo Padre no usa supremam sui Magisterii potestatem . En otras palabras, los católicos están obligados a ofrecer, no solo un reconocimiento cortés, sino una aceptación interior genuina y sincera, a las enseñanzas que el Santo Padre expone con una nota o calificación “MENOS que de fide” o incluso “doctrina certa”…

“Los católicos están obligados en conciencia a aceptar estas condenas y a rechazar interior y sinceramente las proposiciones proscritas. En última instancia, este proceso implica el mandato de adoptar una opinión, ya que la Iglesia, al designar una proposición como algo meramente temerario o malsonante (para mencionar sólo dos de estas censuras doctrinales inferiores a las de la herejía y el error), no se ha dado una definición o un juicio completamente definitivo sobre el asunto en cuestión. Esta decisión irrevocable se encuentra sólo en las definiciones propiamente dichas , LA DESIGNACIÓN DE ALGUNA PROPOSICIÓN COMO DE FIDE O COMO CIERTA.

“Es imposible ver el significado completo de esta enseñanza sin tener una comprensión precisa de lo que constituye la suprema magisterii potestas del Romano Pontífice… Es perfectamente cierto que este mismo magisterium “ordinarium et universale” también puede ser el vehículo o el órgano de una definición dentro del campo del objeto secundario de la enseñanza infalible de la Iglesia. Las encíclicas del Santo Padre pueden ser y son declaraciones de este magisterio. Por lo tanto, pueden ser documentos en los que se define un dogma o una cierta verdad de la doctrina católica (que, sin embargo, no se presenta precisamente como revelada) se lleva al pueblo de Dios en la tierra… La Humani generis también advierte el hecho de que,cuando una persona escucha la enseñanza autorizada de la ecclesia docens , esa persona en realidad está escuchando la voz de Nuestro Señor mismo. Una vez más, toma este medio para recordarnos que la Iglesia no enseña en este mundo sino como instrumento y cuerpo de Jesucristo. El hombre que cuestiona la autoridad doctrinal de la Iglesia está encontrando fallas, en último análisis, con los medios por los cuales Nuestro Señor trae Su verdad divina a los hijos de los hombres.

“Un ejemplo de este procedimiento se encuentra en el tratamiento de la cuestión sobre la fuente inmediata de la jurisdicción episcopal en la encíclica Mystici corporis del Santo Padre . Antes de la aparición de ese documento hubo muchos teólogos excelentes que habían afirmado que los obispos residenciales de la Iglesia Católica reciben su autoridad jurisdiccional inmediatamente de Nuestro Señor. Un mayor número de teólogos (y escritores de iure publico ecclesiastico ) sostuvieron, por el contrario, que estos hombres recibieron sus poderes de Nuestro Señor a través del Romano Pontífice, de tal manera que procedían inmediatamente del Santo Padre. En la Mystici corporis , el Papa habló del poder ordinario de jurisdicción de los obispos residenciales como algo ‘sibi inmediato ab eodem Pontifice Summa impertita . Esa frase se tomó correctamente como una indicación de que la controversia había sido resuelta, de una vez por todas. Donde antes la enseñanza de que los obispos recibían su poder de jurisdicción inmediatamente del Romano Pontífice había sido calificada como ‘ communis ‘ , ahora se conoce como ‘ doctrina certa ‘ . ‘

“ El hecho de que el Soberano Pontífice se había ‘desviado de su camino’; o ‘tomado la molestia’ en pronunciarse sobre una cuestión que hasta entonces había sido considerada controvertida, se tomó como una indicación de que deseaba poner fin a la discusión … El hecho de que una cuestión sea tratada así por el Romano Pontífice es, según la “Humani generis” , una indicación de que el Santo Padre tiene la intención de que este tema ya no sea considerado como una cuestión abierta al libre debate entre los teólogos… Si la decisión es irrevocable, pero sólo en el sentido de que el Santo Padre ha colocado esta enseñanza dentro de la categoría de doctrina certa (pero no doctrina de fide) entonces el teólogo es libre de argumentar sobre la posibilidad de una definición de fide o dogmática de este punto , PERO DEFINITIVAMENTE NO ES LIBRE PARA ENSEÑAR O SOSTENER QUE LA DOCTRINA ESTABLECIDA POR EL SANTO PADRE PUEDE SER RECHAZADA O MODIFICADA EN ABSOLUTO. Ninguna enseñanza se presenta como cierta a menos que haya sido definida como verdadera, a menos que no haya posibilidad, temor o peligro de que lo contrario resulte ser cierto”.

1 respuesta »

  1. No se entiende por qué en un artículo que pretende en última instancia dar luz sobre la autoridad papal, se filtra – ¡otra vez! – la teoría deletérea del papa «doctor privado». ¿Sigue haciendo falta el intérprete de los papas para saber cuándo es seguro obedecerles?

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s